miércoles, 26 de enero de 2011

Música para mods y otras hierbas (XII)


Aquí estamos otra vez. No sé dónde tenía yo la cabeza el día en que se me ocurrió empezar con esto, parece que no vaya a acabar nunca. Pero en fin, ya empiezo a vislumbrar la salida, así que habrá que seguir. Hoy haremos referencia a cuatro grandes grupos no encuadrados en el negocio beat o blues y que comenzaron antes del decisivo año 1967, en el que todo cambió: algunos sobrevivieron y otros fueron desapareciendo. Dejando aparte a Small Faces, Who y por supuesto Beatles y Stones, los más notables eran:

Kinks: ya en aquella época eran indudablemente el otro gran grupo junto con los cuatro de arriba, uno de los orgullos del Imperio. Se substancian en 1963, después de dos años de idas y venidas de unos y otros, de cambios de nombre y de perspectiva. Ray y Dave Davies son la base de la banda por muchos años, y aunque los veamos en aquella época con esas vestimentas tan Carnaby Street, y aunque Pete Quaife se pasee por todo Londres con su Lambretta, lo cierto es que su base está más cerca del rock'n'roll que de cualquier otra cosa: su primer single contiene en la cara A un clásico como "Long tall Sally"; y entre eso y su afición por las melodías beat, es evidente que de mods tienen poco. Y luego llega "You really got me", que básicamente es rock, y luego siguieron alternando piezas duras con hermosas baladas durante muchos años. La bomba psicodélica no pudo con ellos, que eran de otra madera; aunque su afición por los discos conceptuales -una tendencia megalómana que acabó con más de un grupo- los hacía un poco pesados a veces: los hacia olvidar que habían nacido para ser una gran banda de singles (como muchos otros que, por no querer aceptarlo, se hundieron).

Spencer Davis Group:
sí, el grupo estaba a su nombre, pero… desde Abril del 64, fecha en la que publican su primer single, quedó claro que el corazón de dicho grupo era un jovencito que cumpliría 16 años el mes siguiente: Stevie Winwood; y en menor medida su hermano Muff, que tocaba el bajo. Stevie era oficialmente el teclista, aunque domina cualquier tipo de instrumento de cuerdas y, sobre todo, tiene una voz asombrosa que recuerda a los cantantes negros de la Motown. Los mayores éxitos de la banda son suyos o casi suyos, como "I'm a man" (que luego versionaron Chicago en su primer disco) o la galáctica "Gimme some lovin" (mi preferida). Pero también son memorables sus versiones de "Keep on running" o "Somebody help me" del jamaicano Jackie Edwards, compañero de casa discográfica. Su especialidad era el r'n'b con gotitas pop, pero este material pronto se le quedó pequeño al pequeño genio y en 1967 dejó el grupo junto con su hermano: Muff se dedicó a las tareas discográficas en, cómo no, la casa Island, mientras que Stevie creó una de las grandes luminarias de la historia británica: Traffic. En cuanto a la banda de Spencer, languideció dos años más.


Animals:
hubo una vez en Newcastle un grupo de skiffle llamado "Alan Price Combo". El grupo se había formado en 1958 alrededor de un organista de 16 años (¡mira, casi como Stevie!) llamado, claro, Alan Price. Y en 1962 se encontraron con Eric Burdon, un fanático de Ray Charles y en general de los cantantes soul. La voz de Eric, profunda, rasposa, potente, los enamoró. Y decidieron ficharlo: a partir de entonces se llamaron los Animales. Su primer repertorio incluye versiones que van de Ray hasta Sam Cooke -con gran alegría de los mods, claro-. Y fue justo una versión la que los puso en la historia en julio del 64: "The house of the rising sun", una pieza del folklore -americano o británico, según a quien queramos hacer caso- que puede remontarse al siglo XVI. Se trataba de un arreglo impecable de Alan Price pensado para la voz de Eric, y consiguió un éxito total; pero ya nunca volverían a esa altura a pesar de nuevas grandes versiones como "Don't let me be misunderstood": Price discutía cada vez más con Eric y tenía miedo a los aviones, así que se marchó en 1965 para formar el Alan Price Set; en 1966 el batería John Stell volvió a Newcastle y el bajista Chas Chandler descubrió a Hendrix convirtiéndose en su manager. Por su parte Eric creó los New Animals, hasta que en 1967 comenzó una irregular carrera en solitario.


Them: aunque más exacto sería decir "Van Morrison y su grupo". Nacen en Belfast en 1963 y se trasladan a Londres, donde la publicidad los presenta como "Los airados jóvenes Them". Su escuela r'n'b es de las más puras del momento, y sabiamente mezclada con la balada a veces y unas gotas de rock otras, les proporciona un buen cartel. Comienzan con algunas versiones aceleradas como el "Baby please don't go" de Joe Williams; luego pasan a tener su propia cosecha, y las más brillantes suelen ser de Van: "Here comes the night" y sobre todo "Gloria", la canción himno que los consagró y de la cual ha hecho versiones medio planeta. Pero entre ellos hay lío, ya que el grupo no está muy conforme con la omnipresente imagen de Van oscureciendo a los demás, y ese conflicto llega hasta las grabaciones: sus dos únicos LPs son registrados con músicos de estudio, sólo está presente la voz de Van. Y en 1967, tras una gira por Estados Unidos, el grupo desaparece y la figura comienza una carrera en solitario que ha durado, con altibajos, más de cuarenta años.

También se podría incluir a Manfred Mann o a Pretty Things -ambos mucho más serios años después-, a los Herd (producto poppy de la época), a los Zombies (dos grandes éxitos y adiós), The Move (embrión de los tremebundos ELO)… y así hasta el infinito. Pero estos cuatro que he citado son, digamos, arquetipos de las bandas preferidas por mods y otras hierbas hasta 1967.


Y a esta historia aún le queda un fleco: cuando la psicodelia comienza a inundar el país, algunos modern y faces irreductibles giran sus ojos hacia el norte: Manchester tiene algo que contarnos. Pero eso será otro día.

10 comentarios:

  1. Pues yo sigo siendo fan total de los Kinks, para mí el tercer gran grupo britis de la época, sino el segundo tras los Beatles.
    Y ya que habla del Van Morrison, qué pesado y vinagre es este tipo. Y lo intocable que es en ciertos círculos, en los que como insinues alguna crítica eres hombre muerto.
    Y perdón por la pregunta, que igual ya lo ha tratado y se me ha ido el santo al cielo, pero cómo eran las relaciones entre los mods y los Rolling?

    ResponderEliminar
  2. De los que nombras sin duda los Kinks, Ray Davies estaba lleno de talento, y lo tuvo que dejar en los fantasticos Kinks.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sobre los Kinks y Van Morrison coincido con el Chafardero. Con Spencer Davis Group aún alucino; y con Traffic.

    ResponderEliminar
  4. Buenos grupos todos. La canción que citas, Gloria, es la que canta Patty Smith? No sabía que era de Van.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. ¿Cómoooooo? ¿Detestas a Proust? ¿Por qué?

    ResponderEliminar
  6. Yo no soy muy melómana, así que mejor me quedo con tu otro blog.

    No escribas mucho que no voy a leerte, ;)

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con los dos primeros: Kinks y Spencer. Como siempre me tengo que pasar un rato buscando canciones y hago descrubrimientos tontos como que conocía canciones de los Spencer que ni sabía que eran de ellos.

    Los Animals me parecen un poco sosos según cómo. The House of the Rising Sun mira, sí, pero a veces es como si les faltara algo de empuje. O a lo mejor tendría que escuchar más cosas, no sé. Y el señor Morrison no es santo de mi devoción.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que sea un fiel seguidor de los Kinks, señor Chafardero: no esperaba menos de usted. En cuanto al pesado de Morrison, estamos también de acuerdo. Yo no lo soporto. Pero, como muy bien dice, cuidado con dónde lo dice.
    En cuanto a los Stones y los mods, le diré que, a diferencia de los Beatles -es decir, el beat- estos muchachos tenían bastantes seguidores entre la peña mod: hay que recordar que su música original iba a medio camino entre el r'n'r negro y el r'n'b, así que no se hallaban tan lejos de los postulados de los chicos de las Lambrettas. Le diré más: en las actuaciones en la Isla de Chuck Berry, apoteósicas, había casi tantos mods como rockers. El mismo Berry se asombraba de verlos siguiendo su paso del pato. Así que...

    En efecto, mr. Malena: los Kinks, por trayectoria y amplitud de producción, son muy grandes; luego ya cada uno tiene sus preferencias o su manera de ser, pero estos muchachos son incuestionables.

    ResponderEliminar
  9. Bien, señor LuisC. Y ya veo que aquí se está juntando una peña de irreductibles anti-Morrison; lo cual, que quiere que le diga, me alegra mucho. En cuanto a Traffic, pues lo mismo.

    Bienbenido, señor Romen. Sí, esa "Gloria" que canta la señorita Smith está basada en la de mr. Morrison. Lo que hace ella es encabezarla con un extracto de "Oath", uno de sus poemas juveniles, que comenzaba diciendo: "Jesús murió por los pecados de alguien, no por los míos".
    En cuanto a Proust supongo que se trata de una opinión del Paseante, no mía; aunque imagino cuál es el fondo del asunto: la novela decimonónica es muy útil para estudiar sus trucos técnicos, su versatilidad lingüística, etc. Pero él debe de pensar que, desde Joyce, ese tipo de novela ya no tiene mucho sentido.

    ResponderEliminar
  10. Cojonudo. Ya se nota que yo tampoco soy muy aficionado a Proust, señores: en la contestación a don Romek he escrito "Bienbenido", así, con "b", con un par. Y para rematar, a continuación "Romen" en vez de "Romek". Es para matarme.

    Buenas, doña Alina. No se preocupe usted, que yo seguiré escribiendo a mi aire. Mientras haya dos o tres melómanos que sí me lean..

    Celebro que haya redescubierto usted a la banda del señor Winwood... perdón, Spencer. Imagino que las dos o tres más gordas las recordaría, ¿verdad?
    Los Animals eran un poco pesaditos, sí. Y además casi no tenían repertorio propio: prácticamente todas sus canciones populares son versiones.
    Anoto: otro nuevo componente del club anti-Morrison. Pero, al igual que a Chafardero y LuisC, le recomiendo que no se signifique usted: los santones de la puereza musical y el buen gusto acechan.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores