miércoles, 13 de febrero de 2013

1970 (XVI)


Hoy nos toca verificar el estado de salud del folk. Desde que Fairport Convention demostraron que era posible actualizarlo y hacerlo llegar a los oyentes de la época, en estos momentos ya ofrece un buen surtido de opciones: la más tradicionalista -como ellos mismos- o las variadas mixturas que nos presentan los grupos que parten de ese estilo y lo van aliñando con otros -el caso de Pentangle, que comenzaron casi al mismo tiempo y de los que ya hemos hablado también. En 1970 surgen algunas bandas que correrán distinta suerte pero que a mí, tal vez por la dulzura “congénita” que atesora este tipo de sonidos, me encantan casi por igual. Podemos comenzar por dos ilustres fugados de la Fairport y luego, otro día, veremos otras ofertas. 

Sandy Denny abandonó el grupo a finales del 69; pero no por cuestiones relacionadas con el purismo, sino por todo lo contrario: tras haber impuesto esa senda, ella misma comenzó a sentirse incómoda, encorsetada. Había escrito unas cuantas piezas muy personales y deseaba grabarlas ejerciendo un control total sobre el estilo y los arreglos, algo que en la Fairport no le era posible; así que tal vez fuese el momento de dar el salto y revelarse al mundo como cantautora. Sin embargo, quizá porque aún le asustaba un poco el hecho de publicar un disco en solitario, prefirió abrigarse bajo el nombre de una banda. Para ello cuenta con el apoyo de su novio, el guitarrista y cantante Trevor Lucas, a quien acompaña su amigo el batería Gerry Conway: ambos acaban de quedar disponibles tras la extinción de Eclection, un grupo de un solo disco que mereció haber nacido en los States, ya que su estilo folkie americano cuadraba poco con los gustos isleños. Y justo por entonces desaparecen también Poet & The One Man Band, otro grupo de un solo disco, también con aire americano en plan folk rock y más cosas, entretenido pero flojito: de ahí vienen el guitarrista Jerry Donahue y el bajo Pat Donaldson. Así que ya tienen Sandy y su novio el material necesario para crear su proyecto: Fotheringay, el castillo que dio nombre a su primera pieza para la Fairport. 

Una vez más, al igual que en su antigua banda, Sandy nos sorprende con su velocidad: grabado en menos de tres meses, el LP “Fotheringay” llega a las tiendas en Junio del 70. De un total de ocho canciones cuatro son suyas, una de su novio y otra más a medias entre los dos; el disco se completa con tres versiones (una tradicional, otra de Dylan y otra de Gordon Lightfoot, el cantautor canadiense más famoso junto con Leonard Cohen). Como siempre su voz, su manera de interpretar las canciones, sobresale: podría haber sido perfectamente un disco a su nombre; y aunque es innegable que mantiene un tono folk, las piezas ya se pueden encuadrar en ese estilo conocido como “canción de autor”. No sabría destacar unas sobre otras, ya que desde el espléndido arranque con “Nothing more” hasta el cierre con la versión de “Banks of the Nile” (exquisita, aunque un poco larga), la coherencia es total. Como era de esperar, la afición folkie hace los debidos honores a su reina llevándola hasta el top 20, lo cual es mucho si tenemos en cuenta que este tipo de sonidos no suele ser para mayorías. Y todo parecía ir bien hasta que a principios del 71, cuando se hallan planeando la grabación de su segundo disco, Sandy abandona el grupo. La explicación oficial fue que “se hallaban decepcionados por la escasa respuesta comercial”, pero esto no se sostiene. La realidad fue otra: Sandy, envalentonada por las loas (fue declarada “cantante del año” por la prensa musical), decidió seguir su carrera en solitario, como su adorada Joni Mitchell. Aun así, el resto del grupo se lo tomó bastante bien, ya que todos ellos participan en su disco que saldrá a la venta poco después (y todos ellos, antes o después, acabarán pasando por la Fairport). Hace unos años salió a la venta el material que había quedado sin publicar, y con eso queda completa la corta existencia de Fotheringay.

Cuando Sandy abandonó la Fairport, también lo hizo el bajista Ashley Hutchings. Y en su caso fue por dos razones totalmente distintas: tras el accidente de tráfico en el que había muerto Martin Lamble, el joven batería del grupo, Hutchings, conmocionado, se sintió incapaz de seguir bajo la sombra de una banda “marcada por la muerte”. Y por otra parte el nuevo tono que iban a adoptar se alejaba del folk eléctrico tradicional para acercarse al folk rock; tal vez para contrarrestar la pérdida de Sandy, que a partir de entonces sería sustituida por voces masculinas. Así que decidió crear un nuevo grupo que, en muchos aspectos, podríamos considerar como un “clon” del original: Steeleye Span. Lo primero que hizo fue buscar una voz femenina con carácter, con altura, y los hados le pusieron delante a Maddy Prior; cuyo fulgor, con el paso del tiempo, ha llegado a la altura de la mismísima Sandy. Pero no termina ahí la alegría, porque Maddy formaba dúo con Tim Hart cuando fueron “cazados” por Hutchings. Y Tim es un personaje que domina todo tipo de instrumentos de cuerda -acústicos o eléctricos, tanto le da- así como los teclados. Ya tenemos pues a los tres nombres que formarán la base para el arranque de un grupo que acabará siendo tanto o más alabado que la propia Fairport, ya que los folkies más tradicionales suelen inclinarse por la que ellos consideran como “la verdadera banda británica de electric folk” tras la supuesta “traición” del 69/70. Aunque bueno, en esas traiciones acaba cayendo todo el mundo; y los Span, años después, caerán también. Me parece a mí que eso del purismo es un sinvivir… 

Steeleye Span comienza su carrera con una segunda voz, la de Gay Woods, que además toca el arpa. Ella y su marido Terry, que toca la guitarra y varios instrumentos tradicionales de cuerda, se irán pronto; pero su voz se oye -casi siempre haciendo coros- en el primer disco, titulado “Hark! The village wait”, que se publica en el verano de 1970. El material es casi en su totalidad tradicional, y efectivamente suenan a la Fairport. Y al igual que ellos el año anterior, la voz femenina principal es el mayor encanto; aunque se nota una fuerte presencia del bajo y la batería (en esta ocasión llevada casi en su totalidad por Gerry Conway: este hombre está en todas partes). Por lo demás, cualquiera que disfrute con la trilogía del 69 que grabaron Sandy y sus antiguos colegas, disfrutará con este: es una preciosidad, y para mí está a su misma altura. Sin embargo, la escasa promoción que hizo la RCA (uno de esos grandes sellos americanos que en la Isla solían dar palos de ciego, sin mucha convicción) hizo que el disco pasase casi desapercibido. No hay problema: volverán a intentarlo en otro sello. Porque al final, como decía Cela, el que resiste gana. Y ellos demostrarán que esa frase no solamente en aplicable en España, sino en todas partes. Aunque habrá una crisis a finales del año próximo: Ashley Hutchings se desencanta de nuevo ante las intenciones del resto del grupo, que pretende seguir una vía más comercial, y se marcha para crear una nueva banda que, en sus distintas formaciones e incluso con cambios ligeros de nombre, se convertirá en otra clásica: la Albion Band. Es decir, que el señor Hutchings ha sido el responsable de gran parte de la historia del folk eléctrico británico a lo largo de los años.

Como ven, Fairport Convention ha sido una verdadera escuela. Y los alumnos más aventajados llegaron incluso a superarla, a darle otro aire. Pero también hay otros músicos fuera de esa órbita, no tan restringidos por las pautas clásicas y que merecen ser citados: de ellos nos ocuparemos el próximo día. Mientras tanto espero que ustedes estén dándose golpes de pecho en este Miércoles de Ceniza tras los excesos paganos de los últimos días, ya que me temo que hay mucho descreído en este local. Sean buenos. 


14 comentarios:

  1. Hoy, debo confesar, me ha sorprendido, no sé demasiado sobre folk, y (pardiez) desconocía el grupo (bueno, no del todo, rebuscando en la red he reconocido algún tema, pero no los tenía "fichados"). Siempre se aprende algo, hoy me voy con deberes que hacer, y sí, soy ateo tambien...
    Un saludo Mr Rick, yo, esta semana dedicaré mi espacio al rock patrio... espero su visita (no es obligada, aunque bien recibida)
    pd: debo de agradecerle una cosa, viendo las estadisticas de mi blog, muchas de las visitas vienen derivadas de este espacio...gente inteligente pues!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, mister Sebas. El folk, contra lo que pueda parecer, no es un género muy popular en España. Aunque también puede ser que la mayoría de los aficionados a "la música", así, en general, lo son en realidad a géneros muy concretos y pasan de otros. La mayoría de los aficionados al rock duro, por ejemplo, pasaban mucho del folk y el progresivo; y lo mismo ocurría en los otros bandos.

      Ya he visto su tremendo post sobre Lone Star, sí. Una de esas bandas históricas de las que hoy poca gente se acuerda. La memoria histórica, en lo referente a la música rock, o pop, o lo que sea, es otro de los asuntos que en España son poco valorados. En fin, mientras quedemos algunos frikis como los que aquí estamos (o en su blog), contando batallitas, alguna memoria quedará.

      Eliminar
  2. Rick, después me paso para leer con atención ;-)
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, obsequioso Caruano. Casi me duele hacerte sufrir con estos tochos infumables, pero en fin: se ve que te va la marcha.

      Eliminar
  3. También mis conocimientos del folk/rock británico tienden a ser escasos aparte de los temas más conocidos de algunos de estos grupos. Sinceramente, Rick, no tengo muy clara la diferencia entre folk/rock y canción de autor. No sé porque en el ámbito inglés se le da ese nombre a cosas que en el mercado americano pasarían por lo segundo, aunque tampoco es así en todos los casos: Carole King, James Taylor, Carly Simon o Joni Mitchell son al parecer cantautores y Crosby, Still, Nash and Young son considerados de la línea folk/rock quizás más por sus orígenes musicales que por su estilo como grupo.
    Las etiquetas musicales son un lío y cada vez abomino más de ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo con el Doctor!

      Eliminar
    2. Empiezo por la etiquetas, herr doktor: estamos completamente de acuerdo, ya lo sabe. Pero también es cierto que, para quien no conozca un grupo determinado, puede serle útil algún tipo de denominación -aunque no siempre sea exacta- para saber por dónde se anda, más o menos.
      La diferencia entre folk-rock (o electric folk) y la canción de autor, al menos antes, estaba clara: los dos primeros géneros parten de los ritmos y sonidos tradicionales, mientras que el cantautor -que no el cantante folk- traza su propia línea. Dylan o Donovan son buenos ejemplos del salto de un género a otro: comenzaron como cantantes folk urbanos y llegaron a crear su propio estilo. Por tanto, todos los que usted cita son cantautores. Incluidos C, S, N & Y, por mucho que digan: supongo que la razón por la que algunos los meten en el saco del folk rock será la procedencia de David Crosby, porque otra no se la veo.

      Eliminar
    3. Y en efecto, mister Sebas: ya somos tres. Bueno, somos muchos más. El asunto de las etiquetas, ya digo, salvo como una referencia primera para guiarse un poco, no tienen ninguna otra utilidad.

      Eliminar
    4. Bueno Stephen Stills estuvo en Buffalo Springfield y Graham Nash, aunque era un grupo de pop/rock, en The Hollies.

      Eliminar
    5. Justamente Buffalo Springfield es otra de esas bandas que se encasillan en el folk rock y sin explicación aparente. En los Springfield hay dos bases muy definidas: la cara country/autor representada por Stills, y la más rockera y baladista de Neil Young. Hay alguna pieza cercana al folk, pero de ningún modo se aproxima al estilo Byrds. Un buen ejemplo es "For what it's worth", su canción bandera, escrita por Stills y que es definitivamente canción de autor. Pero en fin, ya sabe usted que este tipo de disquisiciones llevaría horas y al final nos quedaríamos como estábamos. Da igual. Y los Hollies pasan del beat al pop psicodélico más o menos cuando se marcha Nash: su fuerte es el juego de voces, y por supuesto al bueno de Gaham se sienta como al dedo su asociación con Stills y Crosby.
      Pero en fin, volvemos a lo mismo: las etiquetas, al menos para iniciarse, son necesarias. Luego ya cada uno clasifica a los grupos como mejor le parece.

      Eliminar
  4. Maravillosa la voz de Sandy, y lo mismo se puede decir de Maddy. Y no entro en disquisiciones etiquetadoras, más que nada porque no domino el tema: sólo preguntarle si sus adorados Jetrho Tull tuvieron algo que ver sentimentalmente con la Maddy, pues a una mente simple como la mía le interesa más saber si hubo tema que si colaboraron en algún tema.

    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se preocupe usted por las disquisiciones etiquetadoras, don Luis: ya las hemos puesto de vuelta y media herr doktor, mister Sebas y yo. En cuanto a los supuestos líos de faldas entre Anderson y Maddy, no me constan. Ian era fan de los Span (las tres acaban en "an". Curioso) desde su primera época en Blackpool, ciudad "casi" natal de uno y la otra. Pero en la época en la que consiguió enchufar al grupo en Chrysalis, nuestro amigo andaba ya en serias relaciones con la secretaria del sello. O sea, que no creo yo...

      Eliminar
  5. Pues la chica esta es uno de los descubrimientos que debo a este blog y muchas alegrías me está dando. Ni que decir tiene que el folk es un sonido más cálido y cercano que otros con los que nos obsequió hace poco. Y los Fairport, que yo conocía de manera muy tangencial, habrá que empezar a tenerlos en cuenta de cara a futuras audiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, señor Chafardero. Supongo que se refiere usted a Sandy Denny, lo cual demuestra su buen gusto. Y si, definitivamente, la Fariport le mola, le recomiendo también a Steeleye Span: como digo arriba, son casi un clon de los otros, y su cantante, Maddy Prior, es otra de esas voces entrañables que solo la Isla puede ofrecer. Por otra parte, los veo un poco más variados -y animados- que la ex banda de Sandy. Pruebe a ver.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores