lunes, 26 de junio de 2017

Estados Unidos: los primeros 70s (XI)

Siguiendo nuestro camino hacia el Atlántico (la actividad en el Noroeste en los años 70 es bastante discreta) y tras abandonar Illinois -el área de Chicago, para ser más exactos- llegamos al vecino estado de Michigan, donde por supuesto la zona más convulsa es Detroit. Resulta curioso que dos ciudades cercanas entre sí sean tan diferentes, sobre todo si recordamos que tanto una como la otra tenían por entonces un potente sector industrial, pero esa diferencia viene dada por el tipo de industria y la velocidad de su implantación: Chicago, cuya población duplica la de Detroit, ha ido creciendo a buen ritmo pero con sentido, partiendo de una antigua sociedad agraria que se va urbanizando poco a poco; Detroit, Motor City para sus propios habitantes, es casi un pueblo devenido en ciudad en muy poco tiempo por la presión que ejerce la gran industria del automóvil, que dio lugar a un crecimiento descontrolado, con barriadas obreras en las que además se vive una deficiente integración racial, y a veces la suma de todo ello culmina en estallidos como la gran revuelta del 67. No es extraña esa atmósfera de cabreo personal y social que respira una buena parte de las bandas de la zona, y el compromiso político inicial de unos MC5, nacidos en las comunas, eran un buen reflejo. Antes de ellos Mitch Ryder había alcanzado una fama relativa al frente de los Detroit Wheels, buscando una fusión musical entre las dos razas que pocas veces llegó a consolidarse; incluso el pop negro de la conservadora Motown, que también está allí, hace alguna referencia de vez en cuando al conflicto, que le servirá luego al bueno de Bowie para crear esa maravillosa síntesis entre poesía urbana y rock clásico titulada “Panic in Detroit”. 

En los años 70 la situación parece haberse estancado, y de todos aquellos personajes combativos muy pocos quedan que sigan “causando problemas”, como dice la policía: Rare Earth es una banda multirracial, aunque mayoritariamente blanca, que se ha convertido en poco tiempo en una de las ofertas más sólidas de la Motown; mientras, gran parte de los artistas de ese sello se dedica ahora a buscar una fusión solvente entre funk y pop. En el sector del rock duro tenemos a Ted Nugent, un verdadero corredor de fondo que lleva desde mediados de los 60 dando leña al frente de los Amboy Dukes con unos riffs sobrecogedores que lo encumbrarán cuando comience su carrera en solitario, diez años después, abrigado por la moda del heavy metal. Las Pleasure Seekers, una de las primeras bandas femeninas, ya no existen y Suzi Quatro, una de sus componentes, ha decidido marcharse a la Isla: le irá bien. En esencia, las dos únicas bandas realmente memorables que siguen en pie tras el cambio de década son MC5 y los Stooges, aunque su situación no parece muy ilusionante porque ninguna de ellas consigue mantenerse con una cierta solvencia: las ventas de discos son escasas, las actuaciones caóticas y el consumo de sustancias ilegales excesivo. MC5 desaparecen en 1972, poco después de la publicación de su tercer disco, y los Stooges ya lo habían hecho el año anterior. De los primeros, solamente Fred “Sonic” Smith tuvo una carrera posterior más o menos constante hasta finales de la década; y de la otra banda, ya saben ustedes quién destacó y destaca aún hoy en día: el señor James Osterberg junior, más conocido como Iggy Pop. 

Hay una diferencia de raíz entre MC5 y los Stooges, que es la que decide una mayor o menor proyección de sus discografías: los contraculturales MC5 son una banda de hard rock tradicional cuya carga ideológica se manifiesta especialmente en su primer disco, un directo poderoso; pero los Stooges (que son de Ann Arbor, cerca de la ciudad pero no en ella) son un claro antecedente del punk con su estilo a medio camino entre rock and roll y garaje, mientras que en lo ideológico son esencialmente nihilistas. Es decir, que los postulados de los primeros están en decadencia al llegar la nueva década, mientras que los otros representan el futuro inmediato. Y Bowie, que está en todo, lo sabe: es un rendido admirador de Iggy, a quien ofrece una nueva oportunidad llevándolo a la Isla y consiguiéndole un contrato con la CBS. Iggy reorganiza la banda y en otoño del 72 comienzan a grabar un tercer disco que ya no figura a nombre colectivo, sino al de “Iggy and The Stooges”. El disco, titulado “Raw power”, fue deficientemente mezclado por el propio Iggy, que hizo una pre-producción con los canales muy descompensados; CBS se negó a publicarlo en esas condiciones y Bowie trató de arreglar lo que pudo, que no fue mucho. El resultado es uno de esos artefactos que cumple todos los requisitos para pasar a la Historia: broncas entre los miembros de la banda, grabación deficiente en muy poco tiempo, ventas escasas a pesar de una campaña muy potente, discusión entre los fans sobre quién tuvo la culpa de todo ello…. y una colección de piezas que se han convertido en clásicas; como le pasó a la Velvet y otros cuantos grupos adelantados a su tiempo, la importancia de esa obra se sentirá años después... pero los “nuevos” Stooges no pasaron de 1974. En el caso concreto de Iggy, su dependencia de las drogas lo lleva a una institución mental donde estará alojado durante un tiempo; Bowie, que lo visita con cierta regularidad, tratará de ayudarlo cuando vuelva al negocio, en el segundo quinquenio de los 70. Pero esa ya es otra historia.

Por último, un breve recuerdo para unos amigos de Flint, ciudad que se encuentra más o menos a cien kilómetros de Detroit pero que también tiene a unos hijos ilustres: Grand Funk Railroad, banda esencial en la historia del hard rock pero despreciada por la prensa y los aficionados exquisitos, que probablemente nunca llegaron a escuchar en serio ni uno solo de sus discos. Su técnica es muy buena, su sonido original, su calidad como compositores notable, pero “alguien” consiguió deformar su imagen: con frecuencia se habla de su sonido arrollador, contundente, tronante, y se cita su doble directo como síntesis de su estilo, como si estuviésemos ante otros Blue Cheer, por decir algo. Bueno, pues yo digo que no. ¿Por qué? Pues porque de ese modo, ninguneándolos, definiéndolos poco menos que como unos paletos garrulos, la prensa trata de que las nuevas generaciones se olviden de ellos, del error garrafal que Rolling Stone y otras revistas de campanillas cometieron a sabiendas, por puro despecho. Pero los Funk son a principios de los años 70 la banda yanqui con más ventas en todo el mundo junto a los Creedence (otros apestados para los "auténticos" y la inteligentsia supuestamente arty), y los verdaderos aficionados al hard ya se dieron por enterados hace tiempo. Su decadencia comenzará a mediados de la década, pero hasta entonces casi todo lo que grabaron es muy bueno. A quienes no los conozcan les recomendaría que comenzasen por “Survival”, un disco majestuoso, atmosférico, a la altura del “Space in time” de los TYA, y ya me contarán si prefieren “Gimme shelter” de los Stones o “Feeling alright” de Traffic comparados con las versiones de estos señores. El doble en directo pueden evitárselo, tranquilamente. Y si alguien quiere saber algo más sobre la extraña historia de esta banda, aquí puede hacerse una pequeña idea. 


12 comentarios:

  1. Iggy Pop me parece un verdadero superviviente en este negocio, y aunque musicalmente no me vuelve loco, su vena nihilista y salvaje sí es de recibo. De Funk pues lo que escribiste hace ya unos años, que la prensa musical se lleva el canto de un euro con la deportiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. Es otro como Lou Reed, que se le dio por muerto muchas veces y al final murió en la cama (ya sé que este comentario no es políticamente correcto, pero me da igual). Tiene una discografía muy extensa, y mucho relleno; pero si uno se pone a seleccionar se encuentra con discos realmente buenos.

      Y en cuanto a los Funk, pues eso: viva la prensa.

      Eliminar
  2. ¿Suzi Quatro estadounidense? Nunca me lo hubiese imaginado. La encuadraba en los aledaños del Glam británico.

    Nunca me gustó el bueno de Iggy, y ya ni recuerdo porqué tampoco me convencieron MC5. Sin embargo, Rare Earth y Grand Funk Railroad sí fueron cruciales en mi vida. Por cierto, tampoco está nada mal la versión de Feelin' Alright hecha por Rare Earth; o, yéndonos del asunto, la de Joe Cocker.


    ¿El Survival a la altura del “Space in time” de los TYA? No sé cómo es posible incluirlos en la misma ecuación. Me encantan los dos discos, pero –sin despreciar en absoluto al otro- casi me voy a decantar por el de TYA.

    Saúde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Suzi disfruta de su época de mayor popularidad en el glam británico, pero es de Detroit; del mismo modo que por ejemplo los Sparks son una especie de alternativa a Roxy Music pero proceden de California. Ya sabe usted que se es de donde se pace, no de donde se nace.

      Bien por Rare Earth y los Funk: también yo los prefiero a Stooges o MC5. En cuanto al "Survival", siempre lo he asociado al "Space in time" y al "Benefit" de Jethro Tull. Son un trío de discos "atmosféricos", con sonido lejano, brumoso, muy gallego.

      Eliminar
  3. Detroit es una ciudad paradigmática con el pop lánguido de la joven América negra con la música suburbial de los grupos blancos y esa maravillosa excepción de Rare Earth. La agresividad de MC5 y de los Stooges. Por cierto, me gusta el sentido caricaturesco de su propio personaje que ha ido creando Iggy Pop con el tiempo. Aún lo recuerdo en aquellos película de Jim Jarmush.
    Gran Funk Railroad, me suena pero no los reconozco. Espero poder darles un repaso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no veo yo tan lánguido el sonido Motown: puede que se hayan hecho más famosos los más "introspectivos" (Marvin Gaye, Stevie Wonder y compañía), pero hay mucha marchita subterránea en las composiciones de Holland, Dozier y Holland, por ejemplo. Tiene de todo, ese sello. Y sí, el bueno de Iggy ha aprendido a reirse de sí mismo, y eso es muy bueno en un personaje como él.

      Felicidades por el nuevo avatar, que es de todo menos aburrido.

      Eliminar
  4. Perfecta balanza entre los dos grandes gigates del high-energy de Detroit, Stooges y MC5. Pocas veces ha quedado una ciudad tan bien retratada, y eso sin entrar a fondo en la Motown. Buenos apuntes también de Amboy Dukes, Rare Earth y Grand Funk Railroad. Sus "Journey to the centre of the mind", "Get ready" y " We´re an american band" me parecen obras fundamentales, así de claro.
    Hablando de Detroit, mención especial para el gran guru John Sinclair, un tío con los huevos bien puestos.
    Nota: Escuché anoche el "Too much crank" de la Sonic´s Rendezvous Band. La intro del "Sweet little sixteen" de Berry epitomiza toda la fuerza de ese sonido.
    Saludos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas, don Javier. Hay una diferencia clara entre la escuela de los MC5 y Los Stooges, por muy vecinos que sean, y debía aclararlo. Sobre los demás, mis preferidos son Rare Earth y los Funk, y de estosd últimos recomiendo sin dudarlo "Survival". No digo que "We're an american band" sea un mal disco, pero ya se va diluyendo el espíritu del grupo.

      La Sonic Rendezvous Band es una digna continuación que hace el señor Smith del estilo MC5, y es una pena que no tuviese más estabilidad. Pero en fin, no se puede pedir todo.

      Saludos mil...

      Eliminar
  5. Hola:
    Con la lengua fuera pero llego.
    Si solo la palabra "Detroit" es contundente como sus bandas, de las que has citado me gustan todas, aunque la Suzy con reservas, yo tambien qcreia que era británica.
    MC5 y Stooges me gustaban bastante con ese sonido crudo, por cierto el Wayne Kramer tiene algún disco en solitario realmente notable.
    Iggy pa mi es uno de los grandes y uno de los que realmente saben lo que es el r&R y lo lleva en vena y como actitud y no como pose como la mayoría.
    Recuerdo un concierto (batallita de abuelo Cebolleta) de Iggy Pop, donde incitó al público a subir al inmenso escenario, y así fué, pese a los esfuerzos para impedirlo por parte de la numerosa seguridad?. El escenario abarrotado, todos cantando y sin ningún problema. Creo esto es actitud de rock and roll.
    Mención para los Grand Funk que me encantaban sus primeros discos hasta el "Were an american band", donde creo que ya perdieron gancho. De jovencito con mi mejor amigo cundo nos daba por mover la melena, poníamos el disco rojo, que nunca he sabido su titulo real y nos poníamos como motos.
    Rare Earth, no los he oido demasiado, aunque he oido algún tema más que decente, y no es el get ready.
    Bueno, con estos recuerdos me has hecho olvidar la pesadilla de la entrada anterior.
    Saludotes.
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo hombre, que no hace falta correr. Aquí no hay bus que se escape.

      Suzy,al convertirse en una estrella del glam en la Isla, ya no tiene mucho contacto real con su país. Y en lo de Iggy, estamos totalmente de acuerdo: gustará más o menos, y sus discos son irregulares, pero la actitud no se la quita nadie a pesar de la edad que tiene (y lo que lleva encima).

      de todos modos, a mí en conjunto los que más me gustan son los Funk y Rare Earth. Que por cierto, el famoso disco rojo era simplemente así, "el disco rojo", porque iba a nombre de la banda, sin más. Y es tremendo, de los mejores.

      Saludos mil.

      Eliminar
  6. A MC5 siempre los identifico con su prime disco, el directo. Luego no les seguí la pista. En su momento oía mucho los primeros discos de Iggy con los Stooges, sencillez y contundencia. Hay un disco de Iggy con James Williamson (Kill Citi) que no fue muy valorado en su momento, pero que a mí me gusta mucho y aún pongo de vez en cuando. Como se dice por ahí, el personaje de Iggy no tiene precio. Aún sigue dando caña.
    De Grand Funk tenía ese de carátula redonda y plateada (E Pluribus Funk) pero nada más, a pesar de que me parecían muy buenos músicos no eran de mis favoritos, y lo mismo podría decir de Rare Earth Y Suzy.
    Os dejo el enlace de Coffee and Cigarettes, la película completa de Jim Jarmush subtitulada, por si a alguien le interesa. Iggy y Tom Waits, menudas dos patas pa un banco.

    https://www.youtube.com/watch?v=k1hAilewhdY

    Saludosssssssss

    ResponderEliminar
  7. Antes de nada, gracias por el youtube ese. A ver si le echo un vistazo, porque es de esas películas que por unas razones u otras se me ha ido escapando. En conjunto la carrera de Iggy es muy interesante, aunque por supuesto irregular; con los años que lleva cotizados, es lógico. Y curiosamente, a mí me gustan más los dos siguientes discos de MC5 que el primero, al que creo que el tiempo no le ha hecho ningún favor. Pero en fin, es cuestión de gustos.

    Grand Funk eran realmente buenos. El disco de la moneda, como el rojo, son dos instituciones en la historia del hard rock, e incluso en España se vendieron muy bien. De todos modos, insisto en "Survival": si no lo conoces, te va a sorprender.

    Saludos mil.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores