miércoles, 15 de febrero de 2017

España 70's: la Tercera Vía, o algo así (VI)

La desaparición de Solera, un cuarteto que se había presentado pocos meses antes como una de las grandes esperanzas de la música española, fue definida por la prensa como resultado de la diferencia de criterio entre sus integrantes, y el camino que siguieron luego demuestra que esa explicación era muy creíble. Cualquiera de nosotros ve lógica la evolución de Solera hacia C,R,A & G, ya que en realidad solo hay cambios de personal y no de estilo; en ese disco, igual de bueno que el anterior, sigue presente la querencia por los juegos de voces al estilo C,S,N & Y, como también la producción de don Rafael y por supuesto las magníficas letras aportadas principalmente por Rodrigo, uno de los mejores letristas españoles. Pero ahora veamos la situación desde la perspectiva de José y Manuel: en lo literario no pueden competir con Rodrigo y Guzmán, su trabajo en Solera fue más técnico que creativo y por lo tanto perdieron el protagonismo. Lo peor de todo es que tal vez hayan tenido ellos la culpa por aceptar una dirección musical con la que no estaban de acuerdo: a estas alturas, el estilo de don Rafael como productor ya comienza a parecerles un poco acartonado, mientras que las querencias vocales yanquis de Rodrigo y Guzmán tampoco van con su estilo, más urbano. Por resumir, digamos que C,S,N & Y tienen poco que ver con Simon & Garfunkel. Pero a los aficionados estas diferencias nos vienen muy bien, ya que así podemos disfrutar de dos maneras de ver el mundo: en 1974 nacen dos maravillas que junto con el disco de Solera forman lo que algunos coleccionistas de la tercera vía llaman “la Santísima Trinidad de Hispavox”: “Señora azul” y “Telaraña”. 

De Rodrigo García y José María Guzmán hice una presentación demasiado escueta al hablar de Solera, y ahora es el momento de ampliarla un poco. Ambos tienen estudios de Conservatorio: Rodrigo como violinista, Guzmán con el violonchelo; pero dejando aparte la titulación oficial, dominan varios instrumentos de cuerda y piano, además de tener buena voz. Rodrigo, nacido en 1947, marcha con sus padres a Colombia en 1964, justo al terminar la carrera, y allí crea uno de los grupos más recordados de la historia de aquel país: los Speakers, que bajo su dirección (era el único con formación musical) comenzaron haciendo beat, pop y rock and roll para rematar su trayectoria en 1968 con “El maravilloso mundo de Ingeson", uno de esos escasos pero encantadores discos de psicodelia hispanoamericana que hoy en día tiene carácter de mito. Poco después vuelve a España y tras hacer la mili comienza su carrera profesional en la banda de Juan Pardo; entra en la plantilla de Hispavox y en 1970 participa en el primer disco de José y Manuel; a continuación en el “S.S.Q.B.M.” de los Pekenikes y en 1972, tras el segundo disco de los hermanos, comienza junto a ellos y Guzmán a preparar el material para Solera (el nombre de ese cuarteto es idea suya, por cierto). En cuanto a Guzmán (1952), comenzó muy joven como músico profesional de acompañamiento (a Micky, entre otros) y entró en la plantilla de Hispavox en 1971, con diecinueve años; ahí conoció a los que pronto iban a ser sus compañeros en Solera. Cuando esa aventura termina, Rodrigo y Guzmán se han hecho amigos y deciden crear un nuevo cuarteto asociándose con otros dos músicos a los que tanto ellos como nosotros ya conocíamos de antes: Adolfo Rodríguez ha sido la primera voz y segunda guitarra de los Íberos hasta el final de ese grupo, mientras que el batería Juan Cánovas viene de los fugaces Franklin.

Contra lo que pueda parecer, el nombre de C,R,A & G no es un homenaje al cuarteto yanqui de sus amores, sino una solución de compromiso: Rodrigo dice que recurrieron a esa escala más o menos eufónica de nombres y apellidos después de muchos intentos por ponerse de acuerdo en unas cuantas denominaciones propuestas por cada uno de los cuatro que no fueron aceptadas por los demás. Pero lo que cuenta es que en 1974 se presenta el resultado de esa unión: “Señora azul”, que como dije antes presenta muy pocos cambios de estilo con respecto a Solera, ya que la mayoría del material vuelve a estar a cargo de Rodrigo y Guzmán con pequeñas aportaciones de los otros dos. En cuanto al sonido y la producción de Trabucchelli son similares, aunque se percibe una cierta actualización con más arreglos electrónicos y menos intrusiones de las legendarias “trompetas Hispavox”, que de todos modos redondean muy bien la pieza que da título y cierra el disco, una clásica donde las haya. Clásicas son también la soberbia “Solo pienso en ti”, que gracias a su poderío y a las versiones que se han hecho de ella hoy en día tal vez es la más recordada del cuarteto, o “El río”, donde su afición por las voces yanquis pueden recordarnos al trío America, mientras que “Supremo director” parece casi un homenaje a Crosby y compañía… No hace falta decir mucho más, este disco lo conocemos todos. Ah, y la Censura tan miope como siempre: se perdió “Jovencita”, una canción en la que Rodrigo se atrevía a hablar de ciertas estrecheces en las que incurrían ciertas jovencitas (nada escandaloso, en cualquier caso); pero coló la emocionante “María y Amaranta”, una balada lésbica de categoría. En cuanto a la propia “Señora azul”, dudaron un rato pero al final la dejaron pasar, e hicieron bien: dice Rodrigo que su ironía va contra ciertos críticos musicales, no contra los señores censores. Ah, bueno.

Por desgracia, y al igual que pasó con Solera, los singles se vendieron bastante bien pero el Lp fue un fracaso. El cuarteto se separó casi a continuación, cada uno siguió su propia carrera personal y no volvieron a reunirse hasta diez años después para grabar un segundo disco: las nuevas canciones siguen siendo muy buenas, pero llevan un tratamiento pretendidamente moderno que las oscurece. Hubo otro disco al año siguiente y otro más en el 94, pero a mí por lo menos no me inspiran mucho: el legendario, el insuperable, fue el primero




Si “Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán” no parece un nombre muy apropiado para un grupo, a ver qué opinan ustedes de “Nuevos Horizontes con José y Manuel”, o “NH & JM”, como prefieran. Y si a continuación echamos un vistazo a esa horrenda portada, la idea que nos sugiere es la de un desastre comercial. A veces no hay quien entienda a los sellos discográficos: se gastan un dinero en músicos, técnicos, horas de grabación, vinilo, cartón, diseño gráfico… y al final lo dejan caer todo por una planificación comercial nefasta y porque, tanto en este caso como en el de Cánovas y compañía, parecen haberse quedado sin presupuesto para promocionar todo ese trabajo. Como ven, en lo referente a estrategia Hispavox no era mejor ni peor que los demás sellos nacionales. Y también en ambos casos su dejadez fue la cumbre de una tormenta perfecta en la que, por supuesto, también hay que incluir la actitud desdeñosa de un público “moderno” que ya no atendía a la oferta nacional y del otro público, el masivo, los fans de Diablos, Fórmula V y compañía, para quienes este tipo de músicas resultaba indigesto. Así que finalmente “Telaraña” corrió la misma suerte que “Señora azul”; peor aún, ya que mientras el segundo comenzó a ser reivindicado pocos años después y hoy en día es un referente inevitable, el primero sigue siendo uno de los secretos mejor guardados del pop nacional de los años 70, una gran pieza de coleccionismo; lo cual será muy digno y muy prestigioso, pero también una completa injusticia. Para mí, “Telaraña” no es mejor ni peor que “Señora azul”. Es, sencillamente, otra maravilla en otro estilo. 

Tras la aventura de Solera, José y Manuel tienen un nuevo puñado de canciones preparadas. Su estilo ha ido cambiando estos últimos meses, tal vez por simple evolución natural y puede que también por marcar diferencias con Rodrigo y Guzmán: sus gustos ahora están a medio camino entre los juegos de voces yanquis y las influencias británicas del pop progresivo al estilo Badfinger y compañía. Aprovechando que Nuevos Horizontes está al borde de la desaparición tras la marcha de Ana María Guillén, su teclista y única voz femenina, convencen al trío restante para unirse a ellos y de ese modo consiguen el apoyo instrumental que necesitan, mientras que su productor será el ex-Pekenike Tony Luz. La primera noticia de esta nueva formación llega a las tiendas en forma de single: “Barcelona /Creías que ya nunca me iba a enamorar”, del cual la cara A es una hermosa pieza a medio camino entre pop barroco y progresivo, mucho más british que yanqui, mientras que la B es una concesión a la comercialidad bastante olvidable. Ese single tuvo unas ventas lo suficientemente buenas para empujar a Hispavox a la publicación del Lp: “Telaraña” se presenta poco después con material completamente nuevo (el single se añadió luego, en la reedición en CD). Y tanto si ustedes lo conocen como si no, tranquilos: no les voy a dar mucho la lata. Solo diré que, salvo alguna pieza un poco más floja que el resto, hay joyas como la majestuosa “Se me escapó una ilusión” que abre el disco y parece anticipar hasta casi el rock sinfónico andaluz; la sorprendente “My sunshine”, cantada en un inglés muy justito pero suficiente para mantener una estructura pop/rock magnífica; el espíritu tan de coña de las vainicas en “Versallesco rococó”; el tono progresivo de flauta y teclados al estilo Brian Auger en “Cada día más”, o el cierre progresivo/sinfónico de “Si cierras el balcón". Qué viaje, señores. Qué pena que casi nadie se enterase; entre otras cosas, ya digo, por la desidia de un sello incomprensible. 

Después de los pobres resultados obtenidos por lo que sin duda fue su mejor esfuerzo, José y Manuel comprenden que lo mejor es dejarlo; su canto del cisne será ya en 1976, tras despedirse de Nuevos Horizontes, con un single mediocre aunque como siempre un juego de voces soberbio. Y esto es todo. En cuanto a ustedes… si pinchan aquí tal vez acaben coincidiendo con los que pensamos que, efectivamente, eran tres y no dos las joyas de Hispavox. 



10 comentarios:

  1. Pues si, "eran tres y no dos las joyas de Hispavox". Conocía las dos primeras. Solera y C,R,A & G, como casi todo el mundo. Y siempre reconocí su valía. Pero esos NH & JM me han sorprendido (igual que el disco de J y M en solitario), no sé cómo se me escaparon en su momento. Me he hecho un lío con los componentes de los grupos y los nombres, pero al final creo que me he aclarado. Estos repasos vienen muy bien, no solo para recordar si no para descubrir estas joyas medio perdidas.

    Gracias, Rick, por la información rigurosa y por los regalitos.

    Saludosssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre Rodrígo y sus secuaces no hay nada que discutir, estimado Bab; pero da un poco de rabia la total oscuridad que se ha cernido sobre José y Manuel. No digo que fuesen unos genios, pero ya has comprobado que tenían altura suficiente como para merecer que alguien se ocupase de ellos alguna vez en algún sitio, ¿verdad?

      Eliminar
  2. Tendré que escuchar el de NH & JM con más detenimiento pero, en principio, tiene muy buena pinta.

    Del “Señora azul” poco más se puede decir. Para mí es superior al de Solera, pero ahí ya entran los gustos personales. “Sólo pienso en ti” es una de las canciones de mi vida. La peculiar voz de Rodrigo neutraliza con su toque insolente el exceso de ñoñería que pudiera tener; no me gusta ninguna de sus versiones, resultándome particularmente insoportable la de Miguel Bosé, que sigue sonando en las radios todavía. “El vividor” es otra maravilla que sabía de memoria para corearla algunas noches desatadas. Gran disco, sí.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien, don Luis: si en principìo empezamos bien, malo será que acabemos mal al final, y tal. En cuanto a si son mejores o no CRAG o Solera, no sabria qué decir porque los primeros me parecen una evolución bastante leve sobre los segundos. Y sobre Miguel Bosé casi prefiero no hablar: me da sarpullidos.

      Eliminar
  3. Se podría decir que tanto el cuartero de Señora Azul como los de Vainica Doble son discos con verdadera solera pasados muchos años a pesar de cierto anonimato que les tocó vivir en su momento. Nuevos Horizontes tienen cierta frescura instrumental pero no estoy muy seguro de que el tiempo les haya favorecido como les ocurrió a los otros. Vocalmente el tema Barcelona me recuerda a Juan y Junior.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si será un pobre consuelo que a un artista se le haga justicia con cuarenta años de retraso, pero en fin: peor es nada. Y en cuanto a José y Manuel, ya digo que a ellos ni ese consuelo les ha quedado.

      Saludos mil.

      Eliminar
  4. Hola Rick
    El disco de CRA&G lo tengo desde que salió y todavia lo escucho, me gusta mas que Solera, creo es de los importantes de la época, suena todo muy fresco.
    A los NH&J&M no los tenía controlados, suenan bastante bien, aunque quizás les falte algo de chispa, se escuchan con agrado y facilidad.
    Saludo
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Luis,yo no sabría decir si prefiero a CRAG o a Solera porque me parecen muy similares dejando aparte los cambios de personal. Y en cuanto a los otros dos, sigo pensando que merecieron un poco más de atención.

      Saludos mil...

      Eliminar
  5. Tengo a CRAG y a Solera en un santuario, aunque debo reconocer que yo era entonces de aquellos que aun gustándome sus canciones más representativas NO compraba ni sus singles ni sus Lps (adquiridos ambos en su versión original, aunque de segunda mano, mucho tiempo después. Me reconforta para mi descargo decir que tampoco compraba los de Formula V) Ambos grupos me parecen de lo mejor que se hizo en la España de la época.
    De Nuevos Horizontes no supe nada en su momento, por más que intento echar mano de los recuerdos, y de su aventura con José y Manuel, menos todavía.

    Hace algunas semanas estuvo en casa Javier de Miguel, el que fuera miembro de Voces Amigas, al que me unen lazos familiares, y estuvimos hablando largo y tendido de la época y de los distintos grupos y propuestas que funcionaron por entonces. Creo recordar que algo mencionó sobre Ana María Guillén como participante, no me quedó muy claro, de VVAA en algún momento de su corta historia.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  6. Creo que a la mayoría de los que andamos por aquí nos pasaba lo mismo, Javier: nuestros intereses, por entonces, estaban preferentemente en el mundo sajón, ¿verdad? Pero en fin, más vale tarde que nunca.

    No sé si Ana María llegó a pasar por Voces Amigas (ya sabes que el final de ese cuarteto fue un tanto convulso, con bastante movimiento); tengo entendido que después de su marcha de Nuevos Horizontes se retiró, pero no me hagas mucho caso.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores