martes, 28 de marzo de 2017

España 70's: la Tercera Vía, o algo así (y fin)


Hoy llegamos al final de esta pequeña serie dedicada a esa fauna difusa compuesta por unos cuantos bichos raros que dignificaron un poco la depauperada escena musical española en los primeros años 70, una época bastante oscura. Y precisamente para disipar un poco esa oscuridad creo que nos vendrá bien la sonrisa; una sonrisa que en España por entonces quedaba a medio camino entre el sarcasmo y el absurdo, y que muy pocos personajes han sabido “gestionar” mejor que don Ramón Alpuente Mas, mucho más conocido como Moncho Alpuente. Sí señores, ese artista multifuncional, ácrata pero renacentista a su modo, que se dedicó al periodismo, la música, la literatura, el teatro y otras cuantas cosas. Aquí nos ocuparemos solamente de su obra musical, que de todos modos es un mundo en sí misma: al igual que en las demás “disciplinas” que ejerció, es impagable su visión ácida pero descacharrante de una época y una sociedad. Y su carácter transgresor hace que hasta nosotros tengamos que saltarnos una norma clásica del local: por primera vez aquí son más importantes las letras que las músicas; lo cual es lógico, porque para don Ramón las músicas eran parte del sarcasmo y solía obsequiarnos con melodías de tuna, foxtrot, vodevil y otras cuantas antiguallas convenientemente retorcidas por sus acompañantes, tan ácratas como él. 

Moncho comienza a escribir letras raras ya en el colegio, al mismo tiempo que se aficiona a escuchar a algunos grupos extranjeros un tanto dislocados; tanto él como Antonio Piera, compañero de estudios e integrante de la Tuna, muestran una afición preferente por Las Madres del Invento, la banda de Zappa, que en lo musical es revolucionaria y en lo estético… también. Así, no es extraño que decidan crear un grupo bajo el nombre de Las Madres del Cordero junto a otros colegas de parecida catadura. Esto ocurrió en 1969, cuando Moncho tenía veinte años cumplidos. De momento los únicos instrumentos de los que disponían eran las guitarras acústicas y su formación musical era casi nula, lo cual los decidió a probar en el mundo del folk porque “parecía lo más sencillo”. Actuando en colegios mayores conocieron a otros individuos que los fueron introduciendo en el mundo teatral, y así nace su amistad con algunos miembros del grupo Tábano, que al decir de Moncho “hacían espectáculos incomprensibles pero muy divertidos”. Ya que lo incomprensible era uno de las esencias de Moncho, pasó lo que tenía que pasar: Las Madres y Tábano se asocian para poner en pie “Castañuela 70”, uno de los hitos teatrales que marcó la nueva década. No fue exactamente un éxito monetario, aunque se defendió bastante bien; lo importante es que nunca antes un grupo de teatro independiente había conseguido funcionar como profesional, con un circuito geográfico (Madrid, Cataluña y Aragón) y por un tiempo continuo aunque escaso -el verano de 1970-, hasta que los grupos de reventadores compuestos por falangistas, policía política disfrazada de ultraizquierdistas y demás excrecencias del Régimen consiguieron suspender las representaciones a finales de Septiembre. Pero “el daño” ya estaba hecho: “Castañuela 70” ya es historia de España (y se recomienda una visita a los anales de Internet para hacerse una idea más completa sobre aquello). 

Gracias a esa obra consiguen Las Madres una cierta popularidad, que les lleva a grabar en Barcelona un primer single con el sello Talar (una submarca de 4 Vents), aún en 1970: “A beneficio de los huérfanos / La niña tonta de papá rico”, cuyas ventas son escasas pero se convierte en un objeto muy preciado por un cierto sector del público más contestatario (como se decía antes): la primera es una burlas sobre las fiestas que la alta alcurnia celebra con motivos supuestamente “caritativas”, mientras que la segunda hace un buen retrato de la perfecta niña pija. La música, como ya dije antes, da igual: aquí lo que cuenta es “el mensaje”. Las Madres grabaron unas cuantas canciones más en aquel sello, aunque como maquetas y sin intención de publicarlas; pero en 1973 les sorprenderá la aparición de un disco “colectivo” en el que vienen incluidas cinco de ellas, junto a otras interpretadas por Gabriel Salinas, Luis Pastor, Quintín Cabrera y Els Sapastres. El disco se titula “Todo está muy negro” y ya se pueden ustedes suponer que la temática general va de eso, de lo negro que estaba todo por entonces. El disco es hoy en día una rareza, aunque por entonces tuvo una distribución bastante decente.

Las Madres desaparecieron de escena sobre 1971-72, cuando la mayor parte de sus componentes (que con frecuencia eran itinerantes) terminaron sus carreras universitarias y buscaron un modo más serio de buscarse la vida; pero Moncho intentó compaginar unas cosas con otras porque seguía con ganas de escribir sinsentidos (una visión alternativa al periodismo, pero en otra órbita) y el escenario tiraba mucho. Y en 1973, junto a Piera, consigue una formación más o menos estable que bautizan como “Desde Santurce a Bilbao Blues Band” y pronto es detectada por Alain Milhaud, que los incluye en su sello Explosión para grabar de inmediato un Lp histórico titulado “Vidas ejemplares”. El espíritu y los temas que se tratan son los mismos que en la época de Las Madres, e incluso algunas canciones son de aquella época; el único cambio está en la técnica musical, que gracias a Milhaud es más seria, mejor organizada y con algunos músicos profesionales que ayudan en la grabación, además de unos cuantos amigos que también componen nuevas letras como las vainicas, Aute, Hilario Camacho e incluso Massiel, que canta una canción (“Soy la mujer”) en la que se hace parodia de la mujer objeto, tan de moda antes como ahora. En ese disco se incluyen piezas ya míticas como la recreación de “A beneficio de los huérfanos”, “El hombre del 600” -un verdadero éxito en single- o “Los fantasmas”, que corresponde a su época anterior en Castañuela 70 y que no gustó mucho a los progres; como tampoco les gustará “Al cantante social con cariño”, que se incluye en aquella recopilación “traicionera” que lanza 4Vents poco después ante el relativo éxito de “Vidas ejemplares”: Moncho tiraba contra todo y contra todos, incluyéndose él mismo. 

Durante un tiempo, este grupo fue realmente popular. Sus actuaciones se prodigaron por toda España, lo mismo que la persecución de la Policía y demás autoridades gubernativas, que de vez en cuando les cortaban las alas. Y finalmente, a principios de 1976 (Franco había muerto poco antes), cada uno sigue su camino: Moncho y sus amigos consideran que ya no tiene mucho sentido luchar contra un régimen que comienza a deshacerse, y su profesión de periodista le exige cada vez más tiempo. A principios de los 80 creará un nuevo grupo “festivo-musical”, entre pop y rock, llamado Moncho Alpuente y los del río Kwai, que llegó a publicar un disco sin mucha repercusión; veinte años después, junto a Wyoming y el Reverendo, veremos a la fugaz Moncho Alpuente Experience, pero lo realmente interesante fueron aquellos tres o cuatro primeros años en los que, a pesar de la oscuridad reinante, nos hizo reír, a carcajadas muchas veces. Y esta es su herencia. 

Aquí termina esta pequeña pero entrañable relación de personajes que nunca supieron muy bien qué terreno ocupaban, pero tampoco les importó mucho. Lo que cuenta es la memoria, ahora que ya ha pasado todo; que sigan vivos en el recuerdo de algunos de nosotros. Ya saben: moda es lo que pasa de moda, clásico lo que permanece. 




27 comentarios:

  1. Vuelvo como cada 4 o 5 días a recrearme en tu buceo sobre esos años con la inmensa pena de haber leído la conjunción copulativa (de mis tiempos, que ahora no sé como se llama) "Y". Mira que usábamos palabra cochinas en los tiempos de Franco, sin saberlo. En fin, Moncho Alpuente, todo un mito que musicalmente hablando no lo he tocado mucho. Conozco casi todos los grupos que nombras, pero oírlos con intención de digerirlos, pocas veces.

    Un saludo
    kk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, mister Kateto. Eso de la conjunción copulativa resulta inevitable, antes o después; y en este caso ya se veía venir, porque no hay mucho donde rascar: este tipo de personajes que navega entre los cantautores y los músicos pop o rock era -y es- muy escaso, así que...

      En fin, espero que algunos de ellos te hayan sorprendido; para bien, claro...

      Eliminar
  2. Madre mía, los tenía olvidados a los de Santurce a Bilbao, el disco era divertidísimo, la de El ídolo me encanta. Eran los reyes del hit-parade!!
    Pues eso, que el humor puede ser un arma cargada de futuro, mucho más que sesudas obras de resonancias siderales y plúmbeos resultados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Chafardero: el humor no tiene edad, mientars qeu los estilos van y vienen. En cierto modo, el humor viene siendo una especie de pop intemporal.

      Eliminar
  3. Hola Rick.
    Pues esta gente que cometas los conozco como mucha gente, de oirlos sin mucha atención. He escuchado el paquetito y bueno, se puede oir de vez en cuando, nunca me ha ido mucha la musica en plan humoristica con alguna puntual excepcion Krae, el principio d Mindragón y poco mas.
    Por cierto, me voy a comprar un marco por que la frase de Chafardero es para enmarcar: "sesudas obras de resonancias siderales y plúmbeos resultados".Mejr expresado imposible.
    Resumiendo y aunque te hayas llevado varias collejas mias, ha sido una serie de lo mas curiosa con cosas que poco podíamos imaginar.
    Pues nada, a la próxima aventura.
    Saludos
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo en que la canción humorística es un recurso para utilizar muy de vez en cuando, porque si no aburre. Pero nunca está de más tenerla a mano, y esomismo sucede con gente como Krahe, que además era uno de los amigos y frecuentes colaboradores de estos muchachos. Al final, se conocían todos.

      Y gracias tanto por las collejas como por las alabanzas. Es una pena que no haya más personal para incluir en esta serie, pero qué quieres: la oferta española siempre ha sido bastante raquítica.

      Y pronto estaremos en otra aventura, sí; pero antes hay que recogerse unos días, que comienza la Semana Santa.

      Eliminar
  4. "Lo que cuenta es la memoria, ahora que ya ha pasado todo; que sigan vivos en el recuerdo de algunos de nosotros. Ya saben: moda es lo que pasa de moda, clásico lo que permanece." Pues si, ahí le has dado.
    Hemos vivido esos tiempos de Tábano, Las Madres del Cordero, Castañuela 70 y aquí seguimos. El humor nos mantenía a flote en muchos momentos, y esta gente se lo montaban muy bien.

    Ha sido un recorrido necesario por esa tercera vía. Hemos recordado y hemos aprendido algunas cosas curiosas. Y gracias por los regalitos

    Saludosssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bab. Espero que la memoria no sea solamente patrimonio de los puretas como nosotros y que algunos de los que vengan detrás sepan mantenerla, y entender que aquella época hubiera sido deprimente del todo si no llegan a existir personajes como estos.

      Y gracias a ti y a los demás por la fidelidad al bar.

      Eliminar
  5. Pues el humor perdura donde la solemnidad se acaba. Hoy escuchas temas de Las Madres del Cordero y hasta de la de los del río Kwai, la canción dedicada a Carolina de Mónaco sí que tuvo repercusión, y te parece que los temas han envejecido mejor que toda aquella parafernalia artificiosa en que se convirtió el pop. Las letras tienen algo que decir al respecto, como en el caso del grandísimo Hilario Camacho o de Vainica Doble.
    La corriente anarcocómica siempre será una corriente musical con futuro fugaz del pop.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto creo que pocas críticas mejores al stablishment musical que éste de este vídeo:
    https://www.youtube.com/watch?v=hMqZ1XCb2UQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene gracia ver a Moncho junto a Luis Aguilé: la cara y la cruz del negocio, más o menos. Y si ya la canción lo dice todo (es una de las más brillantes del disco), verlo ahí, con capa y fans desmayadas, es la guinda del pastel.

      Y sí, en este caso las letras son fundamentales, como lo eran hasta cierto punto en el caso de don Hilario y no tanto en el de las vainicas. Para todo hay graduaciones. Por desgracia, como bien dices, la "corriente anarcocómica" es fugaz; más aún en estos tiempos.

      Eliminar
  7. Encantado de que gustara la frase, Jose. Juro que no estaba preparada, salió al calor de los Santurce a Bilbao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, es que te ha quedado redonda, la verdad...

      Eliminar
  8. De estos ni idea, pero le echaré una escucha, aunque sólo sea por curiosidad.
    Te he dejado un comentario con retraso en el post de Agamemon. Léelo, te va a gustar.

    Antoni.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ýa he ido a lo de Agamenón, y sí, resulta casi entrañable. En cuanto a estos, seguro que alguna canción recordarás: la del 600, por ejemplo, llegó a sonar con frecuencia en la radio.

      Eliminar
  9. Pues yo soy un incondicional del tipo éste. En esa época la canción protesta era muy trascendente, y los grupos de pro/rock/fusión que me gustaban a veces eran ya un poco estomagantes, de tanto que se lo creían. Además, yo ya era por entonces un poco chisgarabís, por lo que buscaba como un loco cualquier muestra de falta de respeto a la Verdad Oficial en cualquier ámbito. Los fantasmas, Carolina querida y otras me gustan mucho aún hoy.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente esa tierra de nadie situada entre los "protestones" y los "estomagantes" esel hábitat de la tercera vía. Por eso eran tan pocos y pasaron casi desapercibidos: o eres progre o eres rockero, aquí no queremos nenazas.

      O sea, que eras una nenaza. Así no se llega nunca a nada, hombre.

      Eliminar
  10. Trolling Like Crazy4 de abril de 2017, 19:39

    Anoche tuve una pesadilla: Terminada la parte más noble de los 70 (musicalmente hablando), a Rick le daba por iniciar una serie sobre la Movida Madrileña ¡OMFG!

    ResponderEliminar
  11. Eeehhh... Bueno. Como diría Jack el Destripador, vamos por partes...

    Como usted sabe, mister Troll, aquí vamos variando de asuntos para que la gente no se aburra mucho: después de una serie sobre las novedades en la Isla puede venir una sobre España, o cualquier otra cosa. Eso significa que ahora que hemos terminado una serie española vendrá... otra cosa.

    De todos modos, cuando volvamos a España no llegaremos aún a esa "terrible época"; hemos terminado esta en la mitad de los años 70, así que aún faltarán algunas músicas hasta "lo otro".

    Y en cuanto a lo otro, no hablaremos de "la Movida", un término bobo inventado a principios de 1980 pero que no abarca la totalidad del fenómeno; el fenómeno, tanto aquí como en el resto del mundo, se llama "Nueva Ola" y comenzó un poco antes (sobre 1977/78). Y sí, hablaremos de ello, pero no sufra: la cosa no se reduce a Alaska y cuatro amigos, ya lo verá.

    ResponderEliminar
  12. "Adelante hombre del 600, la carretera nacional es tuya...", ¡qué tiempos!, los del 600 y el viaje desde Madrid hasta Gandía que no se acababa nunca. Creo que ya comenté con motivo de otra entrada la experiencia de ver a la SBB en directo en el Pequeño Estudio Teatro de la calle Magallanes. Aquello, además de la propia excitación musical, tuvo también cierto toque emocionante , como si los asistentes fueran también transgresores del orden público (El macabro TOP seguía funcionando entonces) Seguí la pista a Alpuente en la época de La Movida y, también, cuando se hizo a los mandos de la radio que puso en marcha El País, y que no duró mucho, por cierto. Recuerdo sus comentarios radiofónicos, muy de mañana, dando ideas inverosímiles a los oyentes para que justificaran el absentismo laboral de la jornada.
    Como apuntas, el personaje de Moncho Alpuente trasciende la música y, como buen periodista, abarca otros campos que hicieron de su persona un personaje.
    Felicitaciones mil por la magnífica serie.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Javier. Creo que los personajes como Moncho no han sido suficientemente reconocidos. Mucha gente lo veía como un simpático payasete sin más, gracioso pero sin la trascendencia de los cantautores politizados, los prohombres de la protesta. En otras palabras: si eras un izquierdista ceñudo, bien; si eras un ácrata con sentido del humor no eras nada (aunque las letras de Moncho fuesen en realidad mucho más corrosivas que las de los otros, tan evidentes, tan de manual). Y eso es lo que hay.

    En fin, como digo arriba ya todo ha pasado. Y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  14. Después de leer los 12 de tirón y disfrutandolos todos, aunque debo reconocer que conocía todos los grupos pero no todos los discos, me quito la boina y la coleta que me sujeta la melena, impresionante.

    Te dejo algunos nombres que pueden entrar en esa tercera vía, que veo que es estar con el pie cambiado en el lugar equivocado, y que, para mi, son de lo mejorcito de esos 70:

    Antonio Resines (el músico no su primo el actor), Teresa Cano, Xetxu, Simun, Los Critch, Nuevas Amistades, Eclipse, All & Nothing, los primero discos de Elisa Serna, Chicotén, ...

    todo un mundo desconocido para disfrutarlo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola otra vez, mister Chuan; y gracias de nuevo por las alabanzas, que no se merecen: todo está en Internet.

      Sobre los nombres que sugieres, volvemos a lo que te decía en el otro comentario: ¿dónde ponemos los límites de un blog generalista? Por otra parte el concepto de "tercera vía", tal y como fue acuñado en los años 80, tiene sus restricciones:

      Los Critch son más garajeros que otra cosa. A Resines y Cano, tanto en el disco de Ho Chi Min como en el de ella en solitario, los veo a medias entre un Hilario Camacho (por decir algo) y los cantautores más clásicos. Es cierto que sus arreglos musicales son de categoría (como los de Camacho), pero se apartan un poco de la línea general. Por otra parte, ya están más en el segundo quinquenio que el primero. Elisa Serna me parece cantautora pura, de tono social, muy lejana a los postulados de la tercera vía.
      Simún, Xetxu y All & Nothing tienen cada uno una canción en una de las fiestas de este local. Su discografía es muy pequeña y tampoco cuadran con la idea general salvo tal vez Xetxu (que solo grabó dos singles mientras estaba estudiando la carrera en Barcelona, y luego dejó las músicas). Y Chicoten, ya casi a finales de la década, son folkies (con todos los respetos para los folkies, claro, no me interpretes mal).

      Lo cual me lleva a la sugerencia que te hacía antes: ¿por qué no resucitas tu blog?

      Eliminar
  15. Rick, los límites los pone el que escribe, faltaría más :), pero ya sabes como es el ser humano, no puede resistirse a alabar sus gustos.

    Repecto a Pieldtoro estoy en ello, intentando resucitarlo como parte, ya lo erá antes, de 1pocodmusica, poquito a poco voy subiendo algún disco e intentando recuperar lo que había en tiempos (hice una copia pero se perdio), de momento, y como novedad,solo pongo cantautores, como Antonio Curiel, Carmen Jesus Iñaki o Adolfo Celdrán, pero todo llegará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no he querido sonar agrio ni mucho menos; en resumen, lo que digo es que si la intención es escribir sobre varias cosas distintas no puedes incidir mucho en ninguna. Lo que yo busco es dar ideas generales sobre cada estilo o cada época, y luego quien lo lea sabrá si le interesa profundizar o no. Eso lo llevará a una segunda fase, que son los blogs especializados.

      Y sobre Pieldtoro, ya nos mantendrás informados: he estado mirando y no lo encuentro. Ya sabes que en este mundillo lo que se escribió hace diez años poca gente lo recuerda porque el personal está yendo y viniendo, renovándose. En teoría deberíamos publicar las mismas cosas cada cinco años,o algo así. Es lo malo que tienen estos sistemas.

      Eliminar
    2. Agrio para nada Rick, insisto en cada uno escribe lo que quiere con total libertad, la libertad de crear (cualquier texto) está por encima de lo que sus lectores esperan. :)

      Respecto a la piel, está aquí:
      foro: http://1pocodmusica.com/index.php/ct-menu-item-64/ct-menu-item-85
      discos: http://1pocodmusica.com/index.php/ct-menu-item-16/ct-menu-item-21

      hay que registrarse para poder acceder, siento la publi, eres libre de quitarla.

      Chuan

      Eliminar
    3. Ah, pues tomo nota de la dirección. Por lo que parece la Piel forma parte del "blog madre", digamos, como si fuese una sección, o algo así. De momento no tengo mucho tiempo para ponerme a investigar, pero si es posible añadir vuestro avatar al blogroll de "seguidos" que tengo en la columna izquierda dímelo y lo pongo. Toda publicidad es poca.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores