viernes, 4 de septiembre de 2009

Jimi

James Marshall (Johnny Allen) Hendrix, 1942-1970

Ya sé: con esa cara, es evidente que te estás riendo de mí, te estás riendo de todos. Y haces bien.

Sí claro, Jimi, cómo no. El primero siempre, también en este humilde blog: aquí o donde sea. En vista de la colección de farsantes que han intentado emularte, tu grandeza es mayor aún. Y eso que, ya lo sabes, la guitarra no es mi instrumento preferido, ni el blues-rock mi género más amado. Pero ante un monstruo como tú, todo palidece. Da risa oir a los que vinieron detrás, a los que supuestamente te han superado con sus velocísimos punteos hacia ningún sitio: la ignorancia es muy atrevida. No. Sólo pudo llegar a tu altura Jeff, que ya era grande entonces; pero ya sabes que Jeff siempre fue un poco vago. Además, la composición no es lo suyo, su especialidad son las versiones, y se le dan muy bien.

Pero estamos a lo que estamos: quién te iba a decir a ti, después de haber pateado medio Estados Unidos junto a Little Richard o los Isley Brothers, que tu suerte iba a cambiar gracias a la aparición de un británico como el enorme Chas, presente en el Cafe Wha? aquella tarde que, de puñetera casualidad, te dio por tocar tu particular versión del "Hey Joe" junto a tus Blue Flames; una pieza que en manos de Tim Rose, o los Leaves, o muchos otros, no había sido más que un éxito menor. Pero al oir tu versión, a Chas se le cayó el batido de leche encima. Y ahí empezó todo.

Chas estaba loco por irse de los Animals y establecerse como productor; y tú, sin decidir nada, terminaste por decidirlo: "Al instante pensé que era el mejor guitarrista que había visto jamás", dijo él luego, y eso que Chas conocía a unos cuantos en La Isla. Así que, ni corto ni perezoso, te puso en Heathrow a las nueve de la mañana del 24 de Setiembre de 1966 después de comprar voluntades y papeles. Y a partir de ahí la cosa fue rodando como una bola de nieve, para bien y para mal. Él mismo te buscó un buen bajista y un buen batería: Noel y Mitch, músicos de estudio más que nada, personajes modelables, no conflictivos en principio. Y te presentó ante el Todo Londres. Y tú ya firmabas los contratos sin leerlos, y Chas vendió su colección de bajos para pagar tus gastos, y tú ya pedías anticipos y comprabas pantalones de terciopelo, y los tres íbais muy guapos por Carnaby Street; y ya tenías novia inglesa, ya casi no recordabas a la otra, a la que quedó allá. Y la cara de asombro de Eric, de Jimmy, cuando te vieron tocar y supieron que eras infinitamente mejor que ellos, y se asustaron... ¡oh Dios, disfrutar ese momento, ver a todos esos pavos engreídos arrugándose..!

Luego ya fue todo seguido: el primer disco, el primer dinero, la fama, las drogas de todo tipo, las groupies, el sueño, la carrera contra el muro. Porque tú, Jimi, tú eras un niño grande, no estabas preparado para eso. Nadie te dijo lo que había al otro lado. Y siempre estuviste solo. Tú solito superaste el blues psicodélico de Eric con Cream hasta convertir ese género en una asignatura universitaria, tú solito llevaste ese blues hasta las alturas del "Electric Ladyland", tú solito dejaste atrás a todos los impostores de la frescura eléctrica. Tú solito te quemaste, y tus drogas y tus putas acabaron de hacer el trabajo de demolición. Y tus músicos, mal tratados por contrato y por ti mismo, se te enfrentaron, y las pastillas ya no fueron suficientes, y el sueño te comía; y llegó Wight, y tú estabas y no estabas, sólo querías dormir, y todo era ya un mal sueño.

Y te liaste con Monika del mismo modo que te podías haber liado con otra cualquiera; estabas agotado y seguías mezclando mujeres con alcohol, con pastillas, con todo lo que hubiese; y llegó por fin aquella noche, llegó la madrugada en la que encontraste a Monika durmiendo gracias a una pastilla de Vesparax, y a ti te dio envidia su sueño y te tomaste nueve....

Y ahí termina la historia: parada respiratoria, ahogamiento en tu propio vómito, qué mas da...

Eras un niño, Jimi. No tuviste la culpa. No tuviste consciencia, no tenías amigos, solo groupies y admiradores. No hace mucho se murió un ser medio blanco medio negro: un tal Michael Jackson, puede que lo recordases de pequeño en los Jackson Five; negro aún, otra máquina de hacer dinero desde niño. No sabrías qué pensar si lo hubieses visto en sus últimos años, pero millones de personas lloran por él. Le pasó lo mismo: pobre niño rico. La historia de siempre.

En fin. Nos queda tu obra, claro. Pero a muchos nos hubiera gustado verte envejecer.
........................................................................................................................................................
Diccionario de urgencia
Jeff (Beck): guitarrista que consiguió su primera fama en los Tridents, luego en los Yardbirds, luego creando y dirigiendo su Jeff Beck Group y más tarde, por ejemplo, en Beck, Boggert & Appice (con esporádicas reediciones de su JBG). Su vocación es la de solista independiente y como tal ha brillado hasta hoy, con leves incursiones acompañando a otros músicos.
Chas (Chandler): todavía bajista de los Animals en 1966, se dedicó luego a la producción.
Noel (Redding): bajista de la Jimi Hendrix Experience
Mitch (Mitchell): batería de la Jimi Hendrix Experience
Eric (Clapton): entre otros empleos, guitarrista de Yardbirds, John Mayall's Bluesbreakers, Cream, etc. Solista a título individual desde 1970 salvo colaboraciones esporádicas.
Jimmy (Page): aparte de guitarrista de sesión en varias compañías discográficas, se hizo famoso con Yardbirds y luego millonario con Led Zeppelin.
Monika (Dannemann): patinadora de hielo alemana que resultó ser el último ligue de Jimi.


20 comentarios:

  1. Toma! Un inicio de blog!! Pues, aunque Hendrix no me "decía nada".... decirte que tu texto sí me dice, y que te dejo la huella de la primera pisada .... Un abrazo, que me va a gustar el espacio, lo sé :)

    ResponderEliminar
  2. me vine urgente a este rincón, me gusta tu diccionario de urgencia, viene bien, no sabia lo de la patinadora!

    ver envejecer a hendrix...no imagino qué hubiese pasado, supongo que no existirían muchos de los grupos que hoy suenan a lata... nu sé yo...

    saludetes

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la visita. Este blog lo he hecho para mí y para quien quiera leerlo, pero no pienso promocinarlo. Así que perdonadme si desde aquí no voy a los vuestros: no tengo tiempo para todo.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasa igual con el de "finestres-i-ventanas" Es para mí, y quien quiera mirar a través de ellas.... De todas maneras te felicito por tu iniciativa de estas biografías que seguro será un placer leer :)

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo una lista de cadáveres inminentes, para estar al tanto.

    Me inclino ante tus muertos. A mí tampoco me gusta que alguien se meta con mis dioses.

    Un bexo alcoholizado

    ResponderEliminar
  6. Interesante manera de contar su vida, muy distinto de lo típico enciclopédico. Que a veces lees posts por ahí sobre músicos y acabas un poco hasta los huevos con tanto dato y tanta fecha. Para eso te vas directamente a la Wikipedia y listos.

    Buena manera de empezar. No conozco mucho de Hendrix, sólo lo típico. Creo que es de estos músicos que "hacen el amor" con su guitarra. Porque cantar, a mi modo de ver, no era lo suyo. Más bien es como si abocara las letras al micro y hale, ya os espabilaréis. Claro que igual es una impresión mía muy subjetiva.

    A ver qué más cositas nos vas trayendo por aquí.

    Ah, y no me gusta Eric Clapton. Me deprime ese hombre.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por venir, Lady Ego. Una sola puntualización: yo no tengo dioses. Que sienta admiración por algunos músicos no quiere decir que los adore. Y que se metan con ellos tampoco me importa mucho: ya pongo arriba que la ignorancia es muy atrevida.

    Hola, Dusch. Cantar no era lo suyo, no. Pero aun así, cuadraba muy bien su voz con la música que hacía: es un caso parecido al de Dylan. Y en cuanto a Clapton, no es uno de mis preferidos pero reconozco que su época en los Yardbirds y especialmente en Cream, fueron muy importantes. De hecho, Jimi se basó en el trabajo de Cream para desarrollar su estilo.

    ResponderEliminar
  8. Devuelvo tu amable visita.
    Pues existía el proyecto de hacer un grupo con Hendrix y Emerson, Lake and Palmer, que se hubiera llamado HELP.
    Se quedó en proyecto, pero qué hubiera sido de esa tremenda banda...

    ResponderEliminar
  9. Enrique, menos mal que es una coña.
    Si no, lo matan antes de tiempo.
    Con todos los respetos, yo personalmente no soporté nunca a los E.L.&P. Sólo me gusta una canción de su primer disco: sí, claro, "Lucky man"

    ResponderEliminar
  10. Bueno, pinta bien el blog, clases de historia contadas desde lo personal, bien escritas, con toques de humor, drama y un fondo de sarcasmo.

    Nada, nada, ¿que coño voy a definir el blog con sólo un post? era para hacerme el guay.

    Los muertos de este tipo nos marcan a mucha gente. Yo al menos también tengo los míos, tampoco soy mitómano, pero me gusta que brillen de vez en cuando no sé si por nostalgia o porqué.

    Este tuyo en particular es cojonudo, se defiende sólo. Su música no sólo no ha envejecido, sino que no tiene tiempo, está aún por volverse a hacer algo tan increible como aquello, por mucha electrónica y arreglos buenos que haya ahora y antes no hubiera. La frase: 'esa guitarra habla' no es una exageración con él. Vaya colocón escucharle en el directo de Woodstock... Obviamente grabado, que no había nacido yo cuando aquello jeje

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Julián. Woodstock no fue su mejor momento -no fue el mejor momento de nadie- pero aún era Jimi. Como tú dices, se defiende solo.

    ResponderEliminar
  12. La historia de siempre.
    Primero el triunfo, la alegría, el futuro dorado... y luego el mismo precipicio.
    Difícil de asimilar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Paseante, cierto es que ELP son por momentos demasido densos.
    La historia de Lucky Man es curiosa; les faltaban unos pocos minutos para completar la duración de su primer disco, así que compusieron esta sencilla canción en casi unos minutos. Y ha sido uno de sus mayores éxitos, por encima de sus canciones tan elaboradas. Además, es la primera canción donde se puede escuchar (al final) el característico sonido del teclado diseñado por el Dr. Moog, luego tan usado en los 70´s por el propio Emerson y por Wakeman.

    ResponderEliminar
  14. Ohhh, Jimi Hendrix envejeciendo...
    Es dificil de imaginar.
    Muy bueno tu blog, si me lo permites, pasaré a menudo.
    Saludo

    ResponderEliminar
  15. Enrique, no es que ELP sean densos: denso es, por ejemplo, lo que hace King Crimson o Can, las dos grandes maravillas del progresivo europeo. Lo de ELP y muchos otros sinfónicos es un rollo grandilocuente que no va a ningún sitio. En mi opinión, claro.

    ResponderEliminar
  16. El más grande...

    Nunca perdonaré a la ciudad de Seattle que erigiese en su honor una estatua en el Zoo, junto a la jaula de los chimpancés.

    Pero claro, es que Seattle nunca quiso a Hendrix.

    Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  17. ...una estatua bastante horrible, por otra parte. Pero en fin, esa ciudad al final se hizo famosa por el grunge de los cojones: se lo merecen.

    ResponderEliminar
  18. Sabes qué PASEANTE,

    Estoy segurísima que si Hendrix, te hubiera leido, le hubieras emocionado, como a mi. ¡¡Qué quieres, una que es una blandurria!!

    Genial, me ha encantado.

    Te confesaré algo, yo en realidad soy un poco bicho raro en lo que se refiere a música. En realidad mi pasión es la música clásica y la ópera. Pero al lado de eso, me derrito completamente por ejemplo, con la guitarra de este hombre. Como sabes también con Miles Davis, con otro monstruo que no tiene nada que ver con ellos como es Spreingsteen, con Metálica, AC/DC y así seguiría hasta el infinito...
    Yo creo que menos la pachangada y la música máquina de discoteca en sus mil versiones, casi de todo me gusta, así es que ya ves, una jaula de grillos es lo que soy. ;-)

    Mil gracias de veras, besos Paseante

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.