miércoles, 6 de junio de 2012

100 velas




Sí, esta es la entrada número cien, parece mentira. Cuando abrí el local no pensaba llegar a semejante número ni de coña, en el supuesto de que pensase algo. Y ha habido épocas en las que lo tuve casi abandonado, en parte por pereza. Pero dicen los médicos que es muy bueno ejercitar la memoria (por lo de la senectud, ya saben), y al final decidí que me sentaba bien hacer esto: me obliga a rastrear entre las telarañas de la mente y a repasar datos que ya no recordaba. Hay veces en que me sorprendo a mí mismo poniendo un disco de esos que tienes archivados desde hace siglos, que estaba criando polvo y sobre el que tocaba decir algo. Y resulta muy reconfortante oír de nuevo algunas canciones que en otros tiempos llegué a tararear y que ahora me suenan casi como nuevas; frescas, recuperadas. De un modo u otro, para mí esto es una especie de viaje a la juventud, a la adolescencia e incluso a la infancia. Y gratis.

Así que tal vez me esté ahorrando una pasta en medicamentos, no sé. El caso es que disfruto, y de eso se trata. Ya me imagino que ustedes no tanto, porque no todos los músicos que van entrando en este garito serán de su agrado y faltarán otros que no son del mío, pero en fin: les agradezco su paciencia, especialmente a los que se dignan en dejar un comentario. En su honor he renovado las canciones de la columna izquierda y repintado un poco las paredes. Ahora me dispongo a tomarme una copita mientras hago tiempo para que llegue la clientela, enciendo la radio y… ¡oh, sorpresa! Justo ahora comienza el programa de Alexis Korner, pluriempleado ilustre que se gana un sobresueldo en la BBC y que hoy nos trae a unos muchachos muy apreciados aquí. Por cierto, nos ofrecen una estupenda pieza que al parecer nunca será grabada en estudio. Cachis…

Por último les informo de que, ya puestos, trataré de sobrevivir y llegar a las doscientas. Y ustedes que lo vean, si quieren. Por cierto, aquí abajo les pongo una muestra de uno de los escasísimos grupos de los que me tocará hablar si llegamos al siglo XXI (tan escasos que para entonces ya no habrá que hablar de años sino de décadas, y aun así me van a quedar unas entradas raquíticas).

Lo dicho: que muchas gracias por su paciencia.


11 comentarios:

  1. Madre mía qué remodelación. Para las gogós ya no quedaba pasta, me figuro. Cambio de avatar y todo. Qué manera de tirar la casa por la ventana.

    Simbiosis, Rick: usté vuelve a los años mozos y nosotros descubrimos cosas. Por cierto, muy entretenido el homónimo de Blind Faith. Cinco primeras temas potentes y a partir de ahí yo como que le doy a 'stop', no sé si me explico.

    Ale, vamos pa' los setenta.

    ResponderEliminar
  2. Con lo bien que le quedaba a usted el borsalino ...
    Felicidades por las cien entradas, apreciado Rick. Life is a long song.

    Sigo a su lado.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades Rick por tu centenario bloguero. Te ha quedado muy lustroso el local. Me gusta ese tema inédito de los Fleetwood. Ayer Ziggy Stardust se hizo también mayor, quien lo diría con lo andrógino que parecía.

    ResponderEliminar
  4. Pues nada, que cumplas muchos más. No solo tú te has quitado telarañas del cerebro, que alguno de los citados aquí hacia lustros que no me acordaba de ellos. Como al rubio de botella del Stewart. No sabía de su pasado futbolístico, quizás por eso me cae tan mal. Su primera época no la conocía, solo de Crees que soy sexy en adelante y siempre me ha parecido un quiero y no puedo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué buena pinta tiene el local! Menudo cambio... Espero que no empiece a cobrar entrada. ¿Si le traigo un par de mujeres podré pasar gratis, no?

    Bueno, ante todo me alegra leer eso de ''trataré de sobrevivir y llegar a las doscientas'', porque ésta es una de mis webs y lugares interneteros en general (no solo blogs) preferidas, y la perspectiva de que siga adelante es alentadora. También hay que decir que es el bloguero más constante que conozco. Usted a su ritmo, pero con buena letra. Enhorabuena y celebremos las 100 entradas, hombre. Venga una copita.

    Esto suena muy bien, y a la vez raro, distinto. Pocas cosas suenan distintas y a la vez molan tanto. Sobra decir que no me sonaba ni el nombre, me lo apunto. Sonidos curiosos, guitarra psicodélica... ¿Y qué idioma es éste? Atención al 2:53, con la irrupción del sonido espacial y los ojos que pone la cantante XD

    ResponderEliminar
  6. Os dejo la música a vosotros, ¿donde esta la cerveza?...

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades por esas cien.

    Por aquí seguimos haciendo visitas... :-)

    Voy a desconectar mi reproductor de windows y voy a pinchar algunos de los de su lateral... quizá a mr. Beck...

    :-))

    ResponderEliminar
  8. Hola, mister Dani. Sí, yo cuando me pongo las pilas soy de temer. Ahora, que eso del cambio de avatar no es para tanto: usted cambia más veces de avatar que de camisa.
    Y celebro que por fin haya solucionado el asunto Blind Faith; un disco bastante bueno salvo por esa canción que usted muy hábilmente se ha saltado (bueno, tampoco la de Clapton es muy allá, pero en fin: cuela).
    En cuanto a los 70, ya veremos. No he dicho que vaya a ponerme a ello inmediatamente, ¿eh? Igual hay algo por el medio...

    Muchas gracias, estimado Caruano. Se echa de menos su presencia, o la de su amiga la Violetera, pero en fin: supongo que será por una causa justificada. Eso sí, espero que pronto tengamos noticias suyas, ¿eh?

    Gracias también a usted, herr doktor. He tratado de que el local se airease un poco, porque ya resultaba cansino ver siempre lo mismo. Celebro que le haya gustado la pieza de los Mac, que para mí es una joya. Y ya ve usted, hasta Ziggy cae. Aquí no se salva nadie. Pero en fin, habrá que llevarlo con dignidad.

    Intentaré cumplir los que pueda, mister Chafardero: sobrevivir es casi una obligación, ¿no?
    En cuanto a Stewart, la verdad es que tampoco a mí me cae bien (y ese horror que usted cita es para matarlo, directamente). Pero ya digo, sus primeros discos eran realmente buenos.

    ResponderEliminar
  9. No se preocupe yerno, que aquí no se cobra entrada. Y si viene acompañado de sugerentes señoritas, menos aún.
    Gracias por sus loas, que no sé si merezco.Simplemente, se hace lo que se puede.
    En cuanto a los Dengue Fever, son una banda muy competente. Su historia es un tanto rocambolesca: es un grupo de músicos de Los Angeles cuyo teclista se fue a hacer turismo a Camboya, y de allí vino encantado con las músicas que se oían antes de la llegada del siniestro Pol Pot y sus jemeres rojos, que liquidaron a la mitad del censo. Pero antes había habido un enorme mercado del pop y rock, así como mucha afición a las guitarras de tono psicodélico. Basándose en esos sonidos y con la adquisición de una cantante del país -que por supuesto canta en su idioma-, se han convertido en una de los grupos más interesantes y originales de la actualidad.
    Así que no se preoucupe por las letras: su filosofía es que la voz es otro instrumento, filosofía que yo comparto. Aunque tienen algunas canciones cantadas en inglés, gran parte del repertorio es en jmer. Y da igual: si usted oye la pieza de CAN que he puesto en la barra izquierda, verá que parte de la canción está grabada con la voz al revés. Esos alemanes tienen algunas concomitancias con el sonido de los Fever,aunque haya cuarenta años de diferencia.

    La cerveza la tiene usted en la barra, mister Temujin: diga usted que va de mi parte, que hoy invito.

    Muchas gracias, doña Merce. Por las felicidades y por las visitas.
    Y el señor Beck es una buena elección, no hay duda. Pero eche un vistazo al resto: seguro que hay más cosas de su agrado, que ya sé que usted tiene nivel.

    ResponderEliminar
  10. ¡Felicidades por las 100 entradas! Y a lo que iba... ¡Pedazo de video! (Por cierto, si el Sr. Raúl viene acompañado, una de dos, o le ha salido por una pasta o son sus primas. -Jeje-)

    ResponderEliminar
  11. Pues muchas gracias mister Bubo. En efecto, el video es magnífico; bueno, es que el grupo es magnífico. Se trata de una de las grandes revelaciones de estos últimos años, y demuestra que no todo está perdido.
    En cuanto a Raúl, no me atreveré yo a preguntarle si son sus primas o hay alguna trasacción por medio, pero a mí me da igual: sean lo que sean, sean bienvenidas.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores