sábado, 28 de marzo de 2015

España: ascensión y caída (XIX)


Siguiendo con la cuadra Hispavox, hoy tenemos aquí a dos grupos que resumen muy bien la filosofía del sello: calidad y comercialidad. La calidad en estos casos suele ser meramente técnica, con juegos de voces muy trabajados y un apoyo instrumental impecable; pero han dejado unas cuantas canciones que no tienen por qué perderse, desde luego mejores que el desastre chicle pop en el que cayeron gran parte de los grupos de consumo masivo a finales de la década. Por otra parte, gracias a la poderosa infraestructura del sello, no importó que ambos fuesen de provincias. Se trata de los granadinos Ángeles y los bilbaínos Mitos. 



Los Ángeles son la actualización, en 1966, de los Ángeles Azules, un grupo creado en 1963 por Julián Granados entre otros y que se dedica a hacer versiones de piezas beat. Pero Julián es tentando por los Brisks, un grupo de Ceuta con mejores perspectivas, y la voz queda a cargo de su batería, Alfonso “Poncho” González, que además se convierte en el líder del grupo. Viene luego una época en seco causada por la mili, que se los lleva a casi todos, y a la vuelta algunos deciden abandonar la profesión. Poncho decide seguir adelante y reorganiza el grupo junto al bajista Paco Quero y los guitarras Carlos Álvarez (solista) y Agustín Rodríguez (rítmica); todos ellos tienen buena voz y saben hacer coros (aunque por desgracia Paco y Agustín aún no han hecho la mili). Poncho decide que deben abandonar Granada y subir a Madrid, donde consiguen algunas actuaciones; entre el público vemos a un pekenike, Alfonso Sáinz, que les promete hablar con Rafael Trabuchelli para que les haga una prueba, y a principios de 1967 se publica el primer single de los Ángeles. Durante ese año publicarán un total de cinco, más un LP que, como suele suceder en esa época no es más que una reunión de los singles pero que demuestra la tremenda popularidad que consiguieron desde el principio de su carrera. Y aunque han comenzado haciendo versiones, dentro de poco tendrán su propio repertorio, generalmente escrito por Poncho. De ese primer año, la canción más recordada es 98.6, versión de la que había hecho Keith poco antes y que superan porque su juego de voces a lo Beach Boys es imbatible; vamos, que cantan como los Ángeles. 

Siguen imparables entre 1968 y 69: además de grandes cañonazos como “Mañana mañana”, el mayor éxito de su carrera –compuesta por dos profesionales británicos- o “Dime, dime” (Amen Corner: “Bend me shape me”), participan en la legendaria “Un dos tres, al escondite inglés” y la no tanto “A 45 revoluciones por minuto”. Pero no todo iba a ser buenas noticias: Paco y Agustín, a la mili; son sustituidos por Santiago Villaseñor (ex Buitres) y Pepe Robles, cuya escaso pedigrí solo incluye algunos grupos amateur. Pronto vemos que el tal Robles debe de ser muy bueno: también compone algunas piezas, es tan hábil con el bajo como con la guitarra, tiene una voz muy andaluza y bien modulada… y cuando se marcha de los Ángeles tendrá ayuda de Trabuchelli para crear los Módulos, uno de los escasos grupos españoles undergound/progresivos que consiguió ventas decentes. Mientras, los de las voces angelicales llegan a 1970 con otro éxito tremebundo: “Mónica”, compuesta por Poncho. A partir de entonces su sonido se acerca al folk y combaten el decaimiento en las listas de éxitos con un inagotable programa de actuaciones que los mantiene hasta 1976: en un accidente de tráfico (la otra peste negra de los músicos nacionales por entonces, junto a la mili) mueren Poncho y José Luis Avellaneda (que había sustituido dos años antes a Agustín), y Carlos Álvarez resulta herido grave. Abajo les he dejado unas muestras de su estilo, comercial pero exquisito, con aquel juego de voces que nadie más ha conseguido; ah, y con alguna sorpresa por medio: “Déjame pensar en ti”, del 71, podría haber sido un éxito si la publicasen los Tequila años después. 



Los Mitos, de Bilbao, no llegan a tanta altura, pero también son buenos con las voces: era una de las obsesiones de Rafael Trabuchelli, ya que, sobre todo en el pop, la voz y la línea melódica suelen ser primordiales. Proceden de la fusión de los Famélicos y los Espectros, dos pequeños grupos sin discografía, y en 1968 consiguen un contrato con Hispavox. Tras unos cuantos bailes de personal, el cantante será José Santisteban; la guitarra rítmica y los teclados van a cargo de Carlos Zubiaga; José Millan es el solista, Oscar Matías el bajo y Paco García como batería. Gran parte de su repertorio es propio, generalmente compuesto por Carlos, Óscar y José; aunque a petición de los dos primeros -que hoy en día no se llevan del todo bien con el tercero- hay que aclarar que la mayor parte de las piezas más famosas son de ellos dos. Cierto: suya es “Cuando vuelvas”, el debut de los Mitos, que ya consigue un éxito notable con su cadencia melodramática pero realzada por ese juego de voces que también recuerda a los Beach Boys, apoyados por los legendarios violines y trompetas marca Hispavox. Por otra parte tuvieron el detalle de darle valor también a la cara B, ocupada por “Coge mi mano”, una canción “alegre y festiva”, como se decía antes, que acabó oyéndose en las radios tanto como la A. Ese single fue seguido por la tremebunda “Cantemos así (Aleluya)”, una especie de gospel pop o algo así en la que una vez más las contundentes trompetas Hispavox le dan un tono entre heroico y celestial a la pieza. Ah, y tan mala no debía de ser, en vista de que el reverenciado Iván Zuleta también incluye a los Mitos en su película “Un dos tres…” cantándola. 

1969 es su segundo y último año triunfal, gracias a la publicación de “Es muy fácil”. Se trata de una canción del estilo “todo el mundo es bueno”, con su estribillo y coros tan de cantar en excursiones y demás encuentros festivos. Fue su single más vendido, pero tras un cuarto disco un poco más flojo llega una noticia muy de la época: José Santisteban abandona el grupo para seguir una carrera en solitario bajo el nombre artístico de Tony Landa. Como ya he dicho otras veces, el final de la década es un río revuelto en el que los sellos discográficos pescan las mejores voces porque no confían en la capacidad de supervivencia de los grupos y porque son mucho más manejables. A partir de ahí los Mitos subsistirán durante otros cuatro o cinco años con más pena que gloria; con frecuencia se les compara con Fórmula V o los Diablos, lo cual tal vez sea aceptable en esa segunda época pero un tanto injusto en la primera porque tanto su repertorio como su nivel técnico eran más cuidados. En el paquetillo adjunto (y en compañía de los Ángeles) podrán oír ustedes sus cuatro primeras canciones: no hay mucho más donde elegir. 

El segundo quinquenio de los años 60 comienza a adquirir una velocidad vertiginosa: entre 1967 y 68 está surgiendo la tercera oleada de grupos, en un número que se cuenta por centenas. El soul, la psicodelia, el pop, cualquier estilo imaginable tiene sus seguidores y en consecuencia sus intérpretes. Vamos, que la cosa se anima. Ya lo iremos viendo, a pesar de Divshare y el gripazo criminal que me ha tenido postrado. 


12 comentarios:

  1. Los Ángeles forman parte de eso tan manido de “la banda sonora de mi vida”. Lo que no recordaba es de su cuidada producción. De todas maneras, muy buenos; y aún oigo de vez en cuando 98.6 con placer.
    Si mi memoria no me falla, es posible que el mismo año -o el siguiente- que actuó Alpuente en Lugo (¿con los Kwai?), fue cuando les tiraron huevos a Tequila; quienes no eran precisamente malos, pero eran demasiado guapitos para nosotros los montañeses lucenses. Y sí, creo que “Déjame pensar en ti” pudiera encajar muy bien con su estilo.

    Los Mitos no me acompañaron tanto como los Ángeles, y siguen sin decirme mucho hoy en día. Yo me lo pierdo.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo el mundo recuerda 98.6 como la primera y la más famosa de los Ángeles; la primera sí lo fue, pero tuvieron unas cuantas de ese calibre en las listas. Y en cuanto a Tequila...hombrepordiós, ¡cómo se les ocurre ir a actuar a un sitio tan recio y varonil como Lugo! Si es que luego pasan las desgracias y la gente no se explica el porqué...

      Los Mitos, bueno, son un pequeño detalle de dos años como mucho, pero no está de más citarlos.

      Eliminar
  2. Los Ángeles si que entraron en nuestro mundo "guatequeril" por derecho propio, con canciones como Mañana, Mañana; 98.6; Mónica y otras. Su juego de voces marcó época y siguen siendo un grupo de referencia en Granada aún hoy.

    A Los Mitos no les presté mucha atención; nunca entraron en nuestro círculo por aquella época.

    Gracias por el paquetito.

    Saludossssssssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, mister Babelain: de la historia musical granaína son de los más granado... con permiso de Miguel Rivers, claro. Y los Mitos, ya digo, no es que sean un gran nombre, pero en fin...

      Eliminar
  3. Hola Rick:
    Pues parece que esta serie entra de lleno en el capítulo de grupos serios (en el buen sentido de la palabra), mas los Angeles que los Mitos.
    Los Angeles con muchas muy buenas canciones, todas muy cuidadas, y los Mitos, a pesar de su exito de "Es muy Facil", creo tienen canciones mejores.
    Un par de grupos imprescindibles del final de la movida ye-yé.
    Saludos
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tal vez la palabra "serios" sea la más ajustada aquí, si la tomamos como "producto muy bien producido y presentado": eso eran realmente. Los Mitos, aparte de las cuatro canciones que he metido, la verdad es que poco más tienen de interés.

      Eliminar
  4. Yo de crío le tenía manía a Los Ángeles los asociaba ala onda chicle Diablos y Formula V, el tiempo, desde hace pocos años, ha desmentido mis prejuicios al menos en lo relativo a su primera época en 1967 cuando publicaron esa estupenda 98.6.
    Recuerdo algo a Los Mitos fundamentalmente por su tema estrella "Es muy fácil" que luego reivindicarían con otras viejas canciones Siniestro Total en un disco estupendo titulado Cultura Popular.
    https://www.youtube.com/watch?v=qncRxo4XUIg
    También recuerdo que al oír no hace mucho el "Cantemos así" pensé que parecía un tema de los Bravos muy propio por tanto para su cantante, Mike Kennedy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede negar que los últimos años de los Ángeles son bastante patateros, pero sus primeros discos eran muy decentes. Y en cuanto a los Mitos, hay que reconocer que Siniestro eran un poco retorcidos: mira que no había grupos para versionar... pero en fin, tienen su coña. Y "Cantemos así", que yo sigo asociando al gospel pop, por decir algo, podría tal vez cuadrar con los Bravos: a fin de cuentas, cualquier cosa podía ser adaptable a la voz de Mike.

      Eliminar
  5. 98.6 es una cumbre del pop, un tema que me embelesa cada vez que lo oigo. Y el resto de temas de los Ángeles son soberbios. Al escuchar hoy a Lori Meyers me vienen sus coterraneos a la memoria.
    Los Mitos me dejan indiferente, esto del soul ibérico no me encaja, aunque sean de Bilbao.
    Y cuide esa gripe, que llega la primavera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en 98.6, mister Chafardero. Y además es de los pocos casos en los que una versión española supera a la oficial, que ya tiene su mérito. Lori Meyers son mejores en conjunto, posiblemente. Pero no tienen su ángel, digamos. Y desde luego, ni de lejos llegan a la fama que tuvieron los Ángeles: nos guste o no, los grupos pop de los últimos años son minoritarios en comparación con aquellos.

      Gracias por lo de la gripe. Creo que he sobrevivido sin grandes secuelas.

      Eliminar
  6. Me gustan especialmente Los Ángeles, de hecho ya han aparecido en Viejo Zapato un par de veces con el tema 98.6 y en otra ocasión con un tema titulado "Sueños" que para mi es perfecto, aunque siempre he tenido la duda de si era original de ellos.
    Respecto a Los Mitos, tengo que decir que no conozco casi nada de ellos ytengo curiosidad por escuchar algo.
    Espero que soluciones pronto la cuestión del reproductor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Ángeles eran un grupo bastante respetable, don Antoni. Tal vez su repertorio fuese un poco flojo, pero sabían defenderlo. En cuanto al reproductor, de momento salgo del paso con los paquetillos. Tal vez siga así, pero de todos modos tengo que actualizar todo lo anterior y aún no he pensado cómo.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.