lunes, 7 de junio de 2021

Estados Unidos: los primeros 80's (XX)

Una vez concluido nuestro paseo por la costa del Pacífico echamos un vistazo al interior del país antes de volver al otro lado, y lo que vemos no es muy estimulante. Da la impresión de que, entre los grupos que ya se habían hecho un nombre a finales de la década anterior y los que hemos visto hasta ahora, el grueso de la oferta se reparte entre Nueva York y California; es decir, entre los dos extremos del mapa, salvo notables excepciones como REM o Wipers (que también están en sus extremos respectivos, curiosamente). Y cuando ya, resignados, nos encaminábamos a la cornisa atlántica, vemos que hay unos muchachos allá en Wisconsin que nos están haciendo gestos. Así que nos fijamos mejor y... ¡Oh, vaya, pero si son los Violent Femmes! 

Ya con ese nombre forzosamente caen bien, aunque años después nos enteremos de que "femme", en su zona, es sinónimo de pelele, mequetrefe o algo así. Los Violent Femmes son un trío de Milwaukee integrado por el guitarrista y compositor Gordon Gano junto al bajista Brian Ritchie y el batería Victor De Lorenzo; la voz principal es la de Gano, acompañado frecuentemente por los otros dos, que inicialmente eran un dúo folkie. El trío queda constituido en 1981, y el destino les hace un guiño un día de Agosto: los Pretenders actúan en su ciudad y los Femmes, que suelen tocar en la calle, se colocan frente al edificio donde tiene lugar el evento; James Honeyman-Scott pasa por allí, le gusta lo que oye y convence a su novia Cristinita para que los invite a subir al escenario a modo de teloneros. Es un simple "recital" acústico, pero sorprende la madurez que demuestran; sobre todo Gano, que con solo dieciocho años (es el más joven, justo entonces terminaba el instituto) tiene ya un repertorio muy amplio. El caso es que se han ganado a media ciudad y además consiguen actuar en algunos locales de fuera de su estado, como el CBGB. Eso refuerza su autoestima, tanto como para que De Lorenzo le pida a su padre un préstamo de diez mil dólares: los del sello Slash han leído una crítica de su actuación en Nueva York y están interesados, pero los gastos de grabación se los pagará el trío. Y así, a mediados de 1982, comienzan a grabar en un estudio barato lo que será su primer disco grande. 

En la primavera del 83 llega a las tiendas ese disco, de título homónimo, y es toda una revolución... a tamaño "alternativo", claro. La primera impresión es la de que nos hallamos ante un grupo de estilo folk punk, como afirma toda la prensa al unísono, y también se perciben influencias directas de Jonathan Richman (que por extensión nos llevaría a Lou Reed). Aunque al parecer Gano pensaba más bien en un estilo Dream Syndicate cuando empezó. Pero tampoco es una idea que desentone, puesto que los Syndicate nos llevan a la Velvet y vuelta a empezar; ah, y recordemos que Richman es fiel seguidor de la aparente simplicidad de los neoyorkinos. Aparente simplicidad y contundencia serían entonces dos de las características de los Femmes, aunque esa imagen está un poco desenfocada: en lo literario se acercan bastante más a la crudeza, a la inteligente malicia de Reed -o los Syndicate, o incluso a la tradición de los blues rurales de mucho tiempo antes- que a la alegría de vivir que suele mostrar Richman, y en lo musical no se les puede despachar con un simple "accoustic punk", y a otra cosa. Además, si comenzaron con instrumentos acústicos muy dispares fue exclusivamente porque actuaban en la calle: en el estudio hay guitarras y bajos eléctricos (de hecho su primer single es un cruce entre new wave y rock and roll, aunque esas dos canciones no se incluyen luego en el Lp)... e incluso algunos artefactos acústicos como el xilofón no son muy frecuentes en un grupo actual, ¿verdad? El caso es que ese disco, una de las mayores luminarias de la década (hasta en España se escuchaba con regularidad en los bares modernillos), se ha convertido con el paso del tiempo en una sucesión de piezas clásicas.



La inercia que provoca ese disco, que en su momento tuvo unas ventas regulares (de nuevo mayores en Europa que en su país), lo lleva al platino casi diez años después, lo que indica una clara permanencia. Pero ya entonces, solo con las críticas entusiasmadas de la mayoría de la prensa, les fue suficiente para comenzar una serie de giras por medio mundo y casi al mismo tiempo preparar su segundo disco, que llegó en verano de 1984 con el título de "Hallowed ground". Y llama la atención que en su mayoría esté compuesto de canciones que pertenecen a la misma época que las del primero, es decir, los últimos días de Gano en el instituto, ya que su espíritu es distinto. Parece evidente que esa selección se había hecho con total consciencia, como tratando de demostrar una evolución, en la que se incluye un cierto tono "espiritual", religioso, en las letras, que va en paralelo con otras de tono sangriento, casi apocalíptico (la crítica creyó que las alusiones religiosas era una ironía, pero no: Gano era creyente y las había escrito en serio. Eso le enfrentó a los otros dos, ateos y partidarios de evitar ese tipo de asuntos). En consecuencia el disco resulta un poco más sombrío, pero olvidemos las letras: aquí hay un rango muy amplio que va desde el country semi clásico de "Country death song" hasta los rasgos casi experimentales de "Never tell", una verdadera exhibición, y vuelta a los ritmos tradicionales actualizados como en "Sweet misery blues". Como era de temer, la mayor parte de la crítica empleó más espacio en comentar la literatura que la música, y el disco quedó un tanto relegado por mucho tiempo. Por otra parte los sentimientos religiosos, más radicalizados en Estados Unidos que en Europa, acabaron de estigmatizarlo allí, aunque tampoco en Europa alcanzó el reconocimiento que merecía. Por suerte el tiempo va poniendo las cosas en su sitio y a día de hoy ya se le va dando el valor que merece: con otro tono pero a la altura del primero.


Los Femmes vuelven al estudio a mediados del 85, y al parecer Slash tiene planes para hacerlos más "asequibles" al gran público. Como consecuencia les impone un nuevo productor: se despiden por un tiempo de Mark Van Hecke, que dirigió los dos primeros, para trabajar con Jerry Harrison, conciudadano suyo y miembro de los Talking Heads (curiosamente, su primer grupo había sido los Modern Lovers de Richman). Y el resultado es "The blind leading the naked", un disco que consigue resultados contradictorios: es verdad que alcanza varias de las listas convencionales (en puestos bastante discretos), e incluso algunas críticas alaban su esfuerzo por acercarse al gran público, pero la mayor parte de sus fans tradicionales se sienten desilusionados. No hay cambios radicales de estilo, pero el conjunto suena más compacto, más "animado", con arreglos que incluyen nuevos instrumentos: ese saxo en "I held her in my arms", con ese rimo, casi nos recuerda a Springsteen. A veces el problema es ese, que sin ser un mal disco parece sobreproducido, y las culpas las lleva Harrison: "Los de Slash lo eligieron simplemente porque era de Milwaukee; nunca le gusto nuestro estilo, y supongo que lo que quería era hacernos más normales, o algo así". En fin, que el resultado es un tanto conflictivo, aunque a mí no me parece tan horrible: se puede discutir qué lógica tiene una versión de T. Rex por medio -aunque está bastante bien hecha- y es verdad que no hay comparación con su debut (ningún otro disco de los Femmes llegará nunca a esa altura), pero es un disco decente y la producción no destroza las canciones como a veces se ha dicho. Ese tipo de comentarios suele proceder de los sectores elitistas, que han de mantener siempre una imagen...


En parte por el mal ambiente generado por las circunstancias de este disco y también porque querían probar ideas nuevas en solitario, los Femmes se van dando respiros que concluyen en una breve separación oficial. Vuelven en 1988 publicando "3", que es al mismo tiempo un viaje al pasado y también una demostración de que la madurez les hace más previsibles: es otro disco bueno, pero sin alardes. Y a partir de ahí han estado yendo y viniendo hasta ahora mismo con algunos discos por medio, simplemente discretos. Son la clara imagen de grupo que ha de luchar siempre contra la leyenda de su insuperable primer disco, una maldición que persigue a muchos músicos. Y creo que una buena despedida, por los viejos tiempos, será hacer los honores a aquel single primerizo que ya nadie recuerda:





10 comentarios:

  1. Es que el primer disco con esas dos joyas que has puesto era muy bueno. Esas guitarras de la primera canción y ese xilofón que se conjuga perfectamente con el resto de los instrumentos y la voz en el segundo. Luego todo se vuelve más cansino, más previsible, ya no hay sorpresas musicales quizás las haya en las letras. Me encanta las virguerías del bajo. Tengo un lejano recuerdo de ellos en los 80.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era muy grande ese disco, sí. Lo malo es que al menos los dos o tres siguientes realmente valían la pena, pero quedaron oscurecidos. Pueden ser más o menos "previsivbles", pero tienen categoría. En fin, como siempre el exceso de oferta tiene la culpa.

      Eliminar
  2. A mi me suenan, pero si no es por tu enciclopédica sabiduría nunca me hubiera acordado de ellos. Suenan brillantemente sencillos, sobre todo al principio, y sí que se les puede relacionar con Richman. Y lo que comentas de la maldición del primer disco es curioso. En otros campos, un poeta, un pintor, puede producir grandes obras a los 20 y a los 40, pero en el pop rock es más dificil, suelen ser carreras de más a menos. Está claro que es un género eminentemente juvenil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la influencia de Richman es evidente; pero solo en los esquemas aparentemente simplistas de las piezas acústicas, porque en lo demás tienen poco que ver. Lo de la maldición en parte viene dado por esa característica juvenil que indicas, de eso no hay duda. Aunque también es verdad que los grandes músicos saben evolucionar: Bowie por ejemplo estuvo en plena vigencia como mínimo hasta los cuarenta años.

      Eliminar
  3. Hola Rick:
    me siento como un colegial que deja los deberes para el lunes a las siete de la mañana, asi que mientras desayuno me he comido el primer disco de los Violent, que creo no ha perdido un apice de su fuerza y sigue sonando estupendamente, vamos, como lo recordaba.
    El tiempo si que es un gran examen para la música y estos lo pasan con nota.
    Saludotes
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José.

      Bah, ya casi estamos en las vacaciones escolares. Aguanta un poco. Y si te gusta el primero de estos muchachos te recomendaría que escuchases como mínimo el segunto también. Ya digo que no tiene la fama del primero pero es un gran disco también.

      Saludos mil.

      Eliminar
  4. Pues yo noto en sus dos primeras obras un cierto toque rockabilly, como si su clara influencia rural se alargara por derroteros de alambiques y destilerías clandestinas.
    Fueron en aquellos años uno de mis grupos favoritos, sin duda alguna. Les he seguido hasta sus últimos discos del 16 y del 19 y debo decir que, aunque estas obras no alcanzan el nivel de sus primeras 4 ó 5, si mantienen ese sabor añejo de folk-rock crudo, de ciudad de tipo medio y enfoque literario (casi diría tipo Faulkner). Gano es un gran compositor, de los más brillantes de su generación. Sus últimos discos reseñados ("We Can Do Anything" y "Hotel Last Resort") contienen un buen puñado de canciones que lo demuestran.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Sí, el aroma a rockabilly es intenso. Aunque me da la impresión de que es más por los instruemtnos acústicos del tipo contrabajo o escobillas que por las límeas melódicas o rítmicas. Y en consecuencia estaría plenamente justificada esa imagen de "alambiques y destilerías", ya que podríamos añadir a la mezcla el cajun, la jug music y todo ese tipo de músicas.

    Lo de Faulkner está muy bien traído, porque especialmente las letras de su segundo disco llegan a extremos casi apocalípticos que le van mucho a ese estilo un tanto "cruel" del escritor.


    Saludos mil.

    ResponderEliminar
  6. El primer disco de Violent Femmes fue una sorpresa muy agradable. Qué buenos momentos. Me parecieron descarados, frescos, muy sueltos, sin prejuicios. Tengo su discografía desde el primero de 1982 hasta Something's Wrong, de 2003. Si alguien quiere algo, que silbe. Merecen este magnífico reconocimiento.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquel primer disco nos encantó a todos porque no se parecía a nada de lo que habíamos escuchado hasta ese momento. Era un sonido tan "de la tierra" que al mismo tiempo parecía casi revolucionario. Yo los dejé un poco antes que tú, pero reconozco que ninguno de sus discos es totalmente prescindible.

      Saludos mil,

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.