miércoles, 8 de diciembre de 2010

Música para mods y otras hierbas (VII)



Como dije el otro día, ya solo falta citar a algunas de las "estrellas" más rutilantes del universo Motown; como ya dije también, meros productos en su mayoría. Pero amigos, qué productos. Eso sí, antes de nada aclararé una muy interesante pregunta que se ha hecho Lady Dusch: ¿no había grupos mixtos? Pues no solía haberlos, estimada señorita. El puritanismo de la época hacía recomendable que las chicas fuesen por un lado y los chicos por otro; nada de compartir giras y camerinos, que ahí está el pecado agazapado. Salvo casos muy concretos en el mercado del soul (Fifh Dimension y pocos más, todos provenientes del gospel, es decir, lo religioso, es decir, lo menos "peligroso"), o que los integrantes del grupo fuesen familares, esta norma imperó hasta bien entrados los años 70 en la música negra. Y vamos ya al lío:

Las Supremes
: tres lindas chicas del gueto que, con Diana Ross al frente, consiguieron entre 1964 y 1969 nada menos que 16 singles a un millón de ventas cada uno, y de los que 13 fueron número 1 (récord solo superado por Beatles y Elvis). La mayor parte de sus éxitos fueron compuestos por el trío Holland-Dozier-Holland y entre ellos están "Where did our love go" (que luego fue nuevamente éxito en manos de Soft Cell), "You keep me hangin' on", "Stop in the name of love", etc, etc. Diana siguió una carrera en solitario muy exitosa en los años 70.


Gladys Knight & The Pips: una de las excepciones a la norma de "los chicos a un lado y las chicas a otro", justificada por el hecho de ser familia: Gladys y su vozarrón estaban acompañados de hermanos y primos, así que no había peligro. Se considera el grupo más "soul" de la Motown, y de hecho fueron fichados por Gordy para un nuevo sello que iba a crear, llamado precisamente "Soul", una réplica a la negritud de Ray Charles o Aretha Franklin.

Temptations
: con su aspecto de jugadores de baloncesto, ha sido un quinteto por el que han pasado voces solistas inolvidables como David Ruffin o Eddie Kendricks. Su importancia viene dada no solo por la cantidad de éxitos que tuvieron, sino también por los continuos giros en su carrera, que los hicieron probar fortuna en los géneros más inesperados.


Four Tops: un cuarteto que contaba con un barítono profesional, el bueno de Levi Stubbs, lo cual les permitía atacar casi todo tipo de géneros. Aunque consiguieron un buen montón de éxitos, el más inolvidable es, sin duda, "Reach out, I'll be there", que llegó a ser número 1 hasta en España. Por cierto, no era infrecuente la presencia de tenores en los grupos Motown (y gracias otra vez por sus preguntas, Lady Dusch).

Marvin Gaye: aparte de Stevie Wonder, el solista más representativo de la Motown. Sujeto de vida "complicada", fue muerto por su propio padre un día antes de cumplir 45 años: dos disparos en medio de una discusión, originada por el carácter inestable de Marvin, que era rehén de las drogas desde mucho tiempo antes. Comenzó como cantante soul, aunque sin desear ese papel: siempre dijo que lo suyo era ser un gran cantante para el mercado generalista, como Frank Sinatra o Nat King Cole. Curiosamente, ese sueño no se produjo hasta 1971, con la edición de "What's goin' on", pero antes había dado una buena facturación -y muchos disgustos- a Motown.

Y ya está, abandonamos Detroit. Al igual que con el soul, hay muchas otras figuras, pero estas me parecen las más relevantes. Y por supuesto, luego llegaron los Jackson V y ese tipo de gente, pero ya era otra época. Ahora, antes de abandonar el país, es necesario referirse a otro de los grandes ingredientes en la alimentación musical de los mods y otras hierbas en aquella época: nos toca hacer una visita a la prisión del Estado de California, donde su recluso más ilustre tiene cosas que contarnos. No se asusten: está bien vigilado.

8 comentarios:

  1. Silbidos, el otro día llevaba yo en el coche un disco de la Motown.

    jajajaja....un cd.

    ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo sobre todo con las Supremes y los Four Tops, pero es que tenían una nómina de caerse de culo.

    ResponderEliminar
  3. Yo me quedo con Marvin Gaye, sin dudarlo.
    Me ha dado momentos inolvidables de fornicio.

    Cuando una no es muy entendida en música...entiende de lo que entiende.

    ResponderEliminar
  4. Pues a mi Marvin Gaye no me ha engatusado mucho, no lo conocía, por mi desconocimiento general de esta música, pero veo que una de sus canciones sí: 'Lets Get It On.'

    Las Supremes me han convencido más, pese a que su nombre me recuerde a ese engendro llamado Las Supremas de Móstoles.

    Pero sobretodo, y de lo poco que he oído de cada artista ahora mismo por Youtube, me ha gustado descubrir que 'My girl' es una canción de Temptations, es la canción con la que me quedo hoy, me encanta, no sabía de quién era. Y ahora que lo dices, sí que parecen un equipo de basket de los de hace décadas, rollo New York Renaissance.

    ResponderEliminar
  5. A mi la Motown y el soul en general nunca me tiraron mucho.
    De los que nombras en esta entrada y en la anterior me agarro a Stivie Wonder de todas todas, joder, que grande.

    Me voy a enlazarte a Camino.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues me alegro de haber preguntado cosas útiles sin saberlo.

    No tenía ni idea del exitazo de las Supremes. En fin, que tenían éxito sí, pero no sabía que llegaron a esas cotas.

    Pos venga, a ver qué pasa con la prisión.

    ResponderEliminar
  7. Muy bien, señorita Anele. Espero que el viaje, con esa sintonía musical, haya sido provechoso.

    En efecto, señor Chafardero. Aunque los dos fenómenos que usted cita fueron espectaculares, hay otros cuantos que no lo son menos.

    A mí la verdad el señor Gaye me da un poco de repelús, señorita Fiebre. Pero no se puede negar que, como música para picadero, este señor era imbatible. Ay, aquel "Sexual healing", por decir una...

    ResponderEliminar
  8. Cita usted otra clásica del señor Gaye, mister Raúl: otra bomba. Ahora, yo prefiero a las Supremes de lejos, como el señor Chafardero. O a los Tempations, que usted felizmente ha descubierto.

    El señor Wonder lo quiero/odio a ratos, señor de La Malena. Pero no se puede negar su importancia, claro. Gracias por su visita.

    Vaya, la señorita Dusch no me pregunta nada hoy. Una pena: seguro que me olvido de cosas. Comprenderá usted que, por la naturaleza de este sistema bloguero, quedan muchas cosas en el aire. Y aún así, la cosa queda un poco rollo. Pero en fin, si a alguien le vale de algo...

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores