martes, 18 de septiembre de 2012

U.S.A. 60's: la serie B (X)


El pop es una hermosa doncella con muchas caras, y el otro día vimos la más rítmica. Hoy nos detendremos en su vertiente melódica, no muy prolífica en los States por el especial carácter de aquel territorio tan agreste. Dos grupos bien representativos de esa facción son los armónicos Beau Brummels y los exquisitos Left Banke… aunque bueno, en realidad ambas bandas son igual de exquisitas, cada una a su modo. 

Los Brummels son de Los Angeles, y eso se nota: aunque sus primeras influencias son claramente británicas (Beatles, Hollies, Searchers y en general los grupos beat que cuidan los juegos vocales), muy pronto quedan afectados por la cercanía radiante de sus conciudadanos Byrds, que comenzaron prácticamente al mismo tiempo que ellos y que también han aprendido de la escuela isleña en sus inicios (ambos grupos surgen a mediados del 64). El grupo se fundamenta en la gran versatilidad de su cantante, Sal Valentino, y su guitarrista Ron Elliott, la base musical del grupo y compositor de la mayor parte del material. 

Poco antes el legendario DJ y productor Tom Donahue había creado en la ciudad una pequeña casa discográfica llamada Autumn Records. Donahue ofrece un contrato a los Brummels y lanza su primer single a finales del 64 con el título “Laugh, laugh” en su cara A, que consiguió un meritorio puesto 15 en la lista nacional. Aunque no es de mis piezas preferidas (a veces da la impresión de que los coros van un tanto atropellados) lanza a los Brummels a la por entonces pequeña élite de las bandas angelinas, lo que implica que pronto tenemos su primer LP: “Introducing The Beau Brummels”. Estamos ante otra de esas rarezas de la época en la que todas las piezas son originales; y contra lo que podría parecer, se notan las influencias pero no hacen fotocopias: la tradición de los grupos vocales blancos se recrea desde una perspectiva muy amplia, que puede recordar en momentos a los Everly Brothers (la misma “Laugh, laugh” o “Just a little”) pasando por el country-pop y el rock and roll light de “ Wait and see” o “I want more loving”, ciertos guiños a los Byrds e incluso alguna pieza beat como “Stick like glue”. En suma, un disco delicioso que se acerca al top-20. Y diez puestos más arriba llegará su segundo single, el “Just a little” que he dicho antes. 

Los Brummels son ya casi estrellas (se les ve en alguna película y series televisivas), y en Agosto del 65 nos entregan su nuevo disco grande: “Volume II”. Sigue fielmente el estilo del anterior, sin apenas variaciones… y quizá ese fue el problema: es igual de bueno, pero los inquietos consumidores de esa época tal vez esperaban una evolución, alguna sorpresa, y no la había. La dictadura de lo inmediato hace que el público les vuelva la espalda y este disco no se acerque ni al top 200 siquiera; lo cual puede resultar casi asombroso, pero refleja muy bien el momento sísmico en el que nos hallamos. Y en una vorágine que se cobra víctimas diariamente, Autumn Records, que había invertido mucho dinero en el disco, cae: su pequeño catálogo es comprado por la Warner. 

Los sellos grandes hacen cosas incomprensibles con mucha frecuencia, y aquí tenemos un ejemplo: Warner decide que los Brummels -una banda de material 100% propio- publiquen un disco de versiones, creyendo que esta es la mejor manera de sacarlos a flote de nuevo. El disco se titula “Beau Brummels ’66”, se publica en Julio, contiene piezas de Beatles, Stones, Byrds, Dylan… y se hunde. Los Brummels han aprendido de todos ellos para desarrollar su propio estilo, pero sus versiones son intrascendentes: no es lo suyo. Y a causa del desastre, algunos músicos se marchan dejando a la banda reducida a trío (Elliott, Valentino y el bajista Ron Meagher). Con esa formación y algunos músicos de estudio se graba “Triangle”, en 1967: un disco soberbio, muy alabado antes y ahora por los comentaristas pero rechazado por el público. Hay un magnífico equilibrio entre las melodías y sus arreglos -con apoyo de instrumentos orquestales- que algunos tildan de psicodélico (yo no veo la psicodelia por ninguna parte, pero en fin), todo ello bañado en un suave tono country que se incrementa en el siguiente y último disco, publicado en 1968: “Bradley’s barn”, donde el trío Brummels ya solo es el dúo original. El círculo se ha completado. 

Y la impresión que nos queda es que tal vez eran demasiado “elegantes” para la época; tanto como el personaje que les inspiró para bautizar al grupo, vamos. Pero su obra perdura en la memoria de algunos aficionados como el que esto suscribe, y aquí les dejo la cara A de su primer single (aunque no sea mi preferida resulta casi obligatorio) acompañada de una muestra del segundo LP, al estilo Byrds, que me gusta más y que también fue un relativo éxito en single. Y queda mucho repertorio de su misma altura o mayor aún. ¿No les apetece un poco de elegancia? 





Left Banke, de Nueva York, es otro de esos grupos que debería haber surgido en la Isla. Su delicadeza y gran formación musical dieron lugar a una nueva etiqueta: “pop barroco”, que en cierto modo es lo que hacían Moody Blues, Procol Harum o los mismos Genesis en sus primeros tiempos. Los dos personajes principales del grupo son el pianista adolescente Michael Brown (su padre es violinista clásico y productor), que compone gran parte del material, y el cantante Steve Martin. De bella voz y coautor de muchas piezas de los Banke, el bueno de Steve es de origen español. Y de pata negra, además: su nombre real es Carmelo Esteban Martin Caro, y para mayor emoción patriótica les diré que su madre, Sarita Heredia, era una cantaora y guitarrista de flamenco almeriense; y su padre, Pedro Martín Caro, representante taurino. ¡Olé! 

La consolidación de los Banke tiene un trasfondo romántico muy curioso: después unas cuantas grabaciones sin éxito entre 1964/65, el grupo se halla al borde de la disolución. Y un día Tom Finn, el bajista, presenta a su novia Renee Fladen al resto del grupo. Bueno, pues se ve que esta chica les causó una fuerte impresión (especialmente a Brown), ya que tres de las futuras grandes canciones del grupo están dedicadas a ella: en Junio del 66 aparece su primer single de esta nueva época, cuya cara A es “Walk away Renee”; en Diciembre el segundo, “Pretty ballerina”; y tras un tercero algo flojito, en Junio del 67 la cara A del cuarto es “She may call you up tonight”. Un poco antes había sido publicado su primer LP, con un título que es la unión de los dos primeros: yo, si fuera Finn, me preocuparía. 

Estas piezas, como la mayoría de la producción de Left Banke, son lo que dije arriba: exquisitas. Con su mezcla de instrumentos clásicos y modernos suenan casi como un grupo de cámara haciendo pop; y sorprendentemente las ventas fueron notables, convirtiendo al grupo en una rareza exótica muy popular en la costa Este aunque el LP no pasó del top 60 (lastrado por el hecho de ser en realidad una casi compilación de los singles, con pocas piezas nuevas). Sin embargo, en el grupo había mal rollo: primero se marcha el guitarrista y luego nuestro amigo español, que es sustituido en algunas grabaciones y giras por un prometedor Steven Tyler (luego en Aerosmith). Mientras, Brown -que ya había grabado a principios del 67 en solitario utilizando el nombre del grupo (el tercer single algo flojito que dije antes)- se cansa de las giras y se va poco antes de que aparezca el segundo y último LP: “The Left Banke too”. Una nueva maravilla, aunque se nota la descomposición del grupo; que se desintegra poco después, aunque ha habido algunas reuniones posteriores en plan nostálgico. 
Hoy en día se les considera una banda de culto, demasiado “amanerada” para los gustos imperantes… pero seguro que ustedes sabrán valorar estas dos joyas que he seleccionado para su disfrute; especialmente “Pretty ballerina”, una de las piezas más hermosas que ha dado el repertorio pop americano en toda su historia.





10 comentarios:

  1. No conozco a ninguna de estas bandas pero me has abierto el apetito de su música, aprovechare para intentar acercarme a ellos.
    Que buena entrada Rick.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí señor, tan buena entrada como era de esperar de usted.
    Sólo conocía a los Brummels, pero no recuerdo que canción era la que me gustaba.
    De todas maneras, que injusta es la historia.

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes de mi ignorancia, Rick, pero juraría que los Brummels me resultan familiares. Aunque no me hagas mucho caso porque quizás me suenan por la colonia ( Brummel, el colonio por antonomasia). Perdona por el desbarre. Después escucho a los Brummels (ahora no puedo por la conexión).
    Ah, otra cosa: me voy unos día a N.Y. Si quieres que te traiga algo (qué sé yo: un cheesecake, una salsa de arándanos, un vinilo que no tengas...) aún estás a tiempo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Dos grupos abducidos por el beat británico aunque zigzageando con las corrientes que has mencionado: Everly Brothers, Byrds quizás Peter, Paul and Mary etc.. .
    Me gusta especialmente el estilo aterciopelado de Left Banke. Los veo más compactos y más creativos que Beau Brummels.
    Quizás podríamos considerarlos como un anticipo del lado más suave del country rock: Flying Burrito Brothers, Poco, Crosby, Still, Nash and Young etc..

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu comentario. Me encanta tu blog, mañana le daré un repaso a fondo y te comentaré. De momento todo lo que publicas me encanta y lo conozco. Nos vemos pronto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Gracias, mister Addison. Estos dos grupos eran muy cuidadosos con las armonías vocales y con los arreglos, algo que hoy en día se respeta poco. Por suerte o por desgracia su discografía es corta, así que espero que no tendrá problemas en echarles un vistazo: yo creo que se lo merecen.



    Muy injusta es la Historia, si. Una dama caprichosa, señor Pez. En cualquier caso, si repasa usted la obra de los Brummels seguro que dará con la pieza que no recuerda. Aunque yo le recomendaría que le echase un vistazo también a los Banke.



    Estimado Caruano: antes de nada muchas gracias por la oferta neoyorkina. En estos momentos no se me ocurre nada en concreto, pero la intención es lo que cuenta.
    La colonia Brummel... Jesús. Años ha que no oía hablar de ella. Era bastante horrible, creo recordar. En cuanto al grupo, es muy agradable; pero yo te recomendaría que no te olvidases de los otros, los Banke: incluso alguien como tú, con gustos un poco distantes al tono general de este tugurio, reconocerás que eran exquisitos.



    En cambio herr doktor los ha pillado al vuelo: "aterciopelados" es una buena descripción. Y además de compactos o creativos, eran muy originales. Es muy raro ver un grupo americano en este estilo.
    Los Brummels en cambio, y aun siendo muy agradables, denotan claramente su procedencia. Y sí, en cierto modo preludian esa escuela del soft country que hizo estragos a partir de finales de la década.



    Bienvenido, mister López. Repase usted lo que quiera, que está en su casa. Y no es necesario que comente, ¿eh? Aquí tenemos barra libre... para eso del comentar, porque las copas se pagan religiosamente. E insisto: muy bueno lo suyo.


    ResponderEliminar
  7. Left Banke, a la segunda escucha me han entrado mejor. Queda realmente bien el teclado en 'Pretty ballerina'.

    Y los Brummels, aunque no tan originales (comparándolos con Left Banke, claro) son más que agradables. 'Don't talk to strangers' también me ha gustado mucho más en la segunda escucha.

    Ah, esta debe ser la dulce musa de Left Banke: http://www.fineprintheroes.com/main.php?g2_view=core.DownloadItem&g2_itemId=1046&g2_serialNumber=3
    Ahora se les entiende.

    ResponderEliminar
  8. Chafardero:
    Esto del pop barroco es algo bastante peliagudo pues puedes hacer el ridículo con bastante facilidad. Los Brummels son buenos,lo que escuché en youtube me ha gustado

    ResponderEliminar
  9. Lamento mi total desconocimiento de ambas bandas.
    Digamos que los Brummels me suenan mas familiares, aunque a los Left Banke esa orquestación mas presente en "Pretty ballerina" los hace en cierta manera más interesantes.
    En ambos casos me sorprende la fidelidad de sonido de los temas que presentaste.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  10. "Pretty ballerina" es una canción preciosa, yerno. Aunque la otra -y otras cuantas de este grupo- no tienen nada que envidiarle.
    Los Brummels, efectivamente, no son tan originales: podríamos considerarlos como unos Byrds de serie B. Pero eso ya es mucho, porque Byrds solo hubo unos.
    Y la dulce musa de Left Banke... tremenda rubia, ¿eh? Pobre Brown: tan jovencito y colgado de la novia de un colega. Mal rollo.



    Tiene usted razón, mr. Chafardero, en el espinoso asunto del pop barroco: muchos grupos acabaron como usted dice. Pero, por su gran calidad o por haber desaparecido "a tiempo", los Banke no cayeron en el espectáculo lamentable en el que han caido otros.
    Y los Brummels, en efecto, son muy agradables: cualquier aficionado a Byrds puede disfrutar de estos, digamos, hermanos pequeños.



    Feliz usted, mister Tiranosauro, que ha descubierto a dos buenos grupos el mismo día. Envidia me da.
    Y sí, los Brummels son una banda más standard que los Banke; en realidad estos últimos son, como dije, una rareza. Una bendita rareza.
    Y en cuanto al sonido,depende de la casa discográfica que a cada grupo le tocó en suerte. Aunque por lo general los equipos de grabación americanos de la época eran bastante buenos de media; mejores que los británicos, eso hay que recvonocerlo.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores