martes, 14 de junio de 2016

España 70's: de vuelta al desierto (XVII)



De vez en cuando surgen personajes o grupos que van contracorriente, y ese es el caso de Conexion (sin acento, por si el mercado extranjero…), una agrupación que no sigue la tendencia dominante a finales de la década. Sus querencias están claramente definidas: el soul, las brass bands yanquis al estilo Chicago o Blood, Sweat & Tears e incluso el gospel. Ya vimos que el spanish soul (en esencia, una variación castiza de lo que los sajones llamaban blue eyed soul) fue un estilo “casi” autóctono que arrasó en nuestro país en el trienio 66-68; pero en 1969, cuando ellos se presentan en sociedad, comienza a resultar arriesgado seguir ese camino salvo que se tenga la suficiente creatividad y talla técnica para defenderse con soltura… y que los señores de Movieplay estén interesados: Canarios y Pop-Tops, las dos grandes bandas supervivientes de aquel trienio, son suyas y también lo será esta. Entrados en la nueva década, ningún otro sello se va a arriesgar ya con este tipo de sonido.

Hay tres músicos manchegos con estudios clásicos que se han fogueado en grupos filarmónicos y bandas de pueblo; uno de ellos es un tal Luis Cobos, cuya especialidad son los instrumentos de viento. A pesar de esa formación, la preponderancia de los metales en las bandas de soul pop que están triunfando en la segunda mitad de los años 60 lo anima a cambiar de perspectiva y buscar una opción “moderna”, convenciendo a los otros dos (el trompetista Serafín Alberca y el guitarra Alfredo Lozaya) para trasladarse a Madrid. A mediados de 1967 se establecen en esa ciudad y comienzan a buscar músicos interesados en formar una banda al estilo de las que están triunfando en ese momento, y finalmente la similitud con los grupos yanquis es clara: hay una fuerte sección de viento, teclados y una voz “internacional” (el nicaragüense Danny McKanlly, un moreno que por supuesto canta en inglés). Se foguean en algunas discotecas locales y no tardan mucho tiempo en conseguir un contrato con Movieplay, donde a mediados de 1969 graban su primer single; las comparaciones con los otros dos grupos del sello (especialmente Canarios) son inevitables, pero hay que reconocer que no tienen nada que envidiarles porque tanto “Strong lover” como “West soul” demuestran tener su propio estilo (Luis Cobos es su compositor principal) y una potencia tremenda. Estamos ante un formación de ocho músicos con técnica y criterio totalmente profesionales, que rematan el año con un nuevo single en el cual “I will pray”, su cara A, es una verdadera conmoción en las discotecas; aunque su versión de “Don’t let me be misunderstood” en la B es otra prueba de poderío. 

Entre 1970 y 71 recorren el país en un sinfín de actuaciones que los hacen ya tan populares como sus dos competidores del sello. No hay muchas grabaciones (entre otras cosas por la mili, que aqueja a Cobos), pero ya se les nota que han comprendido que al spanish soul le está pasando la hora. Mientras Canarios se acercan al progresivo con “Free yourself”, los Pop Tops eligen el gospel (“Oh Lord why Lord” es de los más grandes éxitos de Movieplay); Conexion van a situarse en una línea parecida a estos últimos, pero alternando piezas de ese tipo con otras en las que resulta evidente la nítida influencia de Chicago. Y su único single del 70 es el mejor ejemplo: ”Un mundo sin amor” podrían haberla firmado los Pop Tops y resultaría creíble, mientras que “Woman I love you” demuestra que han escuchado con detenimiento a la banda yanqui. Es una canción muy curiosa, con un desarrollo cercano a las primeras piezas de aquellos; a mí me recuerda con mucha claridad la versión del “I am a man” que figuraba en su primer disco; y tanto el sonido como la ejecución son impecables, a su altura. El año 71 es el más flojo, con otro single que sigue el mismo patrón que el anterior pero sin conseguir su brillo ni de lejos. 

En 1972 Cobos ya está liberado de sus obligaciones militares y Conexion recuperan su protagonismo con dos singles y la publicación a finales de año de su disco grande. El primero de esos singles es uno de sus mayores éxitos: “Preparad el camino al Señor” (o su versión en inglés) es el refinamiento definitivo del “spanish gospel” si tal cosa existiese, una pieza muy potente que llega a conseguir una ventas decentes incluso en algunos países europeos; mientras que “Walking to the hell”, la cara B, va a medio camino entre Chicago y Blood, Sweat and Tears. Resultan comprensibles algunas críticas que resaltan la excesiva tendencia de Cobos a “tomar prestadas” las ideas de otros -algo que hará durante toda su carrera-, pero hay que admitir que lo hace muy bien (a fin de cuentas, ¿de dónde sale la mitad de los éxitos que Page “compuso” para los zepelines?). El segundo single es un avance de su inminente Lp, y en concreto su cara A, “Harmony”, trata de rentabilizar el éxito del anterior con una estructura similar. Por fin, cuando el disco grande llega a las tiendas, la sensación es un tanto extraña: Conexion parecen haber avanzado mucho en muy poco tiempo, ya que ahora suenan cercanos al progresivo; y aunque la influencia -otra vez- de las dos sempiternas bandas yanquis resulta evidente, ya no lo es tanto. Por otra parte el gospel ha perdido presencia, salvo por la inclusión del single que además le da título (probablemente como gancho comercial más que por convicción). Cobos parece estar muy al día, y lo más probable es que ya haya comprendido que en Europa esos estilos están pasando de moda. El disco, sin ser brillante, tiene algunos momentos de calidad: dejando aparte la ya demostrada talla técnica y de sonido, muy por encima de la media nacional, resulta que todas las piezas de la cara A están muy bien construidas aunque en algunas ocasiones ya comiencen a sobrar esas trompetas, y solo “Harmony” resulta un poco blandengue. Otra cosa es la cara B, donde hay una única pieza de quince minutos titulada “Concierto 1”, en plan jazz rock (y sí, otra vez suenan a Chicago), que se hace un poco pesada por momentos. En conjunto ya digo, es un disco de factura muy respetable, pero las ventas fueron pobres tal vez porque despistaron a sus clientes habituales. 

A partir de aquí ya no hay mucho que contar: un nuevo single en 1973 contiene otra buena canción, “Children of Eden” (o su versión en español, aunque en el caso de Conexion son mejores las cantadas en inglés), y por fin se despiden al año siguiente con otro que pasó casi desapercibido: “As the universe / Moving clouds” era una inteligente adaptación de su sonido a la nueva época de teclados electrónicos y sonido casi espacial, pero en todo caso era un sonido de minorías porque la masa de consumidores preferían a Formula V o Los Puntos, y los ratoneros ya solo escuchaban música extranjera. Conexion, la última gran banda española de metales, desapareció poco después. Y sí, Luis Cobos se hizo luego millonario (supongo) con sus composiciones para otros y su fusilamiento sistemático de unos cuantos clásicos, pero mejor olvidemos esa época. Por otra parte su militancia en el sector duro de los recaudadores junto a Teddy Bautista, Ramoncín y otros prohombres del cobro lo ha hecho tan impopular como ellos, por lo cual ahora resulta difícil encontrar una buena biografía de este grupo. Pero en fin, queda su obra, y esa la tienen ustedes aquí


8 comentarios:

  1. A Conexion no le presté demasiada atención en su momentgo. Me parecian un grupo de muy buenos músicos, con una sección de viento muy potente y un cantante bastante bueno para este tipo de música. Me gustan cuando se acercan a Blood, Sweat & Tears o a Chicago, aunque no inventan nada nuevo, solo aportan su calidad. Me gustan especialmente los tres temas propios de su primer E.P. del 69. La de vueltas que da la vida y especialmente la de algunos como Luis Cobos. Bueno, correremos un tupido velo. He vuelto a repasar el CD Conexion "Todas Sus Grabaciones En Sonoplay Y Movieplay (69-74)" y coincido en casi todo lo que comentas aquí, así que no voy a repetir lo que tú has explicado de forma tan sencilla y amena. Seguiremos a la espera de nuevas entregas.

    Saludossssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustaron sus primeras canciones, porque tenían mucha potencia y yo también era fan de los Canarios; luego, cuando se fueron pasando al gospel, ya no tanto (y el Lp me gusta a ratos, simplemente). Pero hay que reconocer que en su estilo fueron de lo mejor que hubo en España... y recordar siempre eso, que estamos en España.

      Saludos mil.

      Eliminar
  2. Tras mi travesía del desierto por Cataluña y Andalucía, se agradece este oasis soul gospel. No conocía a Conexion, tienen temas apañados y suenan muy bien. Quizás abusen un poco de la sección de viento y el rollo de liturgia pop, pero bueno, podía ser peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es es el punto, mister Chafardero: temas apañaditos y muy buen sonido. Lo cual, teniendo en cuenta la media, ya era bastante. Quién nos los diera hoy en día, ¿verdad?

      Eliminar
  3. Hola Rick:
    Pues esta serie me va bien para repasar a estos grupos que tenía medio olvidados, y por cierto que tenía el Harmony y no lo encuentro, cuando vaya a Nerja le voy a dar un repaso a los discos de King Bab, que ya me mosquea que tenga los mismos discos que yo, y no quiero pensar mal de los missings.
    Pues, Conexion me gustaban en su tiempo y una escucha ahora no me ha disgustado, algo de abuso con los metales, pero es lo que se llevaba en la época, quizas son mejor temas menos recargados, pero en definitiva pasan el examen de selectividad.
    Creo que los grupos de entonces querían copiar los sonidos foraneos en vez de intentar crear un sonido autóctono como pasó con el yeyé sesentero o la nueva ola de los ochenta, por lo que la decada del siete, es como un barullo en la que encontramos de todo absolutamente.
    Un saludo
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a los de nuestra quinta nos viene bien, una vez cada x años (y no voy a despejar la x), echar un vistazo atrás, a lo que era el ambiente nacional en nuestra adolescencia y primera juventud. Es verdad que había un cierto batiburrillo, pero al menos el soul pop tenía algo de autóctono: los grupos progresivos nacionales, por lo general, eran fotocopias de los extranjeros, y esa es la razón por la que se hundieron. O haces algo propio o si no la gente buscará los originales.

      Eliminar
  4. Hola Rick:
    Estos son nuevos para mi.
    Llego tarde a los comentarios.Los escucharé con curiosidad.
    Gracias por investigar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fueron bastante populares en su época, Antoni. Ya veo que eres un poco más joven que la mayoría de los qeu vienen por aquí: suerte que tienes.

      Gracias a ti por venir; y seguro que algunas canciones de estos señores te sorprenden, al menos por la gran calidad técnica que tenían.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores