jueves, 6 de octubre de 2016

1974/75 (III)



La psicodelia, una verdadera revolución artística e incluso social en el segundo quinquenio de la década anterior, afectó a todos los estilos musicales pero no duró mucho: entre 1966 y 1969 surgieron cientos de grupos que pasaron pronto al olvido, salvo los que fueron evolucionando hacia otras opciones. En aquella marea destacaron tres nombres isleños fundamentales, que han estado visitándonos con regularidad: Pink Floyd, Family y Traffic. Los Floyd son cada vez más populares, masivos, ya necesitan estadios para desarrollar sus espectáculos; sin embargo a mí me han aburrido, y su “Dark side of the moon” me parece una obra lo suficientemente digna como para abandonar nuestro local con todos los honores. Esto ocurrió en el 73, el mismo año en el que Family se dan de baja tras una corta pero dolorosa decadencia. Y Traffic, que se hallan en una situación parecida, pronto harán lo mismo. Teniendo en cuenta que en este negocio no es frecuente la decencia (poca gente hay que sepa retirarse a tiempo), es una decisión que los honra: ambos grupos podrían haber mantenido la marca comercial durante otros dos o tres años y vivir con holgura, sobre todo en los Estados Unidos. 

Las tres bandas, surgidas en la explosión psych del 67 con unas primeras grabaciones realmente fantásticas, evolucionaron hacia el rock progresivo. Los Floyd encararon la baja de Syd Barrett y el cambio de década buscando un estilo que podía recordar vagamente a sus primeros tiempos pero cargando los tonos en la languidez, con largos desarrollos y sonidos “astrales” que cuadraban muy bien con el ambiente depresivo que siguió a aquella época de las flores. En ese sentido, hay que reconocer que acertaron: una o dos generaciones de fieles se colocaron durante años y años al ritmo de sus melodías somnolientas. Family se fue acercando al hard rock; es un género que puede hacerse muy pesado si no se tienen recursos, pero ellos se reivindicaron con “A song for me”, su tercer disco, a la altura de los anteriores aunque poco tenía que ver con ellos. Por desgracia, su producción posterior no pudo mantener ese nivel aunque en cada uno de sus discos haya dos o tres piezas excelentes. En cuanto a Traffic, su evolución es un poco más complicada: después de su primera época de psicodelia y folk hippie, una mezcla servida a medias entre Winwood y Dave Mason, llegó el enfrentamiento entre ambos, que tras algunas idas y venidas siguieron caminos separados. La segunda fase del grupo, ya bajo el mando de Winwood, comienza en 1970 con “John Barleycorn”, un disco maravilloso que en su conjunto se acerca al r’n’b con tonos de jazz rock aunque la pieza que le da nombre sea una referencia histórica en el mundo folk isleño. Y a partir de ahí, esa fusión de estilos es la que impera en su obra. Una fusión que se ha ido haciendo demasiado densa: sus dos últimos discos (por no hablar del doble directo) se salvan por algunas piezas sueltas, pero el tono general es de aburrimiento. 

Traffic parece haberse quedado sin recursos para levantar el vuelo: al igual que le pasó a Family, en Estados Unidos siguen manteniendo su categoría, pero en la Isla su decadencia es evidente. Por lo general las composiciones son obra de Winwood y Jim Capaldi, el batería: a ambos se les nota cansados. El propio Capaldi es quien ha de mantener el equilibrio en un grupo en el que Winwood sigue sufriendo dolores a causa de aquella peritonitis que supuestamente ya debería estar curada, mientras que Chris Wood se enfrenta a una depresión aguda que no suele responder bien a ciertas sustancias ilegales con las que pretende combatirla. Roger Hawkins y David Hood, los dos miembros de la sección rítmica de Muscle Shoals, deciden marcharse; a continuación se marcha también Rebop, aunque participará en alguna grabación del nuevo y último disco. Como en una premonición, el círculo parece completarse: de nuevo vuelven a ser un trío (Winwood, Capaldi y Wood), aunque necesariamente fichen a un bajista -Rosko Gee- para esa grabación y sus últimas giras. 

Por fin, el disco se publica en otoño del 74 con el título de “When the eagle flies”. Aunque un poco más melódico que los dos anteriores, no es mejor ni peor: “Dream Gerrard”, bastante bien estructurada, podría figurar en cualquiera de ellos (y “Love”, y “Memories of a rock’n’rolla”…). La hermosa tristeza de “Walkin’ in the wind” la convierte en una de las más agradables del disco, y las demás tampoco molestan ni arrebatan. En suma, a mí me parece un disco prescindible, y tanto en su país como en el resto de Europa fuimos pocos los que lo compramos, más por fidelidad que por otra cosa; pero en Estados Unidos volvieron a triunfar, alcanzando el top 10. Y allá se marchan a cumplir con una nueva gira, que será la última: los dolores recurrentes de Winwood, la actitud errática de Wood y el hastío general causan la liquidación del grupo, que a duras penas completa sus últimas actuaciones. Tal vez deberían haber tomado un tiempo para reorganizarse y volver a la carga, porque talla técnica tenían de sobra, pero la decisión fue inapelable. En 1975, Traffic ya no existían. 

Winwood siguió luego una carrera en solitario discreta con algunos momentos de categoría, al igual que Capaldi: en ambos casos sus dos primeros discos son realmente valiosos. Wood, tras un verdadero calvario personal (tanto físico como anímico), murió en el 83; pocos meses antes había muerto Reebop, que junto a Rosko se había mudado a CAN tras la desaparición de Traffic. En definitiva, esta es la corta y triste estela de una de aquellas bandas mitológicas que surgieron en la edad de oro de la música popular en la Isla. Su desaparición, junto a otras cuantas que ya hemos visto -y alguna más que veremos- indica claramente el fin de una era: dentro de poco, solo nos quedará la nostalgia.

10 comentarios:

  1. Has tocado tes grupos de los que fui (Pink Floyd) y sigo siendo (Traffic y Family) fan irredento. Desde "The Wall" no puedo con los de Waters & cia, antes, he de reconocer, que me entusiasmaron (sus "The Piper at the gates of dawn" y "Meddle" los tengo dentro de mi ADN) Family no tiene disco malo (glorioso su "Music in a doll´s house"), solo alguna flojera como "It´s only a movie", y su derrota paralela con Streetwalkers me parece muy válida. Traffic son la niña de mis ojos, de los tres el grupo al que sigo siendo más fiel. Reconozco que su primera época fue imbatible (esos "Mr. Fantasy", "Last Exit" y "John Barleycon Must Die"...), pero en este final de su segunda etapa tan bien que refleja este "When the eagle flies" también encuentro momentos de gran calidad. La fusión de estilos de la que hablas me pareció en todo momento seña de identidad del grupo, algo (hacía mis pinitos escuchando jazz por aquella época)) a lo que desde entonces he tendido.
    Un gran tiempo para el rock en general.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo mi cariño repartido entre Traffic y Family, no sabría decir a cuál de los dos grupos quiero más porque ambos me marcaron. Los Floyd, de todos modos, también tienen algunos discos que me parecen inolvidables, y no solamente en la época de Barrett: ese "More" que citas, o el "Atom heart mother", son históricos. Otra cosa es que luego cada uno tiene su tendencias, claro. En cuanto a la última época de Traffic no niego que tenía una gran altura técnica, pero ya no era aquel grupo arrebatador de sus primeros tiempos.

      Saludos mil

      Eliminar
  2. Hola Rick:
    Con respecto a Pink Floyd, tienen varias etaàs bien diferenciadas, la primera hasta el Ummaguma mas o menos, la del Dark side y la de despues, y parece que a nadie le gustan las tres. No se por que van arrastrando el nombre, me parece mas honesto si cambias de estilo (que todos tienen derecho) cambiar de nombre como han hecho muchas bandas.
    De Family, siempre te he comentado que la voz del Chapman ese se me atraganta y me cuesta digerir sus discos.
    Traffic siempre me han gustado y veo que envejecen bien, este disco en concreto me gusta bastante, tiene mucha vitalidad.
    En fin, seguimos navegando por el mar de los sargazos, a ver como salimos de aquí.
    Un saludote
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, don José:

      Sí es verdad que hay épocas, en los Floyd como en la mayoría de los grupos, pero no creo que fueran tan diferentes como para que tuviesen que cambiar de nombre. A fin de cuentas, salvo por la primera época con Syd, la formación fue luego siempre la misma y lo único que vamos viendo es una evolución; luego ya que nos guste más o menos es otro asunto.

      Lo de Family sí que me parece una pena: sus tres primeros discos, como mínimo, son de lo mejorcito de la música isleña en aquella época. Y en Traffic estamos de acuerdo, aunque ya digo que estos últimos discos me parecen decadentes.

      Y no te preocupes por el mar de los Sargazos: en el próximo puerto nos espera alguien que te cae muy bien, ya lo verás.

      Eliminar
  3. Buen repaso, Rick. Esto parece un curso de la UNED dedicado a la música. Ya hemos comentado algo sobre estos tres grupos en algún post. De Pink Floy me atrae mucho más su primera época, la de Syd Barret. Con Family me pasa lo que a ti, aunque el disco que más oí en aquella época era el A Song for me que me parece un gran disco, además de su más conocido "Music in a doll´s house. Y de Traffc que voy a decir, soy fan del Winwood de toda la vida (tambien del Mason, Capaldi y Wood). Los primeros discos de Traffic (los que cita Javir de Gregorio) son para mi una referencia. Este también lo disfruté, pero habiendo catado los anteriores, me parece que me falta algo. Claro, los tiempos cambian y la música también. Coincido contigo en que el primero de Winwood y el primero de Capaldi fueron dos grandes discos.

    Tres grandes grupos muy bien diseccionados aquí. Siempre se aprenden cosas o se recuerdan otras ya olvidadas.

    Saludossssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mister Bab. Sabía de tu afición preferente por la primera época de los Floyd, aunque insisto en que los tres o cuatro dispos posteriores tampoco son menores. Luego ya, a partir de la cara oscura de la Luna, sí que la cosa se pone más discutible.

      También sabía de tu afición por esos dos discos de Family, que por supuesto no discuto. Pero insisto otra vez: el segundo, "Family entertainment", me parece igual o mejor aún que esos dos, aunque por alguna razón desconocida parece que está un poco olvidado. Yo de ti le daría un repaso. En cuanto a Tarffic.veo que más o menos coincidimos todos.

      Y gracias otra vez por las alabanzas.

      Eliminar
  4. Hola:
    Este es un disco de Traffic que no conocía. Como me ocurre con muchos grupos, con estos no pasé de su primera etapa y la verdad es que me perdí muchas cosas buenas.
    Pero bueno, nunca es tarde, le he dado un repasillo en youtube y me he llevado alguna sorpresa agradable, lo que quiere decir que el disco merece la pena, aunque con tantos estilos mezclados cuesta un pocohacerse con él.
    Y ya que todos hacen referencia a los Floyd, te diré que coincido con Gregorio y que yo también me planto en "The Wall", un álbum nagnífico que ya anunciaba ciertos aires de cambio, pero lo que llegó después no era lo anunciado en el Muro, ni mucho menos.

    Espero nuevas entradas, no quiero perderme nada de lo que en su día no escuché.

    Saludos.
    Antoni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Antoni. Hay que reconocer que Traffic perdió muchos seguidores a partir de su cuarto disco, el "John Barleycorn", y tal vez con un poco de razón porque se hicieron más oscuros. De todos modos, como toda gran banda, incluso en los discos más flojos hay canciones que se salvan, eso es indiscutible.

      En cuanto a los Floyd ya digo, no soy el más indicado para hablar: yo lo dejé después del "Dark side...". Cuando salió "Wish you were here", me resultó tremendamente aburrido, y ahí lo dejé.

      Eliminar
  5. Pues Family y Traffic son bandas que he ido conociendo gracias a tus documentados artículos y reconozco que tienen momentos interesantes. Como bien dices, muchas veces prima más la pasta que el arte, raro es el que cuelga la guitarra cuando no tiene nada que decir.
    Del otro grupo que completa la terna evitaré pronunciarme para no salirme del tiesto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabiendo que este tipo de músicas no es el que más te atrae, me parece muy revelador que Traffic y Family te hayan acabado atrayendo aunque solo sea un poco: eso demuestra su categoría, que estaba muy por encima de estilos y épocas. Y en cuanto a los Floyd, tranquilo: es un grupo bastante controvertido, del que no hay una opinión unánime.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores