lunes, 8 de noviembre de 2010

Música para mods y otras hierbas (IV)


"Lo que diferencia al soul de anteriores estilos negros es la sombra de la Iglesia: prácticamente todos los soul singers se inician cantando en el ámbito religioso. Las estructuras musicales y las fórmulas vocales del gospel están presentes en el soul; la novedad es que se trata de una música profana." 
Diego A. Manrique

Esta consideración del maestro es muy ajustada, no hay duda. Pero no cubre todo el espectro soul, sino que se circunscribe únicamente a los cantantes: los músicos en cambio, vienen en su mayoría del rhythm'n'blues. Y ahora espero que vaya quedando claro el porqué de mi rollo anterior: era necesario aclarar qué es el gospel para entender los orígenes del segundo género que encandiló a los mods y otras hierbas (segundo en aparición, que no en popularidad: el soul fue el género preferido de los mods). En cuanto al duduá, diré que de los grupos vocales como Platters, Belmonts, Penguins, Moonglows, etc, viene otra de las tradiciones soul: los coros a medio camino entre el gospel y la balada.

El soul fue la llave de entrada de los músicos y cantantes negros en el mercado generalista, y lo hicieron en tromba: los años 60 no serían lo mismo sin ellos. Por una parte, las letras eran perfectamente asumibles por el público blanco; pero su fuerza, su fiereza en algunos casos, rindió a los jóvenes tanto americanos como europeos. "Soul" es, otra vez en palabras de don Diego, "densidad emocional, grandeza vocal, medicina espiritual, ostentación racial, optimismo generacional". En fin… me limitaré ahora a recordar a cuatro de los personajes fundamentales de este género; que lleva 50 años vigente, muy por encima de las modas o las épocas:


Ray Charles: este señor es oficialmente quien da el paso del r'n'b al soul a finales de los años 50. Aunque en su primera época se dedica a popularizar tonadas de origen gospel, su formación clásica acaba triunfando y en 1959 graba "What'd I say", que es probablemente la pieza más representativa del cruce entre todos los géneros negros de la época. Luego siguió su camino, saltó de unos estilos a otros -desde el jazz hasta el pop- y está considerado como uno de los más grandes músicos negros de todos los tiempos.

Aretha Franklin:
"Lady Soul", le llaman. Qué más puedo decir (incluso llegó a grabar un LP con ese título, en 1968). Nacida en Memphis e hija de un predicador -como Dios manda-, procede directamente del gospel y eso se nota en la mayor parte de su obra. Miles de alumnas aventajadas ha tenido esta señora.


Sam Cooke:
el preferido de los mods, su rey. Éste era de Mississippi, otro vivero del soul. Al igual que Aretha, su padre era también predicador (¿queda clara la influencia de la Iglesia que dice don Diego?). Es una de las grandes voces del género, pero por desgracia vivió poco: la encargada de un hotel le pegó unos tiros, según ella al confundirlo con un asaltante. La verdadera historia es un poco más complicada -y hay unas cuantas páginas en Internet en las que se resume bastante bien-, pero el caso es que tenía 33 años. Small Faces y Who lo adoran.


Otis Redding:
Fue el sucesor de Cooke, y por lo tanto el título de "Rey del soul" es compartido. Otro monstruo, que por las fechas en las que llegó a la cumbre influyó no solamente a los mods, sino también a las bandas de r'n'b británicas como los Stones: su versión de "Satisfaction" es mundial. También murió joven, pero por culpa de la aviación: su avión cayó con él y su banda cuando sólo tenía 26 años.


Y, en el terreno del soul instrumental, el más cercano al rhythm'n'blues, es de ley recordar al menos a la banda más famosa de aquella época: Booker T. & The MG's, que además de ser el grupo que grabó con los más grandes del género (eran los que acompañaban en la divina Stax a las voces de Redding, Wilson Pickett o Sam & Dave en muchos de sus éxitos), tuvo una propia y brillante carrera discográfica.


Hay otros muchos nombres, claro; pero estos, a mi modo de ver, son los principales. Y ya va siendo hora de abrir el bar, así que me despido. Por otra parte tengo que vigilar mis horarios y descansar un rato en cuanto pueda, porque dentro de unos días Sam, ustedes y yo tenemos un vuelo a Detroit. Preparen las maletas.


9 comentarios:

  1. Dejando aparte las creencias, hay que ver la diferencia entre las costumbres musicales de los católicos y estos negros protestantes. Estar en una misa escuchando a un coro de góspel, con un par de copas para entonar, es toda una experiencia religiosa. Los católicos, en cambio, no pasan del Viva la gente.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por estos textos, Mr. Rick. Usted estimará para algunas cosas a Manrique, pero yo le tengo a usted de maestro, si me lo permite. Nos das llaves para abrir puertas por nosotros mismos si nos interesa.

    Estoy en ello, oyendo a esta gente poco a poco, a ver si me voy enterando. Casuálmente hará pocos días leí el nombre de Redding por primera vez - para que vea que algunos tenemos lagunas muy grandes - en un libro en el que se habla un poquillo de pasada del festival de Monterrey, en el 67.

    Por cierto, ahora que la escucho en Youtube, ya recordaba 'Respect', de A. Franklin, ¿cuando y cómo conocí yo esa canción? Seguramente de este bar, quizás de otra ocasión.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, nos vamos centrando en el asunto. Y en parte estoy de acuerdo con Chafardero. Coño, es que aunque cantes a Dios (sí, "aunque", se notan mis tendencias), hazlo con gracia y sentimiento, hombre. Aunque en la música llamada clásica hay preciosidades, sin duda. Pero no hay esa cercanía social. La religión, en nuestro continente, está por encima de la gente. Y allí parte de la gente, del sufrimiento compartido, del sentimiento de unión. Es una experiencia muy distinta. Me parece a mí, vamos, que yo no soy entendida en esto.

    Y curioso lo de Sam Cooke: le tengo mucho cariño. Seguramente conozco sólo lo más famoso de él (mi madre y yo teníamos un recopilatorio del señor Cooke), pero siempre me pareció encantador.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Bueno, me acabo de leer todas las entradas sobre lo mod que has publicado en tu (interesante por otro lado) blog. Al final me queda la sensación de que pintas el asunto de manera un tanto pintoresca. Yo he sido mod bastantes años de mi vida, y el asunto va mucho más allá de las pinceladas superficiales que leo en determinados párrafos. Los mods no fueron ni son ni se reconocen como una tribu urbana, es un movimiento.
    Un movimiento que lleva asociada una música, una estética, literatura, un gusto por cierto tipo de arte, etc. Por eso no puedes hablar de musica mod, porque no existe. Igual de mod es "In the midninght hour" que "I got my mojo working" o "Down at the tube station at midnight". Tuve un suegro que habia sido mod londinense en los años de esplendor, te puedes imaginar que hablamos largo y tendido del tema (me enteré por ejemplo que adoraban a Bob Dylan), me atrevería a decir que sin los mods, que mantuvieron viva la llama del blues y rhythm´n´blues e introdujeron la música negra al público blanco, la historia del rock´n´roll sería completamente diferente. Elimina de la historia a los Small Faces, Who y Kinks, elimina a tipos que se curtieron en los clubes mods como Rod Stewart, Bowie, Beck, Page y dime qué tenemos. USA no se hubiera retro alimentado con aquella potencia y distorsión y puede que incluso géneros como el rock ácido o el hard no hubieran ni existido, por no hablar de los grupos de garage tipo Spades, etc. En fin, no quiero que parezca que te estoy leyendo la cartilla por favor, solo intentaba aportar otra visión, por otro lado bastante leve y superficial pero es que el blog es tuyo y no te voy a soltar aquí los diez manadamientos.
    Cheers!!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, Chafardero: otro gallo cantaría si se cantase en las iglesias católicas otra cosa que no fuese el tipo de rollos que usted cita. En realidad, es una de las diferencias básicas entre las iglesias evangelistas y el cristianismo clásico: ellos te mienten desde dentro, a nosotros nos mienten desde lo más alto.

    Gracias, Raúl, por sus inmerecidas alabanzas. Redding actuó, efectivamente, en Woodstock: hasta los hippies le tenían un respeto. Y a Aretha supongo que, consciente o inconscientemente, la habrá oído varias veces. Incluso creo recordar que hubo nalgún anuncio de televisión donde se utilizaba alguna canción suya.

    Exactamente, Lady Dusch: es lo que le he dicho a Raúl, aunque con otras palabras. Nosotros recibimos el mensaje desde arriba, en silencio; allí la cosa nace entre ellos. Es la misma mentira, pero más colorida. Y en cuanto al señor Cooke, celebro que lo conozca. Un sol de hombre.

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido, mr. Scott. Gracias por calificar de "interesante" mi blog, aunque me he quedado un poco preocupado con esa consideración suya de que mis crónicas sobre "lo mod" son pintorescas. ¿Podría aclarármelo, please? Ah, y no se preocupe por mi aspecto de mal encarado: ya sabrá usted que es el tipo que tengo que mantener en las películas; pero en la vida real mi querida Lauren sigue diciendo que soy un tipo encantador. Aún hoy, fíjese.

    Verá. Las "pinceladas superficiales" a las que usted se refiere probablemente son causadas por dos razones: una es la necesaria sintetización a la que un blog obliga, y otra es que yo hablo -exclusivamente- del movimiento mod original, es decir, el que murió enterrado en las playas del sur de Inglaterra en el verano de 1964; lo que viene a partir de ahí, francamente, me trae sin cuidado. Claro, luego podemos hablar del montaje que DECCA y PYE -las dos disqueras más relevantes del género- junto con el NME y Melody Maker hicieron del asunto, glorificándolo para seguir vendiendo. Pero ese es otro asunto que no voy a abordar. Y muy de pasada, más adelante, hablaré de los grupos neo-mods que surgieron a finales de los años 70. De lo mod que pueda haber hoy en día ni me preocupo, la verdad.

    Yo también fui mod, y como ya dije aún saco a veces la parka. Pero también he dicho que la música mod no existió (en el primer capítulo de esta saga). Entonces, si la música mod no existió, habrá que enfocar la cosa de otro modo: "música para mods y otras hierbas", he titulado esta serie.

    Sigo en la ventana siguiente, que Blogger es muy cabrón y puede joderme todo el comentario si me paso con el espacio. Hasta ahora.

    ResponderEliminar
  7. Aquí estoy. Antes de seguir hay que dejar claro que un hecho histórico -los romanos, los revolucionarios franceses, los mods, los punkies, etc- han de ser definidos dentro de su contexto: que luego apareciesen los Jam, por ejemplo, está muy bien pero no es el caso; The Jam, como muchos otros, mantienen viva la memoria de los Small Faces -Weller es un fanático de esos señores, como yo- pero eso no significa nada a los ojos de un historiador. Y en cuanto a las apropiaciones que interesadamente han hecho los críticos a lo largo de los años metiendo en el saco mod muchas coas heterogéneas, diré lo siguiente: ¿eran mods los Kinks? No. Que Pete Quaife anduviese con su Lambretta no significa que los hermanos Davies también tuviesen que hacerlo. ¿Era mod el pop-art, los diseños black'n'white (Op art) de principios de los años 60, Audrey Hepburn era mod? No. Todo eso ha sido apropiado después por los neo mods y la prensa afín, siempre a la caza de motivos para encandilar a sus lectores.

    Ahora la música en general. Lo que dice usted de Dylan no es lo más sorprendente: ¿sabía usted que Chuck Berry se quedaba alucinado en sus giras británicas al ver a una multitud de jóvenes mod -sí, mods- imitando su "paso del pato" y aclamándolo a gritos? Pues ya ve. Y en lo que no estoy de acuerdo en absoluto es en su apreciación sobre la "historia del rock'n'roll", que supongo referida al rock (el r'n'r murió en 1958): el r'n'b y el blues fueron mantenidos con perseverancia por varios tipos de gente, sobre todo por unos cuantos personajes que podrá usted ver si va más abajo en mi blog, en la sección "BBB": la British Invasion fue alimentada por un tipo de músicos de otra escuela; no diré que algunos no fuesen mods, pero el grueso de esa invasión no tenía nada que ver con ellos.

    En fin, que ya sé que soy un poco pejiguero. Pero el día que me aparté del movimiento mod fue precisamente por ese afán que tienen todos los colectivos por apropiarse de cosas que no son suyas. Y es muy difícil entender la historia si no se deja uno los prejuicios en casa: del mismo modo que los republicanos españoles deberán reconocer algún día que parte de la culpa de la Guerra Civil la tuvieron ellos, también los mods deberán reconocer que no todo lo que nuestra vista abarca es mod.

    ResponderEliminar
  8. Si señor, éstas son las 4 patas básicas en las que se asentó el buen soul del que luego todos han bebido. Completamente deacuerdo. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Mr. Savoy Truffle. Tiene usted un apodo muy "Londoner", lo cual me agrada. Saludos.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores