lunes, 1 de diciembre de 2014

España: ascensión y caída (VI)



De las tres voces más destacadas en los años 60 nos queda por recordar a Micky, que comenzó su carrera en la misma época que Miguel Ríos y Bruno Lomas pero que seguirá al frente de su grupo, Los Tonys, justo hasta que la década termine. Sin embargo esa es una imagen dudosa, ya que sin discutir la calidad que puedan tener los músicos que le acompañan, está claro desde hace tiempo que el gancho es su cantante. Y lo es por las mismas razones que Bruno con los Rockeros, por su poder escénico; aunque en el caso de Micky, mucho más cercano al beat que al rock and roll, ese poder no radica en su voz sino en sus movimientos espasmódicos: recuerden, estamos ante el hombre de goma. 

Nos habíamos quedado en 1965, que resultó ser uno de sus años más recordados gracias a “Megatón ye-ye”: tanto la película como su banda sonora fueron una revolución en la época, y también la prueba de que el salto de la rancia Zafiro al subsello yeyé Novola les había sentado muy bien, dándoles la oportunidad de demostrar su verdadero nivel. Hay que recordar que su producción discográfica era muy irregular desde el principio de su carrera: Zafiro, que los fichó sin mucha convicción, los había estado utilizando para grabar cualquier tipo de “cosa” que estuviese de moda, y sus seguidores lo eran más por sus actuaciones que por sus discos. Pero la mayor parte de la banda sonora de esa película es obra de Micky y sus socios, lo cual les da una baza muy poderosa para que Novola decida situarlos a la altura de Brincos o Relámpagos y permitir que sigan decidiendo su repertorio. Un repertorio que de todos modos ha de ir actualizándose, ya que los dos estilos tradicionales en este tipo de grupos -el beat y las piezas instrumentales- comienzan a pasar de moda en la Isla, que es su principal referencia. 

Nuestro amigo decide abrazar al pop con todas sus fuerzas. Lo cual nos parece muy bien, pero tiene una dificultad añadida: en ese género, la frontera entre las buenas canciones y las horteradas es muy fina. Y cuando en 1966 llega a las tiendas el primer disco de los “nuevos” Micky y los Tonys, la sensación es desconcertante: la pieza principal, “No sé nadar”, es una canción al más puro estilo veraniego -de hecho se convierte en la canción del verano. Ya antes habían publicado alguna un tanto festiva de más, pero quedamos en que ahora tienen plena libertad para grabar lo que quieran… así que hemos de suponer que esto es lo que quieren. Novola está encantada, claro, porque el disco llega cómodamente al top 5. Y más encantada va a estar con el que sigue a este: en la cara A tenemos “La gallina”; en la B “¡Guau! Ladrido de perro cuando ladra”. De aquel beat tan marchoso que les proporcionó un grupo de seguidores no muy grande pero fiel pasamos a un estilo facilón mucho más rentable, lo cual implica que aquellos fans de los primeros tiempos serán sustituidos por un número mayor de clientes menos selectivos. Que conste que esas canciones tienen un punto “ácrata”, que hay un tono de coña muy saludable y que para seriedad ya nos espera el progresivo, dentro de un tiempo; pero hay términos medios, no era necesario irse al otro extremo. Sin embargo, parece que comienzan a mejorar a fin de año con la publicación de un Ep en el cual viene contenida la tremendamente british “Up and down”, la mejor de esa época con mucha diferencia. Así que tendré que estirarme: he aquí las dos caras A que lanzaron definitivamente al estrellato a estos muchachos y la otra, ese guiño al pasado que los redime. 





En 1967 la figura de Micky comienza a tener vida propia al margen del grupo: fichado por la cadena SER pasa a dirigir y presentar el programa de novedades musicales “Windy Club”, que será Premio Ondas al año siguiente. Pero también participa con los Tonys en “Codo con codo”, una película junto a Bruno Lomas y Massiel que muchos ven como una continuación de “Megatón ye ye” (no me parece para tanto, pero en fin). Desde luego la calidad musical de la banda sonora es muy inferior, y las piezas que corren a cargo de Bruno es mejor olvidarlas; pero en el caso de Micky hay que reconocer que tanto él como su grupo quedan bastante bien, ya que además de “No sé nadar” se rescata “Up and down”, y entre las novedades de este año se incluyen dos canciones que proceden de un reciente EP en el que nuestros amigos demuestran estar al tanto de los tendencias isleñas más recientes: “No se puede ser vago”, con una marchita pop y arreglos casi victorianos que por momentos me recuerdan vagamente a los Kinks, y sobre todo “El problema de mis pelos”, que a medio camino nos asombra con una guitarra psicodélica grabada al revés, un truco desconocido hasta la fecha en España. He aquí ambas: 




Cada día que pasa aumenta la distancia entre Micky y Los Tonys; tanto los ensayos como las actuaciones son cada vez más esporádicos, y el resultado es que entre 1968 y 1970 publican únicamente cuatro singles. Micky, además de su trabajo en la radio, participa en una nueva película, esta vez junto a Julio Iglesias: “La vida sigue igual”, cómo no -que por cierto, Tony del Corral pronto pasará a tocar la guitarra en la banda de Julio. Y de aquellos cuatro singles, tal vez el más equilibrado sea el que se publica en 1969 y que muchos seguidores consideran el último, ya que la despedida oficial del año siguiente es un churro con pretensiones orquestales grabado cuando el grupo ya solo existía en los papeles. Por tanto nos quedaremos con ese último detalle de calidad: la cara A es “Sueños, piedras y amor”, que a pesar de su título en español va cantada en inglés y tiene un leve toque de soul garajero; la B es “Buribú”, que al final fue la más famosa tal vez por su letra, entendible para el común de los españolitos, en la que Micky se despide de una novia un poco boba en un tono bastante chuleta. La canción está bien hecha y vale la pena, así que ya digo: haremos caso al club de fans y también nosotros despediremos a nuestros amigos con este single. 




Aquí termina la historia de uno de los conjuntos madrileños de la primera generación y comienza la de una carrera en solitario, la de Micky, que con grandes altibajos duró unos cuantos años y cuyo contenido no cuadra mucho con los de este tugurio. En todo caso, hay que reconocerle su desenfado y su gran vocación: aún hoy aparece de vez en cuando haciendo bolos al frente de algún grupillo y cantando su repertorio más “travieso” para alegría de mitómanos y demás fans irreductibles en general. 


18 comentarios:

  1. Coincido en prácticamente todo lo que comentas. He seguido a Micky y los Tonys en todo su recorrido, apreciando sus mejores temas y en los más flojos, al menos hay que reconocerles el punto de guasa sana. Micky se nota que estaba al día, no solo por lo que cantaba, si no por su programa de radio Windy Club; aquello era una tabla de salvación en los tiempos que corrían. Era difícil oír en la radio a los R. Stones, Kinks e incluso grupos americanos como The Doors.
    Me ha gustado la selección variada que has hecho con distintos altibajos de su carrera.
    Otros temas que me parecen dignos de mención: Jabón de Azufre. Sospecha(versión de Doc Pomus), I am over, Tu serás muy felíz, Ya no estás... en fin, que tienen muy buenos temas en su discografía, con otros que no lo son tanto.

    Un buen grupo que merece ocupar un sitio importante en este panorama que tan bien describes.

    Saludosssssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El punto de coña se agradecía en aquellos tiempos, pero además es cierto que Micky sabía llevar ese tono a todas partes: precisamente, ya que hablamos de "Windy Club", recordaré siempre la definición que hizo de la portada del "Electric Ladyland" de Hendrix; vino a decir, más o menos, que "tal vez no veamos esta portada aquí, ya que en ella se puede admirar a un grupo de señoritas carentes de todo vestuario". Y en efecto, la portada en España salió en un blanco inmaculado; como la yanki, por otra parte.

      "Jabón de azufre"y "I am over" están a su disposición en la primera parte de la historia de los Tonys. Las demás también son muy buenas, pero no hay espacio para todo.

      Eliminar
  2. Sorprendente historia la de Micky. Tengo que reconocer que no sabía nada de nada de su trayectoria en los sesenta, sólo lo conocía por su etapa setentera, por sus apariciones en televisión y todas aquellas canciones simples y pegadizas de la época, reconozco que entonces no me llamaba mucho la atención
    Me ha gustado especialmente "No se puede ser vago", es un tema que me gustaba mucho de niño pero desconocía que era de Micky y los Tonys, ya no me acordaba de esa canción y ha sido como rescatar un recuerdo olvidado en el fondo de mi memoria.Muy bonito. Ahora, gracias a este post siento un poco mas de admiración por el personaje.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorprendente no sé, pero divertida sí que es, como el personaje. Lástima que luego, en su carrera en solitario, nos largase algunas piezas infumables que le darían mucho dinero pero poco prestigio.
      Y celebro que haya redescubierto el "No se puede ser vago", una verdadera delicia.

      Eliminar
  3. Supe de estos tipos a los 8 o 9 años con La Gallina, y me alegro muchísimo de haberlos conocido.

    No tuvieron la difusión de otros grupos, pero la ironía con la que lo acometían todo me conquistó ya de chavalito. ¿Ácratas? Quiero creer que sí. Incluso ahora, escuchando No tengo edad y otras parecidas me parece que están de coña. Tendrían que hacer un dueto con Pablo Carbonel y su Agüita amarilla.

    Además, eran muy buenos cuando hacían algo en serio. Si Micky hubiera vivido en la Isla, tal vez “sería millonario”.

    Buena entrada, Jefe.
    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, más o menos a esa edad me pillaron a mí. Y por supuesto que me alegro mucho, porque demostraban que el buen humor le sienta muy bien a las músicas yeyés. Conste que "La gallina"y ese tipo de cosas no es precisamente mi repertorio rpeferido, pero en fin,. tenían un pase. Como Carbonell, tal vez.

      Saúde.

      Eliminar
  4. Hola Rick:
    A ver si hay suerte que esta mañana no me ha publicado el comentario.
    Pues eso, que de Mcky hay que diferenciar dos épocas, la pre-Megatón Ye-ye y la post-Mergaton Yeye, para mi de lo mejor de la primera mitad de la década, esos ritmos frenéticos y esas canciones llenas de energia, Luego ya perdió bastante fuerza, aunque tiene buenas canciones, además se gano al publico con su simpatia y sobre todo a las mamas de los yeyes por lo formal que era y por llevar los pelos decentes.
    La peli esa de "La vida sigue igual" le tengo ganas, pero la brutal censura que impera en mi casa siempre me la ha vetado, aver si algún diá me rebelo.
    Copio y le doy a publicar por siaca
    Saludos
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, otra víctima de Blogger y sus descuidos... esto va a rachas, y como es gratis no podemos quejarnos.

      Sí, la primera épca de Micky es más beat/garaje, como la de casi todos los grupos en aquel momento. Pero también su época posterior tiene cosas inetersantes. En cuanto a "La vida sigue igual", honradamente, creo que no te pierdes nada. A mí al menos me horroriza.

      Eliminar
  5. Gran entrada, Rick, siempre con el descomunal estilo que te caracteriza. Un placer saber más de aquellos tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mister Alex, pero no es para tanto. Más importante es siempre la música que lo que se diga de ella, porque cada uno tiene su propio criterio. .

      Eliminar
  6. No estoy de acuerdo en calificar de intrascendente las mejores canciones de MIcky y Los Tonys que son las cantadas en español, en beneficio de esas pretenciosas canciones en inglés que suenan a copia barata de lo que molaba por allá en aquellas canciones.
    Lo siento pero no, este grupo será recordado por "La gallina", por "No sé nadar" o por "No se puede ser vago", por "Buribú" y lo cantado en inglés es un gesto a la galería y más parece una bagatela para darse caché y demostrar que estaban en la buena onda.
    El pop no es más importante por parecer más serio como no lo es ninguna música. El beat británico estaba repleto de canciones humorísticas por parte de los Herman Hermits, Gerry and The Peacemakers de cualquier otro grupo y por supuesto de The Kinks que lo llevaron a la cumbre.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmmm... si he dado la impresión de considerar como "intrascendentes" algunas piezas de Micky y los Tonys, conste que se trataría solo de "La gallina" y "No sé nadar": las demás creo haberlas alabado. Por otra parte, solo dos canciones de las aquí expuestas están en inglés. "Up and down", en su año, me parece muy buena, y "Sueños, piedras y amor" también, aunque ni mejor ni peor que las otras.
      El pop NUNCA ha de parecer importante. Eso es para el rock, siempre necesitado de profetas.
      En cualquier caso, vuelvo a lo de siempre: a los poppies las letras -buenas o malas- nos traen sin cuidado.

      Eliminar
  7. Creo que ya comenté por aquí que a mí este hombre nunca me ha hecho gracia. Mejor dicho, va de gracioso sin serlo, y su forma de actuar me produce vergüenza ajena. Buen ejemplo es el engendro de Codo con codo, que dejando aparte las canciones, es malo con avaricia.
    Las canciones sí que tienen cierta ironía y se agradece, pero mejor oír el disco nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo que el personaje no le haga mucha gracia, mister Chafardero, pero algunas canciones son realmente buenas. Y al final eso es lo que queda, porque los meneos son cosa de otro tiempo.

      Eliminar
  8. Algunos temas de Micky y Los Tonys me gustaban de esos que has puesto, los relaciono bastante con los discos de mi familia. Me gustaba mucho "El chico de la armónica", aunque creo que fue posterior. Un placer ilustrarme en este artículo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenían algunas canciones realmente buenas, aun admitiendo que los grupos españoles de la época no daban para mucho. Y "El chico de la armónica" ya es efectivamente de su carrera en solitario: fue uno de sus mayores éxitos, compuesto por Fernando Árbex y que incluso llegó a aparecer en algunos paises cantada en inglés.
      Y gracias por la visita.

      Eliminar
  9. Muy interesante tu entrada Rick, a Micky hace una barbaridad de años que no me acordaba de el, en su época recuerdo haberlo visto en televisión y aunque en los temas que has puesto me he perdido del todo, está bien retroceder y hacer que vuelvan a sonar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Lady Jane. El bueno de Micky parece haber pasado al olvido, y sin embargo hay muchos fans jóvenes que aún hoy lo adoran. Su obra, como la mayoría de los músicos españoles de los años 60, es muy irregular, pero unas cuantas canciones con su grupo, especialmente las que están contenidas en "Megatón Yeye", son dignas de rescatarse.

    Y felices fiestas.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.