martes, 22 de septiembre de 2009

Rory

...Nacido en Ballyshannon, condado de Donegal, y luego a Derry, y luego a Cork, y luego...

Este rollo geográfico lo suelto porque los irlandeses sois medio primos de los gallegos, y yo soy gallego: claro, para nosotros un irlandés es como de la casa. Lo de Ballyshannon, Donegal, Cork... te juro que nos lo sabíamos todos tus fans gallegos, Rory. Por otra parte tú no eras una estrella al uso, más bien tenías el aspecto de típico colega que uno se puede encontrar por la calle a la hora de las cañas: un poco alocado, con tus camisas de cuadros, tu afán desmedido por la cerveza y el whisky (irlandés, por supuesto)... y tu divina Stratocaster ajada, desconchada, hecha polvo del trato que le dabas. Para qué ibas a cambiarla, si aquella te sonaba tan bien, con aquellos punteos vitamínicos que nos ponían los pelos de punta... aunque con las acústicas y la mandolina tampoco te quedabas atrás, que conste; hasta con el saxo te atrevías, de vez en cuando.


Fuiste otro niño prodigio con ukelele, como Steve; solo que a ti ya te dio muy pronto por el blues, el rhythm'n'blues, el jazz, el folk... Con doce años ya te presentabas a concursos musicales allá por Cork, y con uno de ellos ganaste el dinero suficiente para comprarte tu primera guitarra eléctrica, tu obsesión desde pequeñito. Y con diecisiete años, al frente de tus Impact, ya haces giras, algunas tan curiosas como la que te trajo ¡a España, sí a España..! Bueno... en realidad, a la base americana de Torrejon, en Madrid, que como todos sabemos no es exactamente España, pero en fin: en España estuviste. Y a la vuelta disuelves los Impact, y en 1966 formas Taste, un trío que vas arreglando a tu modo hasta que en 1968 te los llevas a Londres y ahí empieza tu leyenda.

Sí, a ti lo que más te gusta es ir a tu aire. Pero tu guitarra es incendiaria, y hasta los propios guitarristas negros se asombran del sentimiento que le imprimes. Los blancos, los santones isleños de las seis cuerdas -léase Clapton y compañía-, te consideraban un músico menor, te miraban por encima del hombro, supongo que porque no soltabas los vaqueros ni la camisa de cuadros ni para dormir mientras ellos iban de colorines. Sería por eso, o por las grupies de lujo que tú no tenías. Pero tus discos con Taste, con una simplicidad y contundencia que asusta, nos dejaron alucinados: hasta Lennon era fan vuestro, que ya es decir. Y solo fueron dos, porque los otros, las grabaciones en directo, los fue sacando la casa discográfica al desaparecer vuestra banda, poco después de actuar en Wight al lado de la flor y nata de las sardinas en lata. Pero Charlie y John también tenían sus propias ideas, querían escribir cosas; y tú, que siempre fuiste a tu bola, decidiste que ya estaba bien de Taste y comenzaste tu legendaria carrera en solitario.  

Ahí empezaron a respetarte: ya eras un músico con pedigri, y tu blues rock aderezado con cualquier otro género se hizo imbatible. Y aunque no llegaste a vender tantos discos como los nombres sagrados, tú eras pasión pura, hacías con las cuerdas lo que te daba la gana, jugabas con ellas, parecían apéndices de tus dedos. A mí, que nunca he sido muy aficionado a los directos, me enloqueció tu "Irish tour 1974" hasta tal punto que sigue siendo uno de los pocos que oigo: aquella versión anfetamínica de "Tattoo'd lady", aquellos blues por el medio... aquella pasión, ya digo. Luego va llegando la decadencia, guste o no a tus fanáticos: de tu amalgama inicial te vas pasando al rock duro, al heavy, que es el triste destino final de tanta gente de los setenta; y bebes como un cosaco, y sigues haciendo la misma vida que si tuvieses veinte años pero con cuarenta, y tu salud se resiente. Luego está tu famoso miedo a volar, que te obliga a tomar tranquilizantes, y eso mezclado con el alcohol ya me contarás tú; sigues haciendo giras interminables porque a pesar de todo eres una estrella y las estrellas no se retiran, ni se apaciguan... y por fin tu hígado dice basta: te operan a vida o muerte y, aunque al principio parece que te has librado, al poco tiempo gana la Señora.

Reconozco que en tus últimos años no te presté atención: porque detesto el heavy, porque había otras cosas mucho más interesantes en esa época y porque, en definitiva, tu edad de oro había pasado; pero esa sí que ocupa un lugar preferente en mi casa, entre mis grandes. Y por supuesto, cuando me enteré de tu muerte sentí lo mismo que con lo de Steve: algo se muere en el alma cuando un amigo se va. Te invitaría a unas cañitas en el primer bar que encontrásemos de camino, pero me temo que no va a poder ser. Díme, Rory: ¿hay bares ahí arriba?
  ...................................................................................................................................................................

Diccionario de urgencia (Rory siempre fue un tipo solitario, independiente, hizo muy pocas colaboraciones con otros y, por ejemplo, ni siquiera se casó, ni tuvo hijos. Así que con sus músicos más cercanos por esta vez es suficiente)

En Taste (su segunda época, la de las grabaciones):
Charlie McCraken: bajo
John Wilson: batería
En solitario (sus acompañantes de la época dorada):
Gerry McAvoy: bajo
Wilgar Campbell: batería, sustituído en 1972 por Rod de'Ath
Lou Martin:
teclados a partir de 1972

29 comentarios:

  1. otras pues lo he puesto en youtube y me molaaaaa
    gracias por descubrirmelo,he oido el used to be y el In your town.
    No me digas que no hay bares ahí,paseante,que ya empiezo a tener miedo.

    ResponderEliminar
  2. Me vuelve loca esa guitarra!!!
    Tienes muy buen gusto Paseante. Hasta ahora, al menos conmigo, has dado de lleno.

    Y he de darte las gracias, porque me vuelves a traer momentos increíbles.

    Llevo toda la mañana escuchando a Rory... desde que te he leído. Creo que tengo a mi jefe mosqueado de tanto mover la cabeza al ritmo de su guitarra.

    Falda hippie, melena desordenada al viento, pulseras y collares... extasiada mientras bailo "Walk on Hot Coals"... ainsss que tiempos. Qué loca estaba. Jejejejejeje. Bueno, lo sigo estando, ;)

    Gracias Paseante.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. ¿Y por qué coño no lo conocía? Yo, como S., a tirar de Youtube.

    Su voz me ha recordado a alguien, pero ahora no me viene a la cabea.

    Me ha encantado, ¡qué tío más genial!

    ResponderEliminar
  4. Que me gustan a mí tus muertos preferidos, menuda marcha tienen. A éste no lo conocía, yo también me voy al tubo...

    Cuando tú escuchabas eso yo le daba a Jethro Tull, nada que ver.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. A ver: ¿qué tal si vamos directos al Tattto'd lady" del 74? http://www.youtube.com/watch?v=oLnii8pKs3A
    Aviso: de un total de casi 10 minutos, los cuatro primeros son Rory y su banda "calentando" en el back stage. Está tomado directamente de la filmación de la gira. Lo bueno empieza en el minuto cinco: ahí empieza el éxtasis. El sonido es bastante patatero, así que os recomiendo que compréis el disco (bueno, comprar o esas cosas ilegales que no citaré).

    ResponderEliminar
  6. S. y Dusch: me alegro de que os haya gustado. ¿A que da gusto conocer gente nueva?
    Esencial: menuda pieza debías de ser tú. Definitivamente, no me creo lo del "tabaco de liar".
    Eva: da la casualidad de que Jethro Tull es MI banda.

    ResponderEliminar
  7. Al final me acomplejaré y sólo iré al otro blog.
    Aunque también es positivo porque puede ser un entrenamiento para un posible alzheimer...
    Visto así la cosa cambia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, Toro, no será para tanto. En cualquier caso, cuando yo empecé con este blog pensé que acabaría siendo una reunión de viejos puretas haciendo brindis por los muertos, y me estoy encontrando con que unos cuantos se lo toman como manual iniciático para jóvenes exploradores... bueno, pues tampoco está mal. Los que saben cosas tienen la obligación de transmitirlas.

    ResponderEliminar
  9. Justo a ese vídeo que mencionas he ido a parar (bueno, es que he introducido directamente los datos de tu blog) y me he puesto el Irish Tour en la "Wunschzettel" de Amazon.de, para cuando haga algún pedido. A mí me gusta tener los discos, más que descargarlos. Y encima estaba por poco menos de 8 euros. Vale la pena, ¿no?

    ResponderEliminar
  10. Desde luego, los discos buenos es mejor tenerlos en original. No te arrepentirás. Y si además del "Irish tour 74" añades a tu pedido "Tattoo" mejor aún.

    ResponderEliminar
  11. ¿Hay algún irlandés que no le dé al frasco? Haberlo haylo, pero en paradero desconocido.

    ResponderEliminar
  12. Sí, también en eso se parecen a nosotros.

    ResponderEliminar
  13. A este tampoco le conocía, acabo de escuchar un par de vídeos y ahora entiendo eso que dices de la pasión y la guitarra como apéndice de los dedos. Hay un denominador común entre los rockeros irlandeses, una pena.

    A mi tampoco me gusta el heavy, por lo general es uno de los estilos del rock que no me motiva nada.

    ResponderEliminar
  14. tan pureta sos?

    jejeje, pues yo no tenia idea de la vida de este hombre y cómo fue su trayectoria. Asi que gracias por el dato ;)

    besos


    pd, qué gracia que la verificación de la palabra ha sido "copla" juas!

    ResponderEliminar
  15. siempre se descubre algo nuevo por estas ventanas.

    ResponderEliminar
  16. ¡Jesús! ¿Tán rápidos son los correos alemanes o, presa de una incontinencia musical suma, te has ido a la tienda?
    Bueno, pues ya me contarás.

    ResponderEliminar
  17. Pues sí señor. Ayer, a las 7:45 de la mañana hice el pedido. A las 18:00 me informaron de que ya lo habían enviado. Y hoy, hacia las 16:00, ahí tenía mis disquillos.

    Correos funciona muy bien aquí. Y los de Amazon.de, cuando tienen las cosas en almacén (que es casi siempre), lo gestionan todo a velocidad fulminante. Encima encuentras mejores precios que en las tiendas. Y me ahorro viaje, tiempo y dinero, porque vivo en un pueblo y no hay una sola tienda de discos.

    El disco... ¡genial! ¡Rock en estado puro! ¡Qué caña, por Dios!

    Tattoo me lo he dejado para el próximo pedido. Así, a bocaditos, saben las cosas mucho mejor.

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué envidia de los alemanes! Hitler aparte, claro.
    Espero que tengas un buen equipo de sonido y no lo pases por la mierdecilla de altavoces del ordenador: cambia mucho la cosa.
    Y métele caña.

    ResponderEliminar
  19. Sí, hay algunas cosas que aquí funcionan realmente bien.

    Hombre, si me compro un disco, casi es de lógica pensar que no lo voy a poner precisamente en el ordenata. Utilizo mi equipillo, que no es la octava maravilla, pero bueno...

    La caña se la meteré cuando mi casera se vuelva a ir algunos días por ahí. Que con lo vacío que está mi piso, todo resuena la leche.

    ResponderEliminar
  20. Pues entonces usa unos buenos auriculares: te recomiendo los Sennheiser, o los Korg, que ahí seguro que los encuentras en todas partes. Y luego, botón "loudness", graves a más de la mitad y agudos a un cuarto: ese es el sonido glorioso del vinilo.
    Ya sé, soy un pesado. Pero el sonido CD es un pedo, con perdón.

    ResponderEliminar
  21. Es que tengo un equipillo, ya te digo, y sólo con reproductor de CD... (no me pegues, no, ¡¡¡noooooooo!!!)

    Bueno, ya vendrán mejores tiempos. Lo único que siempre me jodía de los vinilos es que no sabía cómo limpiarlos bien, por más que lo intentase.

    Precisamente en este pedido incluí el Shhhh, porque no tengo tocadiscos y el vinilo que me compré por aquellos entonces tiene que estar en casa de mi madre. Justo ahora acabo de escuchar el álbum, después de tanto tiempo. Es increíble cómo se te puede quedar la música en la memoria. Y eso que mi memoria es muy mala. Pero con la música es distinto.

    ¡Muchas gracias por tus recomendaciones!

    ResponderEliminar
  22. Tranquila, mujer: ya sé que el CD es el mal de nuestro siglo. Pero los auriculares puedes usarlos igual, y cualquier cacharrillo tiene algún tipo de ajuste de tonos. Esa tontería que se lleva tanto ahora, por ejemplo, de "modo rock", "pop", "clásica", etc.. es una gilipollez, pero a veces, saltando de un modo a otro, se oye algo mejor.
    Lo de limpiar los vinilos ya te lo contaré cuando los tengas a mano.

    ResponderEliminar
  23. Dile a Rory que se acaba de ganar un pequeño gran adepto de 7 años :-)

    ResponderEliminar
  24. Uy. ¿No será muy pequeño para esas cosas? A ver si luego te demanda por crueldad mental, o algo así.

    ResponderEliminar
  25. Joé macho. Que gran entrada. A la altura de un guitarrista tan grande como lo era (y xa mi lo es) Rory Gallagher. Acabo de escribir una entrada en mi blog sobre él y buceando por la net me he topado con la tuya. Muy buen trabajo por aki.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. ¡Si me dice él que se lo ponga, coño! Y como no se entera de lo que dicen... A él lo que le mola es la música.

    ResponderEliminar
  27. No, si a mí las letras tampoco me importan lo más mínimo; pero esos sonidos del diablo...

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores