domingo, 14 de noviembre de 2010

Música para mods y otras hierbas (V)



Bueno, pues ya estamos en Detroit. El ambiente aquí es muy distinto al de Chicago, no digamos ya al de Memphis y toda esa zona: aquí hay una potente industria automovilística (Motor City es el apodo de esta ciudad) y se necesita mucha mano de obra. Un montón de morenos llegan atraídos por el trabajo fácil y el bajo nivel de racismo; por otra parte el ambiente es más festivo, como corresponde a una zona próspera. Aquí, entre gente "renacida" por la alegría del dinero, los géneros "tristes" como el blues pasan a un segundo plano: el pop negro, que hasta ahora sólo se ha manifestado a través del doo-wop, va a ser una de las principales señas de identidad de Detroit gracias a una casa discográfica llamada Tamla Motown.

Berry Gordy es un chico al que las cosas no le han ido muy bien hasta ahora: la música lo vuelve loco, y en 1953 montó una tienda de discos de jazz. Pero dos años después, endeudado, tiene que cerrarla y ponerse a trabajar en la Ford. El caso es que sigue dándole vueltas a las corcheas, e incluso escribe canciones que manda como un desesperado a todo cuanto concurso se le pone por delante. Y un día tiene suerte: un tal Jackie Wilson, que ha estado cantando en varios grupos, de doo-wop la mayoría, emprende una carrera en solitario y necesita una buena canción para su primer single. Y miren ustedes por donde, Berry y una hermana suya acaban de componer "Reet petite", una canción que Al Green, representante de Jackie, caza al vuelo. La canción se hizo más famosa con el paso del tiempo que en ese justo momento (aunque en la Isla, allá, lejos, llegó al puesto 6), pero fue suficiente para que Berry se hiciese un nombre, colaborase en nuevas canciones para Jackie y que el dinero comenzase a llegar.

De ahí salta a la producción de artistas: él es quien lanza a Smokey Robinson & The Miracles, y el propio Smokey le recomienda que monte una casa discográfica. Sus papás le prestan 800 dólares y con ese dinero más lo que ya lleva ahorrado monta Tamla Records, que inicialmente iba a dedicarse al r'n'b. Poco después, con la intención de diferenciar los mercados, crea otra casa: Motor Town Records, abreviado a Motown. Pero al final une las dos casas en una sola: exactamente, Tamla Motown, que nace en la primavera de 1960. A Berry le gustan mucho los apodos, y ya le había dado uno a su primer sello: Hitsville. Ese apodo, tan brillante como real, acompañará en la memoria colectiva a los fans para toda la vida.

Berry ya está en su salsa: como si de un emperador romano se tratase, él elige productores, compositores, ingenieros de sonido, busca nuevas figuras… Tamla Motown es él y solo él por muchos años. Y aunque hay piezas de r'n'b, gospel o duduá, el grueso del catálogo es pop. El pop negro. A veces se ve en alguna página de Internet a gente confundida que mete a la Tamla en el mismo saco que el soul, pero eso no tiene sentido: Stax, Volt y luego Atlantic tienen un espíritu gospel, totalmente diferenciado del estilo Motown, aunque a veces oigamos alguna canción en la que sea difícil distinguir su origen. Y juntos, soul y Motown son el principal alimento de los mods; de otras hierbas también, pero sobre todo de los mods.

Bueno, pues ya veremos próximamente quiénes fueron las mayores luminarias de esta bendita casa. A seguir bien. Y abríguense, que hace frío.

14 comentarios:

  1. Sñor. Silbidos...sería posible que ilustrara alguna entrada con música, ganarian bastante, la verdad.

    Saludos.
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Acabo de releer por si había tenido a bien contestarme, fijese qué curioso, que me ha parecido
    impertinente.

    Lo que quiero decir es que tus entradas están muy bien, pero si no pones música pierden caracter
    Es como si comentas un cuadro sin poner el mismo.

    No me pierdo ninguna de tus entradas.

    re;)

    ResponderEliminar
  3. Y además era música comercial, hecha para ser vendida a la masa, que de vez en cuando no se equivoca.

    ResponderEliminar
  4. Igual me matas, 'Reet petite' me sonaba, sobretodo por su 'oh oh oh oh...' pero al principio me ha recordado a 'Grease lightning', una canción de Grease. Supongo que 'Grease lightning' ha bebido de esa y de otras de aquel entonces. (Saliéndome del tema: me encantan las canciones de Grease)

    No tenía ni idea de Tamla Motown, Detroit. Así que no digo nada más, yo vengo al bar a degustar. Bueno, una cosilla,

    Anele, yo creo que Rick no pone música porque se vería forzado a elegir una o dos canciones representativas, y en estas entradas parece algo difícil. No será por falta de ganas, ya que si ves su otro blog, está lleno de archivos musicales en casi todas las entradas, aunque sea en relatos. Aquí más bien nos deja nombres y llaves, como digo yo, para que nosotros busquemos por nuestra cuenta. Yo cuando leo este blog tengo siempre a punto el Youtube XD Y me callo ya, que Rick no tiene pinta de querer que le defienda nadie.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. I'm sorry, I meant 'Greased lightning' with 'ed'.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero qué bien nos ilustra, Sr. Hum!

    Pues fíjese que leyendo "Reet petite" no sabía qué canción era. Pero yo hago como Raúl: de cabeza al youtube. ¡Andaaaaaaa! ¡Si ésta la conozco yoooooo! Yo es que, para los nombres y tantas otras cosas, ya sabe usted...

    ResponderEliminar
  8. Jamfri:
    Un 103 con hielo, que vengo seco.
    Por cierto, podías animar el music forum con algun temita ad hoc, ¿nor?
    Vengaaaaa.

    ResponderEliminar
  9. Resulta extraño, pero por una vez no sé qué decir...

    Besosss.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por su comentario, estimada Anele. Estoy de acuerdo en que no vendría mal añadir alguna cancioncilla al rollo que me tiro, pero ya me dirá usted: si hablo de diez o doce fulanos en cada post, tendría que poner al menos una canción de cada uno, ¿verdad?
    Bien, pues eso sería un coñazo. No es lo mismo el comentario de un cuadro, como usted dice, que hablar de una historia musical; a fin de cuentas, teniendo los nombres es muy fácil ir a Youtube o cualquier otro adminículo internáutico y pillar algo.
    Así que yo me limito a dar ideas: cuento, muy por encima, la historia y luego ustedes verán lo que hacen.

    Totalmente de acuerdo, señor Chafardero: lo comercial no tiene porqué ser necesariamente un churro. Que la música pop actual lo sea es debido a causas estructurales, pero no siempre fue así. Aparte de que Motown tenía varios tipos de oferta: no todo eran las Supremes.

    ResponderEliminar
  11. Ese sonido "Grease" que usted cita, amigo Raúl, tiene su explicación: la banda sonora fue elaborada partiendo de la historia y el momento en el que tiene lugar la acción. Por lo tanto, era necesaria una música que cuadrase exactamente con la trama. O sea, una película musical de las de toda la vida. Y gracias por "defenderme" ante la buena de Anele. Al final usted y yo hemos dicho lo mismo.

    Muchas gracias, Lady Dush, por el inmerecido halago. Es que tengo vocación de abuelo Cebolleta, como ya he dicho más de una vez. Será la edad...
    Y celebro que haga echar humo a Youtube: para algo que se ofrece gratis, hay que aprovecharlo.

    ResponderEliminar
  12. Bienvenido, mister Paul. Jesús, debe de ser usted el único cliente que bebe 103: ya ni recordaba que existía. En cuanto a lo de los temitas "ad hoc", ya le he explicado a Anele que sorry, pero para eso ya están los artilugios que San Internet pone a nuestra disposición. Es que, entre una cosa y otra, tendría que echarme una tarde seleccionando las canciones, pasándolas al disco duro, subiéndolas y enlazándolas. Si a eso sumo el tiempo de escribir y repasar el rollo, ya me contará. Pero en fin, cuando me jubile igual lo hago.

    Bienvenida, señorita Aniki. No sabe usted qué decir, dice. Pues no sé, aquí cada uno puede decir lo que quiera, así que...

    ResponderEliminar
  13. Pues sí, conocía la Tamla, claro, pero no la historia de su creación. Y me ha encantado por lo que tiene de "sueño americano", que, aparte de ser un tópico, algunas veces es también una realidad.
    Bien por Berry!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que ese tópico del sueño americano se cumplió plenamente en el caso del señor Gordy, que nos ha dejado momentos inolvidables, tantos como el señor Spector y algunos otros magos del negocio.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.

Perseguidores