lunes, 9 de mayo de 2022

1982... (III)

"Afterpunk" fue un término transitorio que se usó para designar a los músicos surgidos casi al mismo tiempo que los primeros punkies y directamente influenciados por ellos, pero que ya tienen una formación superior y por lo tanto su música resulta más compleja e interesante. Los protagonistas más notables de aquella nueva etiqueta (que luego formará parte de la nebulosa post punk) fueron Magazine y Siouxie and The Banshees; ya vimos que los primeros se dieron de baja a finales del 81, pero Siouxsie y su banda siguen adelante, gozando además de una popularidad casi estelar. Al igual que los Damned de esta época, demuestran que la alternativa gótico siniestra, si hay creatividad y se sabe añadir más ingredientes, tiene un enorme potencial tanto entre los aficionados que comenzaron a escuchar estas músicas cuando surgieron como entre los que van llegando ahora.


Siouxsie, también como los Damned, hace tiempo que ha superado ampliamente sus orígenes punk. El salto cualitativo tuvo lugar con "Kaleidoscope", su tercer disco, con el que entró en esta década y que ha quedado como una de las grandes obras del período post punk y más allá: aún hoy se mantiene fresco, con miles de pequeños detalles que lo enriquecen a cada nueva escucha. El ascenso prosigue con "Juju", que definitivamente confirma a nuestra amiga como una de las ofertas más solidas de su generación; y aún le queda tiempo para crear un proyecto alternativo de corte experimental junto con Budgie, su batería y compañero, bajo el nombre de The Creatures (que debutan ya en el 81 con un Ep). A finales de 1982 llega su quinto disco al frente de los Banshees, con el título de "A kiss in the dreamhouse", que de nuevo es otro hito en su carrera. A menudo se considera como uno de sus discos más "psicodélicos", pero en realidad ese ingrediente ya forma parte de la mezcla desde "Kaleidoscope" e incluso antes. Más importante que eso me parece el hecho de que prácticamente no hay arreglos electrónicos y que se van acercando al sonido orquestal -una vieja aspiración de Siouxsie-, con eco y profundidad en el sonido. De todos modos es una magnífica continuación de ese estilo tan personal en el que se funde el post punk siniestro con la vena gótica, buscando siempre melodías inesperadas y con una clara vocación experimental que por otro lado explica la lógica de The Creatures, mucho más vanguardista y por ello alejada del mercado mayoritario: para eso ya está la banda matriz, que con este nuevo disco anda rozando el top diez gracias a canciones tan originales pero elaboradas como la épica tristeza de "Painted bird", la dinámica "She's a carnival", o esa sorpresa jazzy de "Cocoon". Aunque resulta injusto destacar solo esas, porque la casi totalidad del disco es sobresaliente.



El broche de oro a estos primeros años de Siouxsie y su banda, es el doble directo que llega un año después con el título de "Nocturne". Es una selección compuesta únicamente con dos actuaciones consecutivas en el Royal Albert Hall de Londres, el último día de Septiembre y el primero de Octubre, publicadas dos meses después. Es decir, que todo estaba muy planeado, y de nuevo se comprueba la creciente querencia de Siouxsie por el entorno clásico, sinfónico. Hay también la correspondiente edición en vídeo, con unos juegos de luces simples pero muy bien hechos que realzan al grupo. Por desgracia, para llegar ahí han tenido antes que sustituir al guitarrista: John McGeoch, que tiene crecientes problemas con el alcohol, se marcha y en su lugar vuelve Robert Smith. Smith se mantendrá de nuevo y durante un tiempo alternando el trabajo en este grupo con los Cure, lo cual evidentemente no es viable a largo plazo pero de momento salva la situación. Ese conocimiento que ya tenía tanto del grupo como del repertorio hace que este directo sea impecable (aunque algunos echemos de menos a McGeoch). Además el sonido es magnífico, tanto como la exquisita elección de las canciones, la mayoría ya infaltables del repertorio y que no modifica en exceso. Por cierto, que la admiración de Siouxsie por "lo clásico", así, en abstracto, se amplía a su ya conocido y profundo respeto a los Beatles, especialmente el doble blanco: aquí se incluyen "Dear Prudence", que se publicó como single justo en la época de estas actuaciones, y "Helter skelter", que ya figuraba en su primer Lp. Entre unas cosas y otras, tal vez "Nocturne" sea el mejor directo en toda la historia del mundo post punk (y sin overdubs, como muy orgullosamente se aclara en el interior de la funda).


Y a partir de ahí, ya con una impronta que la sitúa entre las referencias fundamentales de la época, Siouxsie ampliará su radio de acción llegando por fin al coqueteo con el mundo orquestal ("Hyaenna", su disco siguiente, se abrirá con la solemne "Dazzle"), y seguirá añadiendo estilos e ingredientes sónicos, y su obra será cada vez más compleja, más barroca, y los que la habíamos seguido hasta entonces vamos siendo sustituidos por otro tipo de fans, como suele suceder cuando una carrera extensa va cambiando casi de raíz los planteamientos originales. En todo caso y como último homenaje, aquí les dejo una sorpresita...

4 comentarios:

  1. Es un grupo que nunca me ha llamado mucho la atención más allá de sus temas más conocidos y quizás entre ellos la versión de The Passenger de Iggy Pop.
    No están mal tanto en los musical como en la voz pero aventuro que su importancia tiene mucho que ver con el estilo del que fueron pioneros que de su propia carrera específica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los grupos grandes (y este lo es) exigen una cierta empatía para dejarnos entrar en su mundo. Al margen de sus querencias más o menos siniestras, aquí hay unos músicos realmente buenos y originales junto a un estilo creativo de mucha categoría, que revela además una gran formación. Tal vez esa asimilación a "lo siniestro" que hizo el gran público (gracias a la prensa, claro) les haya resultado a la larga más perjudicial que beneficioso. Escuchándolos hoy por primera vez, seguro que mucha gente se sorprendería de su calidad.

      Eliminar
  2. Me cuesta conectar con el rollo siniestro. He escuchado varias canciones del video que acompaña al artículo y no he sentido ni frío ni calor. Al menos no son tan teatreros ni amanerados como otros del gremio gótico.

    ResponderEliminar
  3. Pues casi te repetiría el comentario que le hecho a herr doktor. De todos modos y como siempre, resulta de lo más saludable comenzar su escucha por el primer disco para ir viendo su evolución desde el afterpunk más o menos "intelectual" -como Magazine- hasta la guinda del pastel que es el doble en directo.

    ResponderEliminar

Cierren la puerta al salir.