martes, 30 de abril de 2013

España: la travesía del desierto (VII)


Recapitulemos: a finales de los años 50, con el rock and roll triunfando en medio mundo, España es un erial. Solamente una selecta minoría de jóvenes de clase media-alta, con dinero e inquietudes, tiene acceso a una oferta más amplia que los escasos discos que se publican aquí: sus familiares o amigos que viajan a otros países vienen cargados de extrañas grabaciones y revistas encargadas por estos muchachos, que por otra parte pueden ahorrar para comprarse algunos instrumentos decentes. La mayoría de ellos son estudiantes, y precisamente el conjunto musical que ha de quedar como el pionero, el primero de todos los que se lanzaron a esa novedosa aventura ratonera se llama así: Los Estudiantes, un nombre fundamental en nuestra pequeña historia yeyé; y no tanto por sus grabaciones como por la influencia que algunos de sus componentes ejercieron sobre el devenir musical patrio en la década que estaba a punto de comenzar. 

Cuando oigan decir que el primer rockero de España fue Bruno Lomas, o Micky, o Miguel Ríos, no hagan caso: en 1955, mucho antes de que aquí se tuviese noticia de los Llopis, o de que los Teen Tops existiesen, y por supuesto de que cualquiera de los arriba citados pensasen en dedicarse a la música, José Barranco ya daba alaridos y se meneaba como un poseso, al estilo de su adorado Elvis. Aunque aparte de cantar solo tocaba malamente la guitarra acústica, su furia rockera lo lleva ese mismo año a crear un dúo con José Fábregas, un batería que se retira pronto para dar paso a José Gosálvez; en poco tiempo el círculo se amplía hasta llegar a un cuarteto que comienza a actuar en algunas salas de fiestas mientras que Barranco aprende a tocar la guitarra eléctrica… y así llegamos a 1959, año clave en la historia del grupo: consiguen su primer contrato de grabación; pero tan importante como eso fue el hecho de que Gosálvez había dejado la batería poco antes para dedicarse al bajo, ante la llegada de Fernando Árbex. Ya iban unos cuantos cambios de personal y seguirá habiéndolos hasta el final de los Estudiantes, pero esta llegada es un punto y aparte en la historia del grupo. 

Hablar de Fernando Árbex es, sencillamente, hablar de uno de los padres de la música moderna española. Su importancia trasciende la década hasta llegar casi al momento de su muerte, pronto hará diez años... pero no adelantemos acontecimientos: con dieciseis años, Fernando, que además de la guitarra había comenzado poco antes a tocar la batería más o menos en serio, ya tiene la soltura suficiente como para presentarse ante los Estudiantes (que en realidad estaban buscando un bajista) y obligar a Gosálvez a cambiar la batería por el bajo. Y poco después entra su hermano Luis, que junto a Jose Luis Palacios y Barranco forman un trío de guitarras. La participación del quinteto en la película -bastante horrenda y tópica- “Pasa la Tuna” no pasa inadvertida para Ángel Álvarez, que por entonces ya es una autoridad en “Caravana musical” e indirectamente les consigue un contrato con Philips, que publica su primer EP antes de que acabe la década de los 50. En él tenemos “Ready Teddy” y “La Bamba” junto a la instrumental “Woo hoo”, que los Rock-A-Teens habían sacado muy poco antes, y el Romance Anónimo de toda la vida que los hermanos Árbex convierten en “Me enamoré de un ángel”, una balada bastante flojita. He elegido “Ready Teddy” porque está bien hecha y por otra parte revela el inglés macarrónico que manejaba Pepe Barranco y otros muchos cantantes hispanos contemporáneos: 



En 1960 participan en una nueva película: “La corista”, que no recuerdo haber visto pero me temo será un bodrio muy de la época teniendo en cuenta que la tal corista resulta ser Marujita Díaz, y el galán Espartaco Santoni. Aunque bueno, también participan Tip y Coll… No sé... si alguien me la recomienta tal vez la busque. Pero a lo que íbamos: tanto las ventas del disco como las actuaciones son escasas, porque todavía no hay aficionados suficientes; y eso aconseja a los Estudiantes seguir estudiando, por si acaso. Pero a finales del 62 llega el prometedor suceso que hará visibles a unos cuantos grupos incipientes: las famosas matinales del Price. Junto a otros grupos como los Pekenikes, Sonor y demás familia, nuestros amigos se consagran como lo que son: los pioneros. Y en 1963 graban su segundo EP, donde demuestran estar al tanto de la nueva moda que los grupos surf americanos y los Shadows desde la Isla están imponiendo: solo hay un rock and roll, el clásico “It’ll be me” de Jerry Lee Lewis, que abre el disco; la otra, “Guitarra tango”, es de los Shadows. Y la cara B tiene otras dos intrumentales, que además son de cosecha propia: “Una estrella fugaz” y “Colette”. No se puede negar la influencia en ellas de Shadows, Tornados y otros grupos en esa onda (de hecho suenan casi a fotocopias), pero la cosa tiene mérito; oigan si no esta encantadora “estrella fugaz” donde, dejando aparte el arreglo orquestal tan propio de su estilo, se nota que el grupo ha madurado mucho.



Tras la grabación de este disco se marcha Luis Sartorius, que había entrado poco después de la película corista sustituyendo a José Gosálvez. Luis, más interesado por los aspectos técnicos que por la militancia en un grupo, pasa a formar parte del staff artístico de Philips; pero por poco tiempo, ya que la casa Zafiro le ofrece la posibilidad de crear un subsello “moderno” con plenos poderes: nace así Novola, que durante varios años será un referente nacional. Mientras tanto, a principios del 64, el ahora cuarteto graba su último EP, totalmente instrumental, donde ya comienza a notarse la creatividad y el liderazgo de Fernando Árbex: salvo la primera pieza, una versión de “Don Quijote” compuesta por Augusto Algueró y cantada por Rocío Dúrcal en “Rocío de La Mancha” (glub), las demás son suyas. Y estamos ante una banda surf que no tiene nada que envidiar a las americanas, en serio: “Pecosa”, “Poncho” y “La pulga” (que luego, modificada y cantada, será uno de los primeros éxitos de los Brincos) son la mejor demostración. 



En la Semana Santa del 64, poco después de la publicación de este disco, se presenta la desgracia que acabará con el grupo: Luis Árbex, que estaba cumpliendo la mili en la base de Torrejón, muere pocos días después de fracturarse el cráneo al caer de un camión. Aunque su ausencia es rápidamente cubierta por Manolo González, la sensación general es que no se puede seguir adelante sin él. Y el primero que desea abandonar ese reducto de tragedia que ahora son los Estudiantes es su hermando Fernando, que muy poco antes de que el grupo anuncie oficialmente su desaparición recibe una interesante propuesta de Luis Sartorius: tiene en mente la idea de crear la alternativa española a los Beatles, nada menos. Pero a principios de Septiembre de ese año terrible, Luis muere en un accidente de tráfico. Los Estudiantes, definitivamente, ya no existen. Y Fernando Árbex, junto a Manolo González, decide que el mejor homenaje posible a los dos Luises muertos es lanzar cuanto antes esa alternativa a los Beatles; que se llamarán Los Brincos y de los que por supuesto hablaremos cuando toque. En cuanto al indómito Pepe Barranco, que prefiere no participar en ese proyecto, pasa a ocupar el puesto de Juan Pardo en los Pekenikes (Juan será otro de los integrantes de los Brincos) para luego seguir una trayectoria sin brillo pero muy extensa que aún hoy lo mueve a actuar de vez en cuando al frente de un grupo inequívocamente nostálgico: Los Ex-tudiantes. 

Y esta es la azarosa historia del primer grupo español moderno. Tres Eps, doce canciones son todo su legado. Pero su sombra es mucho más amplia que eso: Los Brincos y la enorme influencia que ejercieron en el origen de muchos otros son la prueba. 


16 comentarios:

  1. Aunque reconozco la excelencia de esta entrada –redonda y reveladora, como siempre-, me apetece discrepar en algo, más que nada por tentarle un poco las gónadas.

    Reducir a la escueta frase: “España es un erial”, la situación que se vivía en nuestro país por entonces, es algo muy oportuno para los que tuvimos noticia fresca de cómo era la cosa. Pero alguien con menos de 40 años no puede hacerse a la idea del poder abrumador de la caspa, de las sotanas y de los finos bigotillos.

    Me parece importante recordar que el idioma extranjero que se estudiaba por entonces era el francés, por lo que el perfectísimo inglés macarrónico del señor Barranco tenía su mérito.

    Quisiera disentir más con usted, pero, sabiendo mucho menos, estoy absolutamente de acuerdo con que al señor Fernando Arbex habría que erigirle alguna estatua en algún lugar señero.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, señor Pez, por sus excesivas alabanzas. En cuanto a su observación sobre el erial, estamos de acuerdo. Por eso, cuando inicio esta entrada, lo hago con “recapitulemos”: en el primer capítulo de este culebrón comienzo precisamente hablando de la situación social y política en nuestro país. En cuanto al hecho de que el francés era el idioma imperante en el Bachillerato, eso está contado en el segundo post, el de la radio. Por tanto, no disentimos en nada. Ay señor, qué mal andan de memoria los de Lugo…

      Y estamos de acuerdo también en pedir una estatua para don Fernando Árbex: de Lennon y otros cuantos artistas foráneos las hay en muchos sitios patrios; pero de este insigne español, que yo sepa, ni una. Complejo de inferioridad, otra vez.

      Eliminar

  2. La verdad es que no suenan mal estos Estudiantes, pero tienes razón en que ese Pepe Barranco debería haber hecho un cursillo CCC de inglés antes de meterse a "solista".
    Eres un pozo de sabiduría yeyé (y sospecho que de otras cosas), Rick. Salvo el de Fernando Árbex, el resto de los nombres que mencionas no me suenan. Ni siquiera sabía de Los Estudiantes.
    A pesar de que siempre he tenido alma de cupletista y piernas peludas de corista, no he visto la peli que mencionas, interpretada por Marujita Díaz. Y si tengo que ser sincero, no lo he hecho por miedo. Miedo a que Espartaco y Maruja se me aparezcan en sueños. Aunque algo más horripilante he hecho: fui a ver la última de Terrence Malick. Y están a punto de convencerme para ver la de Isabel Coixet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves, apreciado Caruano: en los colegios de la época el francés era el idioma masivo cuando no el único. De hecho, en unos cuantos colegios religiosos era la única opción. Así les iba a nuestros queridos rockeros. Y que solamente te suene Fernando Árbex no es señal de sabiduría por mi parte sino que a ti te van más otras cosas, así que no me eches flores inmerecidas: cada uno sabe de lo suyo.

      En cuanto a Marujita o Isabel Coixet, no sé cuál de las dos me da más grima: estaré pasado de moda, seguramente. Y del señor Malick no te puedo decir nada porque aún no me he atrevido a ver una sola película suya a pesar de la fama que tiene entre los aficionados.

      Eliminar
  3. Ah, me olvidaba: Me gustan los colores de la foto, casi de paleta impresionista (echándole mucha imaginación), y la cuidada ordenación de los personajes.;)

    Hola, don Pez. No estabas ahí cuando empecé a escribir. Me alegra verte. Yo, desgraciadamente, sí viví el asunto de las sotanas y la caspa y de los palmetazos en los nudillos (hijoputas) que propinaban los maestros de finos bigotillos (hijoputas como mínimo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa foto corresponde al primer EP de los Estudiantes, y su tono es muy típico de las portadas españolas de la época. Otra cosa es la ordenación de los personajes, que a mí me parece un poco injusta: los hermanos Árbex, allá atrás, casi no se ven.
      Y espero que el señor Pez vendrá a saludarte. O tal vez esté un poco molesto porque sigue esperando por tu versión de “All shook up”. Seguimos esperando, amplío. Venga hombre, ponte a ello.

      Ah, los “sistemas de enseñanza” de curas y fachas. He oido casos espeluznantes, de verdad. En los Maristas (al menos los de Lugo) eso no era frecuente, pero puede haber sido pura suerte.

      Eliminar
  4. Primer grupo español "moderno" jaja, no sé si aceptar esa teoría sin mas, pero como lo ha razonado tan bien y sus conocimientos y elocuencia siempre me subyugan, le voy a creer sin mas (es una pequeña broma, ya debe saber que soys de criterio libre y abierto al conocimiento). En cuanto a Fernando Arbex, que decir, puntal indiscutible de nuestro pop, que por cierto, una vez supera la frontera de la versión anglosajona, italiana o francesa, comienza a bifurcarse en un montón de posibilidades muy diversas, a pesar de partir de aquellos grupos que, a priori, podían parecer clónicos. En cualquier caso una edificante e ilustradora lectura, y lo del inglés de Pepe, bueno, eso era muy normal (y pasaba desapercibido) en aquella época, lo peor es que hoy escuchamos maltratar el idioma de Shakespeare impunemente por artista que, supuestamente, se preparan para ello...
    Un saludo y ...buff, como corre usted, algunas semanas se me amontonan los post a leer...pero siempre me recreo en los más interesantes (es el caso) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, señor Sebas: puede usted aceptar la “teoría” tranquilamente porque no lo digo yo, sino todos los estudiosos de la época. Otra cosa es que su reducida discografía haya hecho que mucha gente los olvidase, pero ahí están. Y en efecto, la trayectoria del señor Árbex es muy amplia, desde el pop hasta algunos intentos progresivos de finales de la década con bandas como Alacran o la creación posterior de Barrabas, que acabó siendo el grupo español más exportable.

      En cuanto a la pronunciación inglesa del bueno de Pepe Barranco, es un signo de los tiempos: muchachos que habían estudiado francés en su mayoría y que por imperativo de su afición ratonera se creen obligados a cantar en un idioma que no se esperaban. Imagínese si el rock and roll llega a nacer en Japón, por ejemplo…. Dios mío. Ah, y no voy tan rápido, ¿eh? Me limito a poner un capítulo por semana: así descansamos ustedes y yo.

      Eliminar
  5. Ya esperaba este capitulo como agua de Mayo, Sr.. Rick, la verdad es que sentía mucha curiosidad por saber como empezó todo en nuestro país de charanga y pandereta. Respecto a Los estudiantes tengo que decir que no los conocía de nada, hasta ahora lo más antiguo que conocía eran Los Brincos. Me ha sorprendido el tema "Una estrella fugaz" suena genial, como si los propios Shadows estuvieran detrás de esta maravilla sonora.

    Excelente artículo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ve, don Antonio, que los estudiantes hacían más cosas que estudiar; como ahora, por otra parte. Pero también es normal que no los haya conocido, puesto que su producción discográfica tan escasa como el número de aficionados y por otra parte no hubo reediciones (muy escasas también) hasta muchos años después. En todo caso, me alegro de que le hayan gustado; y por otra parte, ahora ya sabe de dónde vienen los Brincos.

      Eliminar
  6. Los Estudiantes eran alumnos del Colegio de la Sagrada Familia en el centro de Madrid. Los Pekenikes del celebérrimo Instituto Ramiro de Maeztu que debía ser un auténtico vivero para los jóvenes cachorros de los gerifaltes del régimen ya que allí nació también el célebre equipo de baloncesto que no por casualidad tiene el nombre de este grupo pionero del pop español.
    Aunque respeto tu punto de vista yo tal como et ha dicho Pez Átono tampoco tengo muy claro lo del erial. Había música, siempre ha habido música. Música folklórica, la copla. Música orquestal, también el cuplé. No creo, salvando las distancias, que la situación en España fuera mucho peor que el de las Islas Británicas, no digo Francia e Italia donde había una canción de gran nivel, pero los ingleses tampoco tenían un producto excesivamente digno antes del advenimiento del rock and roll.
    Me gustan los pioneros, los que arriesgan su pellejo cuando todo alrededor parece ir en contra, pero en el caso de Los Estudiantes me gustan especialmente por ser la matriz de dos de los más grandes grupos que hemos tenido en España, Los Brincos y mis siempre admirados, hoy igual que ayer, Los Pekenikes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, herr doktor. Esos colegios tienen mucha historia, y es lógico que por su nivel y ubicación muchos niños ricos hayan estudiado ahí . De todos modos se nota que las familias de algunos musiqueros eran un poco más liberales que la media, ya que por ejemplo el Ramiro de Maeztu tenía fama de avanzado para la época. No es que fuese la Institución Libre de Enseñanza pero vamos, tenían un pase: desde luego, a colegios del Opus Dei no iban.

      En cuanto a lo del erial, me refiero únicamente a la música “moderna”, que es la que, para bien o para mal, es objeto de conversaciones en este tugurio. Por supuesto que había música, como en cualquier otro país, pero ya sabe usted de lo que hablo. Y en ese sentido, los isleños nos llevaban ventaja: el blues por ejemplo, que en España fue y ha sido siempre minoritario, ya tenía unos buenos representantes a mediados de los años 50, no hay más que recordar las agrupaciones de Alexis Korner y Cyril Davies; el skiffle (una variante del country) es de esa misma época; y en cuanto al rock and roll podemos recordar a Tommy Steele o Vince Taylor, que ya daban guerra en el 56-57, y a Johnny Kidd, que vino luego. Por no mencionar que los futuros Beatles andaban en esa onda más o menos por la misma época. En resumen: para 1959, que es cuando los Estudiantes graban el primer disco de rock and roll en España, ya tenían los isleños mucho camino andado.

      Y en cuanto a los Brincos y los Pekenikes, creo que son mis dos grupos pioneros preferidos. Aunque sean muy distintos, tienen algo en común: ese tono español del que otros escapaban y que ellos supieron dignificar.

      Eliminar
  7. Yo los conocía como precursores, pero ahora que oigo los temas que nos ha regalado creo que nunca los escuché. El de estrella fugaz es muy bueno aunque lastrado por la orquestación, y el de Poncho un diez. Algo normal, estando por medio Arbex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, señor Chafardero, es que fueron un grupo minoritario por los condicionantes de la época. Pero da gusto oirlos ahora y comprobar que, sin ser unos genios, tenían un buen nivel. Y sí, aquellas piezas en las que interviene el legendario Fernando Árbex parece que tienen ángel. Un nombre imprescindoble en la historia musical española, sin la menor duda.

      Eliminar
  8. yo he visto la pelicula "la corista" de marujita diaz y esta muy bien, me gusto mucho y la recomiendo. Una obra maestra de la epoca., sale tip y coll, José María Elorrieta, Guadalupe Muñoz Sampedro, etc


    os dejo http://www.youtube.com/watch?v=aADmaN0kNQw el video de la tarantula no sea que os pique


    un video de la peli la corista http://www.youtube.com/watch?v=3v7vWKY_rGU

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, don Juan, por sus amables indicaciones. Yo la verdad es que, aunque lo mío es el pop, no soy muy fan de las actrices femeninas de la época. Pero de todos modos le echaré un vistazo al asunto.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores