lunes, 13 de mayo de 2024

Estados Unidos: los primeros años 60 (X)

Últimamente parece estar de moda el patriotismo, esa pasión que tantas desgracias ha causado a lo largo de la Historia. Pero ni siquiera los apátridas como yo podemos evitar un ligero estremecimiento irracional de orgullo, nostalgia o lo que fuere cuando descubrimos que tal artista o persona notable en general es de nuestro pueblo: alguna hilacha de la bandera queda alojada en el subconsciente, queramos o no. En la historia de la música popular tanto isleña como de Estados Unidos no suelen verse apellidos españoles, o al menos no con la frecuencia con la que vemos, por ejemplo, los de origen italiano o de países centroeuropeos; lo cual es lógico, por la menor incidencia de la emigración española allí (en este momento solo me vienen a la memoria Esteban Martin, de Left Banke, y Jerry García, cuyo padre era de Orense). Pero sí vemos unos cuantos oriundos de México. Y aunque, como los demás naturales de otros lugares, se integran en el sonido gringo en su práctica totalidad (salvo algunas excepciones tex/mex que nunca fueron de consumo mayoritario en ese país), espero que les haga gracia una breve semblanza de estos dos grupos que les traigo hoy.
Siguiendo el orden de aparición, comenzaremos con los Premiers: se trata de un grupo perteneciente a la época del pre-garaje, por decirlo así. Las familias de estos muchachos se habían establecido en el condado de Los Angeles, donde a principios de la década hay una clara diferencia entre los gustos de la juventud blanca moderna (el surf, sobre todo) y el rock and roll que siguen oyendo los afroamericanos. Por lo general, los chicanos -tal vez por un sentimiento de iguales oprimidos- comparten las preferencias de estos últimos, aunque también allí están llegando ecos de los Wailers, esa banda del Noroeste que está abriendo un camino intermedio. A finales del 62, tras algunos flirteos con otras bandas del barrio, los hermanos Pérez (Lawrence, guitarra; John, batería) se unen con otros jovenzuelos de su misma edad y procedencia para, bajo el nombre de Premiers, dedicarse a ello en serio. Y la madre de dichos hermanos, impresionada por la tremenda habilidad de sus niños, que eran capaces de versionar en media hora toda cuanta canción oían en la radio, los llevó ante Billy Cárdenas, uno de los jefazos chicanos de la producción musical angelina. 

Estamos a principios de 1964. Cárdenas también ha oído a los Wailers, y justo en ese momento los Kingsmen están arrasando con “Louie, Louie”. Así que busca en el catálogo del r’n’b alguna pieza parecida y encuentra “Farmer John”, que Don and Dewey habían escrito y grabado a finales de los 50: ese será el primer single de los Premiers, grabado en falso directo y que se convierte en un hit inmediato en California; lo cual llama la atención de la Warner, que compra los derechos de distribución del grupo, publica el single a escala nacional y consigue un top-20. En vista del éxito, el sello urge a Cárdenas para que prepare un LP inmediatamente y este les entrega “Farmer John live”, que aparece poco después con el mismo truco del falso directo (aunque la contraportada nos cuente una bonita historia sobre su actuación grabada en un famoso local, y el técnico de mezclas se haya pasado con el volumen de ambiente). Aparte de la pieza principal, el resto son versiones de r’n’b e incluso duduá en las que se nota destreza instrumental pero poca imaginación. Y ya nunca volverán a igualar el nivel de su primer single: fueron teloneros de Kinks y Stones, recorrieron medio país (durmiendo en las habitaciones reservadas para los negros), pero los singles posteriores -casi todos sacados de ese LP- se hundieron uno tras otro. Eso sí: gracias a ellos, “Farmer John” fue luego rescatada por personajes como Neil Young o los White Stripes.


Vamos ahora con la transición entre un mundo y otro, tanto “racial” como temporal; una transición que simboliza como nadie el señor Domingo Samudio, un todoterreno del negocio. Su familia mexicana se estableció en Dallas, y su curiosa “mala” voz ya lo había hecho destacar en el colegio; sin embargo, su primera opción en la carrera por la subsistencia fue enrolarse en la Marina, donde se echó seis años antes de recapacitar, tomárselo en serio y como él mismo dice “estudiar piano clásico por el día y tocar rock and roll por la noche”. Curiosa mezcla. Pero el caso es que para 1961 ya se cree preparado y organiza un grupo llamado “Los Faraones”, un nombre que ya se le había ocurrido a Richard Berry, y que Domingo (que ahora se llamará Sam The Sham) afirma haber tomado de una película de Yul Brynner. Pero aún han de pasar cuatro años, entre idas y venidas de músicos, hasta que por fin en Junio de 1965 tocará la gloria con “Wooly Bully”. 

Para entonces, Sam The Sham & The Pharaohs son un verdadero espectáculo visual: Sam, que suele cantar chapurreos a medio camino entre el spanglish y el no se sabe qué, aparece con un vistoso turbante en la cabeza mientras el resto del grupo suele vestir ropas árabes. Y a lo tonto la canción llega al puesto 2 nacional, a pesar de que algunas emisoras miedosas se niegan a radiarla por no entender qué dice en algunos pasajes, consiguiendo varias cosas: vendió tres millones de copias; solo con vender el primer millón ya se convirtió en la primera banda americana en alcanzar esa cifra durante la British Invasion, y Billboard lo declaró “disco del año” (hemos de dar un emocionado saludo al inolvidable Neil Bogart -de apellido original Bogatz: no es familiar mío-, que fue el primer productor y manager de radio en promocionar este disco cuando nadie creía aún en él). Se trataba de un desarrollo sobre una escala básica de blues, pero partiendo de ahí el bueno de Sam creó un ritmo a medio camino entre tex/mex y rock and roll que la hizo imbatible. 

Y poco después comenzaron los problemas: el desigual reparto del dinero creaba disputas en el grupo, pero además los singles y los tres LP’s (cuyo material era bastante previsible) que publicaron luego ya no alcanzaron ni de lejos el éxito de “Wooly Bully”. Solo “Li’l Red Riding Hood” llegó al puesto 2 brevemente, pero ya estábamos en 1967 y con una formación casi totalmente nueva. Por esa época comienza la guerra entre Israel y Egipto, por lo que Sam decide cambiar su denominación comercial, que ahora será “Sam The Sham Revue”: a pesar de la brevedad de esta denominación, tuvo tiempo para grabar un LP entre rock and roll y country muy decente (casi lo prefiero a su obra anterior). Y por fin se presenta como solista a partir de 1968, grabando algunos discos en los que, apoyado por músicos de renombre, da un buen repaso al blues, country e incluso soul. Hoy en día reparte aún su tiempo entre la composición de canciones (dice tener cientos de ellas), la poesía –escrita y recitada- y la enseñanza de la Biblia bilingüe en un programa federal. Como ven, este hombre es polifacético.



6 comentarios:

  1. Pues para ser tan escasos los antecedentes hispanos en aquella época, estas dos "Farmer John" y "Wooly Bully" no dejaron mal sabor de boca. Creo que esos antecedentes se prodigaron mucho más en la Costa Oeste debido a la fuerte inmigración mejicana, aunque también se prodigó por el estado de Texas. En todo caso, la aportación hispana, sensiblemente inferior a la de descendientes de otros lugares de Europa, no dejó de tener su chispa.
    Ignoraba que el amigo Jerry García tenía procedencias gallegas. Buen descubrimiento.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, era de esperar que por la cercanía se estableciesen preferentemente en los estados del sur. De todos modos, siempre hay algunas minorías que dan la sorpresa: hubo también trasiego hacia la zona de Detroit, la ciudad del motor, que en los años 50/60 acaparaba mucha mano de obra, y de ahí salen los chicanos que forman Question Mark & The Mysterians. O el Esteban Martin que digo arriba, ya que Left Bank eran de Nueva York. En fin, son contados, pero alguno hay.

      Eliminar
  2. Hola Rick:
    Despues de un par de semanas de baja laboral, que no es que no haya podido currar, sino que por exceso de trabajo exterior, tengo algo olvidado los blogs amiguetes, a ver si me pongo un poco al día.
    Bueno, los Premiers, banda fundamental del EastSide, un ghetto de los Angeles donde en los años sesenta se concentraban mas de un millón de chicanos, admirable toda esta peña y lo amiguetes que eran todos, pues es muy frecuente verles acompañando a solistas, tanto en conciertos como en grabaciones. Su "Farmer John" es todo un clásico del pre-garage y es una versión tremenda, aunque la original de "Don & Dewey" parecía imbatible. El directo del 64 es impresionante, ¡Como me gustan estos directos o falsos directos de la primera mitad de los sesenta! música en estado puro.
    De Sam The Sham & The Pharaohs, pues un grupo tremendamente divertido, con sus pintillas y disfraces. Wooly Bully es todo un himno y no debe faltar en ningún fiestorro que se precie, el restro de su pruiducción, bueno... hay de todo, solo hay que saber cribar.
    De todas formas me quedo con los Premiers.
    Saludotes
    Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trabajas demasiado, José. Ya te va siendo ahora de dedicarte exclusivamente a lo que te de la gana, y que tiren del carro los sucesores. La jubilación es un gran invento.

      Los Premiers son un grupo muy agradable, pero con poca cuerda. Llega un momento en que si no compones tus propias canciones te acabas quemando. Y el señor Samudio es una cosa parecida, aunque como él tenía más morro y le daba a todo, consiguió mantenerse bastante tiempo en el negocio.

      Saludos mil.

      Eliminar
  3. Supongo que pondrían al técnico de sonido de patitas en la calle, no hay quien siga la canción en semejante gallinero, así que no voy a opinar nada de los Premiers. Wooly Bully es una pachanga muy resultona, ideal para las fiestas. En su día creo que tuve algún sencillo del Sam The Sham de los setenta, creo que de soul, nada del otro jueves. Quizás la biblia bilingüe le embotara la inspiración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que se pasó bastante con el volumen. De todos modos es una clásica, y vale la pena escucharla de vez en cuando. Luego ya el Wooly Bully es más clásica todavía, y además llegó a ser un éxito incluso en España, que ya es decir.

      Eliminar

Cierren la puerta al salir.