miércoles, 21 de septiembre de 2011

Años 60: América (VIII)


"Un día empecé a tocar la guitarra muy rápido, al estilo locomotora, y me sentí como si estuviese haciendo surf sobre las olas".
(Dick Dale)

Aprovechando que hace buen día, tal vez sea mejor evitar el asfalto de momento y tomar el sol un rato (pero échense crema protectora, que luego no quiero líos). Porque como ya se dijo el otro día, cuando hablamos de Los Angeles no nos referimos exclusivamente a la ciudad sino también a toda su enorme área de influencia. Y el primer género musical americano de la década reseñada aquí nació en las playas de esa zona: la música surf, que amenizó las fiestas del primer quinquenio sesentero.

Estamos a finales de los años 50: el rock and roll ya estaba pasando de moda, y las casas discográficas americanas intentaron volver al antiguo orden saturando las listas de éxitos a base de cantantes de baladas babosas, ajenos al paso del tiempo (por si les interesa, ese momento está relatado en el post II relativo a la British Invasion). Pero mientras tanto, una generación de jóvenes músicos de la zona se aburría. Y los aficionados también: el sonido de la guitarra incendiaria de un Chuck Berry, por ejemplo, se estaba echando de menos. El sonido, he dicho: las letras les traían sin cuidado. Si eran composiciones instrumentales, mejor.

Un neoyorkino llamado Duane Eddy fue probablemente el origen de todo. Desde mediados de esa década ya estaba grabando piezas sin palabras y con un curioso sonido de reverberación que se hizo famoso: el "twang". Este muchacho, como buen blanquito, parte de la rama country and western del rock'n'roll, pero lo revoluciona por completo saturando el sonido y creando un estilo tan personal -y a la vez tan fuerte, para la época- que pronto se convierte en una estrella: piezas como "Rebel rouser" o "Cannonball" se convirtieron en clásicos que versionó medio mundo. Y si era él quien hacía la versión, ahí queda el "Peter Gunn" de Henry Mancini o "Rumble" de Link Wray para atestiguar su nivel. Por cierto, Wray fue otro de los precursores de este nuevo sonido, aunque partiendo del blues: "Rumble" fue su primer éxito, en 1958.

Y al poco tiempo comenzaron a surgir como setas los grupos que seguían ese estilo. El primero fue Dick Dale con sus Del-Tones, que simboliza además el ideal de las soleadas playas californianas: buen surfero y mejor guitarrista; tan bueno que a pesar de ser zurdo no necesitaba cambiar el orden de las cuerdas. Su padre era libanés, y gracias a él se interesó por los sones de aquellos exóticos confines; de tal interés le vino la inspiración para perpetrar monstruosidades como la recreación de la inmemorial pieza judía "Hava Naguila" o la más famosa de todas, la griega "Misirlou" (¿hay alguien en el mundo al que no se le erice el pelo con el arranque de "Pulp Fiction"?). Y tras ellos llegaron cientos de grupos guitarreros; unos eran más líricos y otros más enloquecidos, pero desde todas partes del país se sentía esa pulsión eléctrica que dio origen luego al rock de garaje y otras curiosidades. Y así se consagraron los nombres de Ventures, Astronauts, Surfaris, Chantays… la lista es un poco larga. Ya he dicho que la mayoría de sus canciones eran puramente instrumentales, aunque también había concesiones a las letras que hablaban de las chicas, las playas y los coches.

Y tirando del hilo chicas-playas-coches, llegamos a los Beach Boys. La verdad es que no son realmente un grupo surf, sino más bien una asociación de pop vocal exuberante con un sonido mucho más melódico y suave que el de las bandas de ese género; interesadamente se les incluyó en él por la época, por el tirón comercial, pero los Chicos de la Playa tenían poco que ver con ella (¡salvo Dennis Wilson ni siquiera eran surferos, oigan!). Con el paso del tiempo se fueron refinando, aunque muy lentamente: cuando se vieron sobrepasados por la marea británica, fue el último gran grupo en reaccionar y acercarse ligeramente a la psicodelia. Pero hay que reconocer que han vendido millones de discos y dejado para el recuerdo unas cuantas grandes canciones como "Surfin' USA", "Get around", "Fun fun fun" y mi preferida, "Good vibrations", con ese maravilloso toque psicodélico, resultado de horas y horas de trabajo en el estudio que casi acaba con el cerebro de Brian Wilson. En cualquier caso, fue probablemente la mejor banda vocal americana (con permiso de los Byrds, aunque en otro estilo).

En 1965 la música surf ya era un anacronismo, pero gracias a ella se foguearon muchos nombres que luego pasaron a formar parte de las nuevas grandes bandas; y como ya dije, el rock de garaje americano no se podría explicar sin ella. El mundo está lleno, aún hoy, de grupos que rinden homenaje a esa época y a esa música. Y sí, luego llegaron los Byrds con su folk rock, los Doors con su música urbana o Love con las composiciones fronterizas; pero antes de todos ellos las costas californianas se inundaron con las alegres, anfetamínicas, fantásticas guitarras surferas. Qué tiempos.

13 comentarios:

  1. I love these vibrations!! Iba a decir 'estos sonidos', pero lo de vibraciones suena más apropiado. No paso de tener una pequeña recopilación que he ido haciendo de surf rock, pero la disfruto mucho. Cualquier día me pongo a rastrear en serio.

    Había oído algunas (¿cómo no?) pero fue en este blog donde al fin ubiqué y me enteré de qué iba esto del 'surf rock'. Y realmente me engancha. En cuanto a los Beach Boys, que ya sé que son otra cosa, me quedo sobre todo con sus primeros éxitos, como 'Get around'.

    Luego está la relación del surf rock con el garage, que ahora que lo dices, la veo. También me gusta el garage.

    Y nada, que hoy todo me gusta. Quizás sea de lo que más me gusta de los USA, con la excepción del sonido de Detroit, como sabe usted.

    Y en el 65 ya era anticuado... No dejo de flipar con los sesenta. En fin, volveré, que estos días hay buenas olas, y al atardecer la playa tiene otros encantos. Si me disculpa, me voy con Sam a atisbar mozas en bikini. Él es muy educado y respetuoso, así que con su ayuda... quien sabe.

    ResponderEliminar
  2. Es que es leer surf y se me viene a la cabeza Robert Duvall.

    Me sobran huevos para hacer surf aquí.

    Para mí, "Rumble" es una de las mejores canciones de la Historia. Y también para Jimmy Page.

    ResponderEliminar
  3. Dick Dale King of the Surf guitar! Un recopilatorio suyo no ha faltado en mis tardes playeras de este verano.

    ResponderEliminar
  4. Pulp fiction es la caña, la leche... pero sin ese arranque musical no sería, ni mucho menos lo mismo!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué gozada leerte Rick, eres pura sabiduría.

    Y que grande Dick Dale, ese estilo locomotora inventó el surf rock. Tarantino aun debe de estar dándole las gracias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hace algún tiempo, sometí a amigos y aledaños a la pregunta: ¿Cuál es el mejor tema musical de la historia?
    Sin restricción alguna.
    Cada quien habría de proponer 50 temas.
    Ninguno propuso "Good vebrations" de primera, pero TODOS la pusieron. Ganó de calle.

    ResponderEliminar
  7. Pues a pesar de que no aguanto encima de una tabla ni tres segundos, soy un fan total de la música surf. Un sonido alegre y vitaminado, sin letras que entorpezcan nada, sencillo y directo. Hace poco estuve oyendo otra vez a Los Coronas, y puedo asegurar que la llama sigue viva.
    Y de los Beach Boys decir que son la mejor banda sonora para un día de sol. Y eso que a mí la de Good Vibrations me deja frío.

    ResponderEliminar
  8. Ya veo que está usted en su salsa, querido yerno. La música surf, que con frecuencia ha sido considerada como un subgénero de poco valor por los santones de la crítica, era alegre, melódica, juvenil. Y en efecto, el rock de garaje le debe mucho.
    Y sí, pronto quedó fuera de onda. La razón fundamental, que ya dije alguna vez, es que no tenía muchas salidas: con los conocimientos de la época y teniendo en cuenta que era esencialmente blanca (es decir, sin mezcla con r'n'b o cualquier otro género rítmico negro), su defecto fue la escasa variedad de registros.
    Y los años 60, como ya has comprobado, eran efervescentes: o corres o quedas sobrepasado. La creatividad de esa década era enorme. Hoy podemos estar escuchando las mismas veinte bandas mediocres actuales durante diez años: estamos anestesiados, las bandas y nosotros, y da igual. Antes había exigencia porque había nivel.

    La verdad es que esa escena de Apocaplypse Now es bastante impresionante, mr. Alabama Man; toda la película lo es, pero ahí tenemos una buena muestra de la locura general que hubo en esa guerra.
    "Rumble" es una gran canción, no hay duda. Sin embargo ya ve: mi guitarrista vivo preferido (Jeff Beck) es fan de Duane Eddy. O sea, que para gustos...

    ResponderEliminar
  9. Para gustos aquí tenemos a la Flaca, que demuestra también su refinamiento. Dick y sus amigos eran los mejores de ese negocio, sin duda. Aunque los Ventures, por ejemplo, tampoco eran mancos.

    Totalmente de acuerdo, doña Merce: esa entrada con la parejita de atracadores encañonando a la clientela y el arranque de "Misirlou" ha quedado grabada con letras de oro en la historia del cine.

    Gracias, Bitelino; pero no exageremos con la sabiduría, que no es para tanto. Y por supuesto, Tarantino demostró tener muy buen gusto y sentido de la oportunidad cuando eligió esa pieza para comenzar la película.

    ResponderEliminar
  10. Esa canción, don Luis, aparecerá siempre en todas las listas habidas y por haber. Aparte del impresionante trabajo que hay detrás, el conjunto apabulla. Amo esa canción desde que la oí por primera vez. Hace tanto de eso... snif.

    Muy bien, Chafardero, ya sabía yo que en esto al menos íbamos a coincidir. Si es que en el fondo, la música surf es pop eléctrico y electrizante, como Dios manda. En cuanto a los Chicos de la Playa, comprendo que usted va más por sus primeras canciones, pero "Good vibrations" para mí es la sublimación de toda su obra.

    ResponderEliminar
  11. Pues sí... yo tengo la banda sonora de Pulp Fiction desde hace años. Y mire que no soy mucho de bandas sonoras, pero esta es genial. Misirlou es el sello, pero ninguna de las canciones incluidas tiene desperdicio.

    Y el Good vibrations es de esas canciones que realmente da buen rollo. Un título muy adecuado.

    Hay que ver, resulta que conocía cosas de Duane y ni lo sabía. Si es que es una de las cosas buenas de este blog: que uno se entera de los nombres.

    ResponderEliminar
  12. Es que el surf mola mucho. Hasta yo me he subido a una tabla. Y claro, con ese ambiente, el Good Vibrations es lo más.
    :)

    Madre mía, Sr. Rick, sus entradas me dejan con una cantidad de "deberes" por hacer... me refiero a copiarypegar nombres propios para escuchar sus obras. ¡uf!
    ;)

    ResponderEliminar
  13. Es una de las buenas costumbres del señor Tarantino, Lady Dusch: su buen gusto a la hora de elegir bandas sonoras. Y celebro que haya redescubierto usted al señor Eddy, ya que se trata de un histórico total.

    Vaya, doña Bugs. No me puedo imaginar a una liebre surfeando, la verdad. Tiene que ser un espectáculo, sin duda.
    Y no se amarge, mujer, que no hay prisa. Además, tampoco garantizo que todos los nombres que salen aquí le vayan a gustar, ¿eh?

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores