miércoles, 24 de abril de 2013

España: la travesía del desierto (VI)


Yo creo que con la entrada de hoy será suficiente para cumplimentar la invasión hispanoamericana y empezar con los nuestros, que a fin de cuentas es el objetivo de este culebrón: solo con los grupos mexicanos ya tendríamos para un buen rato, pero únicamente los Teen Tops alcanzaron un éxito masivo aquí. El resto tuvo una publicación discográfica muy fragmentada y por lo general interesaron más a nuestros músicos, para tomar notas, que al gran público. Por otra parte la mayoría carece de un espíritu propio, y a veces resulta difícil distinguir las canciones de unos de las de otros. Así que nos despediremos de ese país citando a los Apson: un grupo muy completo, que tocó muchos palos y mereció más atención de la que tuvo entre nosotros, pero que llegó un poco tarde. 



Los Apson forman parte de una segunda generación de grupos que proceden del norte del país y se van alejando del rock and roll tradicional o integrándolo con nuevos estilos. En 1963, dos años después de su formación, aparece su primer disco grande: “Llegaron los Apson”. Es totalmente instrumental a pesar de que cuentan con dos excelentes vocalistas, pero en ese momento los grupos instrumentales -sobre todo con sonido surf- están de moda en todas partes y su sello discográfico prefiere no arriesgar mucho. Se notan las dudas de una época en la que no está claro por dónde tirar, ya que es un compendio de géneros que van desde el “Twist hawaiano” hasta aproximaciones al blues como “Fumando”. Y aunque no es un gran éxito, los hace suficientemente conocidos como para publicar el segundo ese mismo año: “Bailando y cantando”, que inaugura un enorme reguero de grabaciones en el que se hallan comprendidos prácticamente todos los estilos imaginables, desde Chuck Berry hasta los invasores británicos. Porque esa es otra: los Apson comienzan a trabajar el beat y el rhythm’n’blues isleño casi desde su nacimiento, siendo de los primeros grupos hispanoamericanos que se atreve, y con éxito además: su carrera dura toda la década. Y para que vean lo bien que se desenvuelven con ese material, aquí les dejo “El microscópico bikini”, “Por tu amor” y “Estoy clavado”. No hace falta que les diga cuáles son las originales, ya lo verán. Ah, y fíjense en las letras, que tienen mucha gracia, sobre todo la del bikini: era otro de los puntos fuertes de los Apson... las letras, no el bikini.  






Bajemos de nuevo a Cuba, porque además de los Llopis y algunos solistas hay otra agrupación que también nos invadió con todos los honores: las legendarias Hermanas Benítez, verdaderas precursoras de las Supremes. Comenzaron a mediados de los años 50 y siendo cinco, aunque su formación más popular (sobre todo en España) es la de trío. Al igual que los Llopis, su repertorio es muy amplio y va desde el folclore caribeño hasta versiones de la Motown o la factoría de Phil Spector, pero su popularidad superó con mucho a los abueletes: en 1957 hicieron su primera gira en los States, que las llevó luego a México para, desde ahí, arrasar en prácticamente toda Hispanoamérica y por supuesto España, a donde llegaron a principios de 1960. Durante varios años fueron asíduas de nuestra televisión y de las más famosas salas de baile; su éxito aquí fue de tal calibre que decidieron quedarse a vivir, y aunque su época dorada comenzó a decaer a mediados de los sesenta todavía siguieron actuando casi otros veinte años más. Su canción más recordada es “Corazón de melón”, un hit planetario del calibre de “La Pachanga”, con tantas versiones como ella (procedente de una de las muchas películas mexicanas en las que intervinieron) y que pueden ustedes admirar en Youtube aunque inexplicablemente solo he encontrado una actuación defectuosa de sonido y metraje, además de ser posterior en varios años a su publicación. Y en lo que respecta al material más cercano a los gustos de este tugurio, aquí tienen ustedes dos lindas versiones: “Tú serás mi baby”, que evidentemente corresponde al “Be my baby” de las cósmicas Ronettes, más “Chao, chao”, el equivalente latino de “Downtown”, de la gran señora british Petula Clark. Ninguna de ellas llega a la altura de las originales (eso es imposible), pero dieron pie a algunas señoritas hispanas para hacer sus propias versiones. 





Y el último gran nombre de la invasión hispanoamericana que se me ocurre son los TNT. Son tres hermanos de origen italiano cuya familia se asentó en Uruguay; dan el salto a Argentina a finales de los 50, allí comienzan a grabar una ristra de éxitos que se extiende por toda Sudamérica y en 1962 aterrizan en España. Al igual que pasó con las Hermanas Benítez su popularidad entre nosotros los decide a fijar aquí su residencia, fichan inmediatamente por el sello Belter y llegan a representar a nuestro país en el festival de Eurovisión del 64 con "Caracola", una canción bastante pesadita. Aunque su repertorio, muy amplio, va desde el country hasta las baladas, sus piezas más populares podrían encuadrarse en un pop primitivo que dejó algunos éxitos tan inolvidables como estos dos: “Media novia”, compuesta por el inefable Palito Ortega (un invasor argentino cuyo repertorio no cuadra mucho aquí), que ellos convierten en un rock and roll “de aquella manera”, y el gran cañonazo que aún se oye ahora en algunos programas deportivos o humorísticos titulado “El partido de fútbol”, versión de “La partita di pallone” que hizo Rita Pavone (una de las grandes embajadoras italianas de la canción ye-yé). Tal vez si algún jovenzuelo se ha parado a oir a las Hermanas Benítez y ahora se encuentra con los TNT pensará que chocheo, pero posiblemente los de mi quinta lo agradezcan. Además, ya lo he dicho muchas veces: lo mío es el pop, aunque no lo parezca; el pop es un concepto muy amplio, y esto es Historia pura. 





16 comentarios:

  1. Ya estoy deseando que empiecen las entregas con los grupos españoles. Para ser sincero tengo que decir que hasta la fecha no me sonaban ningúno de los que han ido apareciendo, pero he sido paciente y algo he aprendido que es lo importante.

    Gran trabajo, espero impaciente, Sr. Rick.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya empiezan, mister Antoni. Los grupos que he citado hasta ahora (salvo Llopis y Teen Tops, cuya fama, aunque relativa, fue notable), es verdad que no son muy conocidos aquí, pero dejaron su granito de arena en todo caso. A partir de ahora ya tendrán que seguir los españoles solos. Ya veremos cómo se desenvuelven.

      Eliminar
  2. La primera vez que oigo hablar de estos cracks. Esos Apson me han gustado mucho. Además, me parece que ya sé en quién se fijaron los Straijackets con la versión del "Microscópico bikini". Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es lo que le digo a mister Antoni, que los grupos como Apson no fueron muy populares. Pero ya ve, mister Johnny: esa factoría de versiones llamada Straitjackets forzosamente tenía que rendirles homenaje, ya que el espíritu de esa banda es casi más mexicano que yanqui (no hay más que ver esos disfraces de luchadores que usan). Y le diré que yo prefiero la versión de los Apson: le veo más nervio que a la otra.

      Eliminar
  3. Menudo ramillete de recoleterías nos ha regalado. A los Apson no los conocía pero el bikini microscópico es una delicia. Como el amigo Johnny, tampoco sabía de dónde habían sacado mis idolatrados straitjackets ese tema. Las Benítez me dejan más frío, creo que se les daba mejor los boleros salsa y demás que el pop. Y de TNT ya conocía los temas, que aquí donde me ve seré uno de los pocos seguidores que le quedan al Palito Ortega. Otra cosa es la fama conseguida por el tema de la Pavone, que siempre me ha parecido una chorrada de canción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso estamos, señor Chafardero. Y ya me imaginaba yo que los Straitjackets figuraban en su santuario particular, ya. Pero le digo lo mismo que a mister Johnny: me gusta más la versión de los Apson. A los yanquis, aunque les recnozco sus méritos, a veces los veo demasiado ajustados al patrón original, poco creativos.
      Las Benítez, desde un punto de vista pop, es cierto que no lucen mucho. Pero en fin, había que citarlas. Y los TNT tenían su gracia, de todos modos.

      Eliminar
  4. Parece que estoy –otra vez- en el diván de un loquero, y que –con malas artes- logra retrotraerme a los años de mi primera infancia.

    No recuerdo a los Apson (muy buenos), pero al fin logro saber de dónde sacó Manolo Escobar la idea de su “no me gusta que a los toros te pongas la minifarda”.

    Sí me acuerdo de las Hermanas Benítez. Quizás la memoria me traicione, pero creo que llegaron a ser una especie de personal “de continuidad” en TVE. Por aquel entonces, cuando se interrumpía la emisión (muy a menudo), aparecía un cartel pidiendo disculpas; pero hubo una temporada en que salían artistas –creo que en directo- a entretener mientras se desfacía el entuerto. Me acuerdo con mucho cariño de las Hermanas Benítez y de los H.H. en ese menester.

    Los T.N.T. los recuerdo nebulosamente, y no me gustaban, pero sí la canción de la media novia, que yo conocí por los PyP, unos chicos muy yeyés que, vistos hoy, pudieran parecer de las nuevas generaciones del PP.

    Excelente, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted relájese y disfrute, señor Pez. La vuelta a la infancia, por un ratito, está muy bien, puede ser saludable. Y ahora que dice lo de Manolo Escobar... pues no me extrañaría, oiga. Aunque dudo mucho que el gran Manolo haya oido a los Apson, es posible que el compositor de la "minifarda" (no me voy a poner ahora a buscar quién es) sí los conociese.

      Las Benítez llegaron a ser un cajón de sastre en nuestra raquítica TVE: había metraje de ellas por cientos. Por eso me sorprendió que casi no haya nada en Youtube. No me extrañaría que esas grabaciones se han perdido, como se perdieron otras muchas de aquella época.

      Y los TNT tienen canciones muy agradables, mejorando lo presente. Visto ahora, su repertorio suena infantil... pero hay que recordar en qué época estamos.

      Y muchas gracias por la excelencia. Adulador.

      Eliminar
  5. Todavía estoy bailando con los temas de tu anterior entrada.
    Muy graciosas las Benítez sisters. Aunque no pueden negar la influencia que ejerce sobre ellas, en la manera desgarrada de cantar, artistonas cubanas como Olga Guillot o La Lupe.
    Ya conocía a los TNT pero no me acordaba de ellos (gracias), y su versión de La partita di pallone no está mal, aunque a mí Rita Pavone me inspira más; su tema La partita... tiene mucha tela por donde cortar (siento discrepar con monsieur le Chafardero): es un retrato de una época en la que muchos maridos, con la excusa del fútbol, enriquecían las arcas de los meublés asistiendo a su cita semanal con la "querida" (práctica que no estaba mal vista) o asistiendo a los puticlús (de ahí el floreciente negocio, en la época, de los establecimientos de "gomas y lavajes" ( Serrat en una de sus canciones -que ahora no recuerdo- menciona el tema). O quizá sea mi trastocada mente la que elucubra tanto disparate. Chi lo sa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te quejarás, ¿eh Caruano? Seguro que estos posts te hace ilusión. Como a mí, que estoy disfrutando como un enano al escribirlos. Será la edad.

      Sí, la influencia de la Guillot especialmente se nota en muchas piezas de estas hermanas. Pero es admirable la gran amplitud de repertorio que tenían, superior incluso a los Llopis. De acuerdo con que el pop no era exactamente lo suyo, pero se les reconoce el esfuerzo.

      Y también de acuerdo en que la versión de la alocada Rita tenía más gracia. Aun así, seguro que recuerdas la tremenda fama que tuvieron ellos. ¿La letra? Totalmente de acuerdo: veladamente (o a cara descubierta) esa idea de "la querida" se deja caer con total impunidad. Cualquier mal pensado como tú o yo lo deduciría inmediatamente. De disparate nada.

      Eliminar
  6. Personalmente te diría que no te sientas obligado a marcar los límites de tus gustos musicales. No tienes que demostrar nada a nadie y creo que a estas alturas puedes entrar en cualquier género musical sin enseñar el pasaporte, ni explicar tus razones.
    Han pasado las décadas pero parece que todavía hay cierto complejo de inferioridad a la hora de afrontar la obra de estos grupos primerizos. Es evidente que los originales anglosajones suelen ser mejores que sus copias latinas pero solo por el detalle de depender demasiado de su fidelidad al original. Cuando logran liberarse de esa esclavitud demuestran su categoría.
    Ni idea de los Apston pero ese Microscópico Bikini pasa a mi cancionero poprcockero desde ya.
    las hermanas Benítez son de esos grupos que adquieren más importancia por su capacidad de agitación en aquella primeriza época que por su obra en sí. Siendo agitadoras de aquella cosa ye-ye contribuyeron a su asentamiento y difusión.
    Fantástico y divertido el toque TexMex de los TNT. Palito a pesar de su toque chundachunda también tuvo que ver mucho en el auge y desarrollo del pop en Argentina. Creo que lo suyo no es menos digno que lo que hizo en España Miguel Ríos, en Francia Johnny Haliday o en Italia el gran Celentano o Bobby Solo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, herr doktor, por los ánimos que me da. Que bueno, tampoco es que me esté yo flagelando: simplemente, trato de advertir a los posibles oyentes jóvenes para que no se dejen llevar por prejuicios: estamos en la época que estamos, y hay que saber valorar cada obra en su tiempo. Ese complejo de inferioridad del que usted habla (y que por desgracia es bastante frecuente) no me afecta, puede estar seguro. La edad es lo que tiene, que ya todo te resbala y dices lo que crees que debes decir. Y los que se aburan con esto, que oigan a Megadeth, o lo que les venga en gana.

      Y es cierto también lo de la excesiva fidelidad al original: en parte por presiones de los sellos discográficos, que no se fiaban de la calidad nacional, y en parte -esta vez con todas las de la ley- por un innegable complejo de inferioridad que afectaba a muchos músicos, lo cierto es que gran parte de las versiones de esta época parecían fotocopias. Pero en fin, por algo se empieza.

      Celebro que el microscópico bikini le haya gustado: es una verdadera perita en dulce. ¿A que sí? Y las Benítez, pues bueno, no eran las Ronettes precisamente; pero algo de cierto hay en esa consideración suya sobre la agitación, ya que como dije hubo tras ellas algunas muchachas autóctonas que se lanzaron al ruedo aprovechando su influencia (en modo parecido al de algunos muchachos con el influjo de sus compatriotas los Llopis).

      La "media novia", efectivamente, tiene mucha gracia. Palito pudo haberse implicado un poco más, aunque le reconozco un influjo que sí, que hizo despertar a otros. Pero ese chunda chunda que usted dice es innegable, por desgracia.

      Eliminar
  7. Jaja, muy yeyé todavía, completamente de acuerdo en que el concepto "pop" es muy amplio, yo siempre digo que una vez rotas las fronteras entre Rock, R&B, Soul, melodías vocales... etc, lo que queda siempre es pop, música popular, que pertenece al gran público, con matices teen, o doowop, o rock, o lo que sea.

    No conocía a la Benitez, waw, un quinteto vocal femenino cubano, me han interesado mucho, pero estoy deseando entrar en terrenos patrios.... Pilar García "Mimo", Los gatos negros... bueno, en sus sabias manos lo dejo...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ye yé, pop y lo que haga falta, señor Sebas. Por supuesto, son conceptos muy amplios. Hay mucha chavalería actual que tiene una idea equivocada del pop, creyendo que ese término se usa solamente para definir a la papilla de los 40 Primordiales y demás horrores, pero usted y yo sabemos que eso no es cierto: ya irán aprendiendo, si quieren. Y sino, que se queden en Megadeth (¡mira que les tengo manía!).

      Y ya entramos en terrenos patrios, ya. Espero que lo disfrute.

      Eliminar
  8. En primer lugar felicidades por tu blog, estoy dando un "paseo" por el y creo que voy a estar un buen rato en esta "ruta 60´s". En cuanto a la influencia de grupos "hispanos", entienod que la misma viene basicamente a través de CBS (fontana hasta el año 62) y de Los Llopis con ZAFIRO, al menos en el primer momento. El rock de argentino, con el club del clan y sus miembros (Palito Ortega), que principalmente estaban en RCA no llegan a España hasta el año 62 o como los TNT al firmar con BELTER, pero RCA está más ocupado en las importaciones de Elvis...
    Perdona que me estoy enrollando, lo que quería decir es que en estos influencias iniciales me faltan dos elementos (ambos en CBS - Fontana) LOS CINCO LATINOS con sus armonías vocales muy Doo Wop, y que autores como Mike Rios, Duo Dinámico... reconocen como influencias con sus adaptaciones de Los Platters... y otro un más desconocido BILLY CAFARO que llegó a tener un cierto exito en españa con versiones Personalidad, Pitty pitty o con composicione snuevas MARCIANITA resultab impagable. Perdona por el rollo y un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido, Tú Mismo, y gracias por el comentario. Un comentario bastante tecnico, lo cual me parece muy bien, aunque hay que recordar que el mercado español era ínfimo en lo relativo a las nuevas músicas. Los Llopis, independientemente del sello, fueron los precursores tanto en Hipanoamérica como aquí; luego ya la cosa va un poco a gustos, y Palito nunca fue muy del agrado de los rockeros españoles.

    En cuanto al duduá, totalmente de acuerdo: Los Cinco Latinos son imbatibles, la mayor referencia del género, aunque ese estilo ya se aparta un poco del espíritu de este blog. Y Billy Cafaro, en efecto, es una referencia muy importante en Argentina, pero ya sabes que por esa época en España había unos cuantos nombres que solo conocían los músicos para tomar notas y hacer versiones: a Billy le pasó eso, justamente; aquí solo lo conocían los músicos. No llegó a atener éxito en España.

    Gracias de nuevo por la visita. Saludos.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.